domingo 20 de octubre de 2019
CLáSICOS | 03-10-2019 15:56

La codicia por los autos de Alemania del Este

Se trata de vehículos clásicos muy difíciles de conseguir, aunque no demasiado costosos. El Sachsenring P70 y el Sachsenring P240 Repräsentant son algunas de estas joyas únicas.

Por Thomas Geiger (dpa)

Si hay una auto que simbolice la unificación alemana, que se conmemora todos los 3 de octubre desde 1990, ése es el Trabant, construido de 1955 a 1991 y que poco después de la caída del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989, conquistó el Oeste. Todo ello, mientras el Este se llenaba de coches usados de Japón y Corea del Sur.

"Pero en el Este no sólo había Trabants", apunta el experto Hans-Ulrich Leps. Había otras marcas como Barkas, Robur, Multicar, Schwalbe o Simson, entre otros numerosos fabricantes de tractores, motocicletas o autobuses. Es decir, había mucho más que Trabant y su rival Wartburg en la República Democrática Alemana (RDA), por no hablar de las decenas de marcas importadas, desde los hermanos socialistas como Lada y Zil de Rusia, Dacia de Rumania o Skoda de la antigua Checoslovaquia.

"La sorprendente variedad se forma sobre todo al final de la Segunda Guerra Mundial", explica Leps. Allí donde se producían vehículos antes del conflicto se reinició la producción. "Con viejas construcciones, pero bajo nuevos nombres y por supuesto bajo una nueva dirección", recuerda Leps.

Pero los ingenieros del Este no sólo siguieron desarrollando modelos previos a la Guerra, también hicieron nuevos vehículos que técnicamente incluso abrieron nuevos horizontes como el Sachsenring P70 con carrocería de plástico, deportivos como el modelo de competición Melkus y estilísticamente únicos como el Sachsenring P240 Repräsentant.

"Este cabrio anguloso fue creado sólo porque nuestros altos cargos políticos o militares no tenían el vehículo adecuado para los desfiles", afirma Leps, que agrega que su producción no llegó a la decena: "Se ha convertido en el modelo más raro de ver en la historia de la RDA".

Pero no sólo es su caso. También el IFA F8, el Wartburg 311, 312 y 313 o el EMW 340, reservado sobre todo para autoridades, todos son actualmente muy difíciles de encontrar. De los 920.162 Trabants matriculados en Alemania en 1993, hoy en día hay 32.211, y de los 403.000 Wartburgs quedan 7.000.

Quien hoy en día quiera ver cómo rodaban los autos del Este es más fácil que vaya a comprobarlo al Oeste. "El Trabant es tan conocido en el Oeste como en el Este", dice Thomas Enders, miembro de un club del famoso modelo. Más allá del "Trabi", no se ven muchos más autos antiguos del Este en el Oeste y ni siquiera son relevantes en los museos allí instalados.

Modelos como EMW, IFA, Wartburg y compañía también son codiciados por los coleccionistas privados, según dice Leps, especialista en clásicos de la RDA. Sin embargo, no son tan caros como un Mercedes con puertas de ala o un Porsche 911 de los primeros años. "Pero un modelo como el F8 o el EMW 340 se paga como un compacto del segmento medio. Y un 328 alcanza tranquilamente el precio de una pequeña casa unifamiliar", afirma.

Galería de imágenes

Comentarios

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario