domingo 12 de julio de 2020
CLáSICOS | 28-06-2020 13:55

Así probábamos al Fiat Regatta 100-S

A pedido de los seguidores de Parabrisas, recordamos el test de uno de los sedanes más emblemáticos de la marca italiana en las décadas de 1980 y 1990. En esta ocasión, la prueba de manejo corresponde a la edición de agosto de 1987.

ALLEGRO VIVACE

Aunque casi similares exteriormente, las diferencias entre el Regatta "85" y el "100-S" son realmente notables. Y no hablamos precisamente de performance , consumo o confort de marcha , sino de un tema que roza lo filosófico. Analice junto a nosotros la personalidad de esta versión "allegro vivace" de Sevel.

Fecha de presentación: Julio de 1985
Fábrica: Sevel Argentina S.A
Garantía: 1 año sin límite de kilometraje para las partes mecánicas, 3 años contra la corrosión.

Precio al público: 27.279 australes (con todos los impuestos incluidos y sin patentar al 15-7-87.

Por precio, equipamiento, comodidad interior y amplitud del compartimiento de equipaje, el Fiat Regatta es una interesante opción en el mercado argentino. Y las ventas producidas en los últimos meses ratifican esta opinión. Es cierto que el público tardó un poco en asimilar su estilo -de neto corte italiano-, pero finalmente lo que "no entró por los ojos terminó por convencer gracias al resto de sus virtudes. Esto de ninguna manera significa que el diseño del Regatta no sea de nuestro gusto, por el contrario, lo consideramos un vehículo moderno, de soluciones apropiadas dentro de las tendencias actuales y aceptable a nivel general.

El que nos ocupa es la versión más potente-y más cara- de las berlinas: el 100-S. Quienes no estén en el tema podrían suponer que los 87 cm' de diferencia no hacen al fondo de la cuestión y que un árbol de levas o un par de ellos a la cabeza de la tapa tampoco significa mucho. Sin embargo, el resultado final indica lo contrario en varios aspectos, tales como performance y consumo.

Fiat Regatta 100-S

Creemos que el "85 y el 100-S son vehículos destinados a públicos bastante opuestos. Uno es doméstico, el otro más nervioso, vivaz y agresivo. Son como dos hermanos gemelos en donde uno se dedicó a estudiar abogacía y el otro- poco amigo de los libros- se inclinó por las actividades deportivas.Este es el caso del 100-S. Una suspensión algo más rígida que en el "85" probado el año pasado por Parabrisas, neumáticos Pirelli P6 - de perfil bajo con llantas de 14 pulgadas - igual que en la"Weekend- y un motor más brioso modifican fundamentalmente las características de tenida, confort de marcha, capacidad de viraje, además de aceleración y velocidad final.

Objetivamente, sin inclinaciones a lo deportivo o a dejarnos llevar por los valores de sus prestaciones, el 100-S es más que el "85" pero, al mismo tiempo, son
cosas diferentes.

Algo que es importante recalcar -que en oportunidad del road-test del otro modelo fue centro de las críticas- es la terminación y estanqueidad, rubro mejorado en forma notable y que indica un mayor esmero en el control de la calidad.

1-ESTÉTICA EXTERIOR

Baúl alto y cintura algo elevada en comparación con otras unidades de la industria nacional. De todas formas es actual, sigue los preceptos de la onda italiana en esta categoría de los "mediano uno" y es indudable que ha sido pensado en función de lograr un habitáculo generoso y dimensiones y baúl de gran capacidad de carga. La solución final a este fino equilibrio está lograda.

Fiat Regatta 100-S

2- HABITÁCULO

Amplio y cómodo tanto para los ocupantes de los asientos delanteros como de los traseros (con apoyabrazos rebatibles sobre el respaldo). Cuatro personas pueden encarar travesías extensas sin problemas, cinco irán algo más incómodas, pero pueden.

La guantera es de apertura complicada y no muy profunda, debajo de ella hay dos portaobjetos de buenas dimensiones pero haría falta una bandeja sobre el
lado derecho del tablero. La gaveta ubicada en la consola central (abajo de todo) está fuera del alcance del conductor.

Las luces de cortesía tienen buen poder lumínico, y el panel de techo junto a los tapizados (fibra textil gris) hacen que el ambiente sea sobrio y agradable.

3-PUESTO DE COMANDO E INSTRUMENTAL

Si hace falta, lo repetiremos mil veces. Los asientos del Regatta son altos. Logran que el conductor adopte una posición más apta para un vehículo comercial que para un automóvil familiar. Sólo bajándolo 3/4 cm se solucionaría el problema. Ingenieros de Sevel prometieron que en el futuro inmediato se modificarán. Estamos esperando...

Fiat Regatta 100-S

El resto no ofrece problemas, sólo cierta adaptación, como en todos los autos del mundo. Los comandos son eficaces -excepción del brazo de luz de giro que
es demasiado corto- aunque impresionan como frágiles. La posición de manejo es correcta pese a no disponer de regulación de altura, pero en parte el defecto se neutraliza para aquellos de baja estatura gracias a la columna de dirección móvil. El "grip" del volante es bueno, y el comando de la caja está bien ubicado, aunque en los casos en que el conductor acostumbra a manejar cerca del volante, la palanca puede rozar el asiento al poner la "II" marcha.

La radio, bien dispuesta, no así el encendedor y cenicero. El instrumental es completo, sólo faltaría presión de aceite con aguja. Los datos que aporta el "electronic-check" son completos y están respaldados por otras luces testigos que ofrecen un panorama interesante. El cuentavueltas sobre la derecha (en lugar del reloj del '85") es un elemento útil, y los datos horarios corren por cuenta de un digital colocado en e! panel de luces de cortesía, arriba del espejo interior.

Fiat Regatta 100-S

Fondo negro y números blancos, con iluminación verdosa, hacen que todo sea legible y no complique la lectura. También posee vacuómetro para los "austeros.
Como detalle, el sistema de apertura de capó es algo arisco. Probablemente el cable que lo comanda deba regularse con periodicidad.

4-VISIBILIDAD

La cintura y el baúl son altos y eso complica en parte la visibilidad hacia atrás en maniobras de estacionamiento. Los parantes delanteros, aunque gruesos, no interfieren demasiado. Falta -y se nota, ya que uno se ha acostumbrado a ese accesorio- el espejo retrovisor externo del lado derecho. No se entiende bien porqué, ya que la "Weekend" lo trae.

5- AIREACIÓN-CALEFACCIÓN

Es buena en todo sentido. Sólo se le podría criticar la rumorosidad del forzador de aire en segunda y tercera velocidad. Las salidas de flujo disponen de correcta regulación, y la temperatura se dosifica con exactitud. Incluso no se notaron problemas al viajar con el 1 o 2 cm de la ventanilla del conductor abierta y tampoco se verificó que el cristal se saliera de las guías debido a la presión interior de la cabina. Eficaz el funcionamiento del aire acondicionado y el tinte verdoso de la superficie vidriada.

6- CONFORT DE MARCHA

La objetividad nos lleva a calificar el rubro con medio punto menos. Poniéndonos en lugar del conductor medio, debemos aceptar, el confort de marcha le puede parecer algo "durito". Sensación que no es desagradable si está compensada en el comportamiento general del auto. Las gomas (excelentes en lluvia y en asfalto a la hora de doblar) juegan un papel preponderante en este caso.

Fiat Regatta 100-S

Obviamente, si usted las infla con 28 lbs/ pulgada para transitar por las desparejas calles de Buenos Aires, sentirá que transmiten vibraciones a la dirección y al habitáculo. Nuestro consejo es bajar a 24 lbs y ponerle 30/32 lbs al encarar un viaje en ruta con cuatro pasajeros y asfalto seco. Para el usuario, en téminos generales, es aceptable, para nosotros merecería una mejor consideración.

7- MANIOBRABILIDAD-DIRECCIÓN

Limitada únicamente en lo que se refiere a radio de giro por razones técnicas de la tracción delantera. Directa, de rápida respuesta en ciudad y ruta. Destacable el grado de asistencia del sistema de servo-dirección. El punto justo. Colabora y evita esfuerzos al conductor en maniobras urbanas o de estacionamiento y no lo insensibiliza en circulación a alta velocidad. Hasta el momento la asistencia de la 505-Rural nos había parecido de lo mejor, el Regatta 100-S la ha superado.

8- EQUIPAMIENTO Y ACCESORIOS

Está dotado de equipamiento que podríamos denominar -o casi-de "alto nivel", aunque se noten algunos faltantes, como levanta cristales eléctricos traseros. Dispone de apoyacabezas en los asientos delanteros y traseros del tipo regulable, porta mapas e las cuatro puertas (no así de bolsillos en los respaldos), regulación interna del espejo exterior izquierdo (el derecho no es de serie), radio AM-FM con pasacassette digital y automática de buena calidad, con dos parlantes delanteros únicamente, aire acondicionado, cuatro cinturones de seguridad tipo inercial cerradura electromagnética de puertas y baúl, luces traseras antiniebla, reloj digital, volante regulable en altura, electronic-check (banco de datos o check-panel), que incluye testigos de apertura de puertas, circuito de luces, presión de aceite, nivel de óleo en el cárter, desgaste de pastillas de freno, nivel de agua en radiador y carga del alternador.

Fiat Regatta 100-S

Como puede ver, completo, cuatro estrellas para el rubro es lo que corresponde.

9- MOTOR

De funcionamiento eficiente, bien balanceado y apenas rumoroso a regímenes altos. No se manifestaron consumos de aceite ni modificaciones de puesta a punto tras el recorrido a ritmo veloz de 4.500 kilómetros. Un doble árbol de algo menos de 1.600 cm3 que entrega excelentes pertormances, pero que obliga a un uso más intensivo de la caja de velocidades por su escasa gama de utilización de la potencia. En pocas palabras, poco elástico, ya que debajo de las 4.000 rpm no se muestra demasiado saludable y en el orden de las 2.500 rpm se nota la falta de respuesta. Si lo utiliza siempre entre 4.000 y 5.500 rpm, obtendrá inmejorables resultados en lo referente a aceleración. En cambio si sus pretendencias se inclinan por seleccionar cambios altos el tránsito urbano, el 100-S no la entregará toda la potencia de que dispone cuando la necesite.

10-PERFORMANCE 

Poco hay que explicar en este ítem. Partiendo de la base de que estamos evaluando prestaciones de un motor de 1.585 cm', las consideraciones están de más. 174,8 km/h de "top-speed", 11,33 segundos para los 0-100 km/h y 32,88 segundos para el kilómetro con partida detenida son valores que no necesitan comentarios. Y si no lo cree, recurra a la colección de Parabrisas o al Libro del Road-Test que está por aparecer y compare en base a cilindrada.

Agreguemos que la velocidad máxima se obtiene en V marcha, ya que en IV (a 6.000 rpm) llega a 163 km/h.

Fiat Regatta 100-S

11-TRANSMISIÓN 

El comando de caja de los Regatta es algo "gomoso", característica que lo hace impreciso en ocasiones. El embrague de la unidad testeada mostró tendencia a quedar patinado (o a pegarse, como comúnmente le dicen), pero se debía a su regulación con escaso "juego libre". La tracción es correcta y el sistema en general no manifestó problemas serios. Para mejorar: el comando, tratando de lograr mayor exactitud en el diagrama. Adecuadas las relaciones de caja y diferencial.

12-FRENOS

Pedal seguro, sin señales de fatiga que lo transformen en esponjoso. No mostró tendencia que lo sacaran de su línea recta ante frenadas exigentes ni carga sobre el tren delantero que soliciten excesivamente los discos anteriores, reduciendo la colaboración imprescindible de los traseros.

13- SUSPENSIÓN

En este caso, cuando los lectores (que son usuarios) lean la evaluación, puede producirse disparidad de criterios. Se dividirán entre los que están de acuerdo con nosotros y los que se quejen a viva voz.

Fiat Regatta 100-S

Es más firme y copia con algo más de crudeza que el" 85, pero al mismo tiempo otorga más seguridad en lo que respecta a tenida direccional y en curva.

Como dijimos, es de primordial importancia saber "jugar con la presión de los neumáticos para obtener un buen resultado final. El sistema de suspensión delantera y trasera es eficiente, mostrándose -como es lógico en autos de tracción anterior-"subvirante" (deriva de ese tren) pero que es parte de su personalidad y de ninguna manera se transforma en un comportamiento vicioso o exagerado.

Los que prefieran suspensiones mas mullidas no encontrarán la ideal en el 100-S. Los que se inclinan a lo deportivo hasta podrían desear algo más de rigidez. Como ve, cuestión de gustos.

14-CONSUMO

Es uno de los grandes mitos que circulan de boca en boca. Hay una idea generalizada sobre el alto consumo del 100-S. Es cierto que con sólo 87 cm° más que su hermano menor necesita alrededor del 15 por ciento plus de combustible a ciertas velocidades, pero convengamos que el "85 es extremadamente económico, O sea que se toman niveles muy bajos como referencia. 11,2 litros a 140 km/h constantes no es elevado y 7 litros a 100 km/h, tampoco.

Sintetizando, en relación a la performance, el consumo está dentro de toda lógica. Una vez más, si no lo cree, compare.

Fiat Regatta 100-S

15-TENIDA EN RUTA

Va mejor plantado a toda velocidad, principalmente por encima de los 150 km/h, donde no se notaron vicios extra nos ni hipersensibilidad a imperfecciones del asfalto, Mucho más eficiente y franca que en el Regatta-85. En lo referente a su capacidad de viraje, la diferencia es notable, aunque no hay que olvidar que en este aspecto también influye la mayor potencia del motor En el balance final, la tenida en ruta aparece como uno de los puntos más satisfactorios.

16-LUCES

Son más que suficientes. Las altas tienen gran poder lumínico y el haz de luz está bien distribuido. En cambio, las bajas, debido a diseño de la óptica, se mostraron con un borde superior en torna de V muy marcado (en lugar de ser difuso), lo que propone una gran diferencia entre la zona iluminada por las luces de cruce y la negrura de la noche. Este defecto causa cierta inseguridad en el tránsito nocturno cuando hay que realizar el cambio correspondiente ante la aparición de un vehículo en sentido contrario.

Interesante y sumamente necesarias las luces traseras antiniebla que cumplen a la perfección con su función. Tuvimos oportunidad de verificarlo a la madrugada entre la ciudad de Mendoza y San Luis, por la Ruta 7.

17-ACCESIBILIDAD

Correcto el acceso a los asientos delanteros, no tanto a los traseros, donde la curva de las puertas, debido al pasarruedas, limita el ascenso y descenso. Las partes mecánicas son de complicado alcance debido al motor ubicado transversalmente, la cantidad de accesorios (aire, servo, etc.) y al aprovechamiento del espacio interior, que va en detrimento del hábitat natural del motor.

Fiat Regatta 100-S

18-TERMINACIÓN Y ESTANQUEIDAD

En oportunidad del road-test del Regatta-85, este rubro fue calificado con sólo dos puntos. Filtraciones de polvo y de agua determinaron nuestra crítica.

Justo es reconocer que de hace un año largo a esta parte las cosas parecen haber cambiado y el nivel de estanqueidad, insonorización y terminación de este Fiat es bueno. Tiene menos ruidos de plásticos, no hay colizas que dejen luz para la entrada de molestas corrientes de aire, agua bajo lluvia torrencial o polvo en caminos de montaña.

Todo parece mucho más cuidado y no cabe duda de que se ha puesto el acento en este tema, algo que es obra del departamento correspondiente. El único problema que subsiste y que puede acarrear inconvenientes en malos caminos, es la desprotección del sistema de escape, del conjunto en general. Además, su diseño muestra una curva de 90° (al modificar su trayectoria de derecha e izquierda) que no debe ser la ideal.

19- BAÚL

Inmenso. Piso plano, ya que la rueda de auxilio se aloja en una jaula externa. Un baúl de 530 cm de capacidad en un auto de este segmento es realmente importante. Inmejorable.

20- PRECIO

Por tamaño, capacidad, comodidad, equipo y performance, es más que aceptable para los niveles de precio que se manejan en la industria. Lógicamente es más caro que el "85", pero ofrece mejor equipamiento y prestaciones más importantes.

Por: Carlos F, Figueras
Fotos: Enrique Bianco

Para ver la publicidad Fiat Regatta 100-S, presione aquí.

FICHA TÉCNICA

Fiat Regatta 100-S

Fiat Regatta 100-S

Comentarios

Más en
Video

Efemérides, por Radio Perfil

Las principales fechas de la mano de la producción de Radio Perfil.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario