lunes 6 de febrero de 2023
NOTICIAS | 28-11-2017 10:00

Gran Turismo Sport: con foco en la competencia online

Desde su lanzamiento, en 1998, el juego se ha convertido en uno de los buques insignias de Sony, y actualmente sólo se vende para PlayStation 4. Lo probamos y te contamos sus principales características.

En esta oportunidad "testeamos" no desde detrás del volante, pero sí desde la consola, la nueva y última versión que se presenta con profundos cambios.

La franquicia Gran Turismo es quizás el mayor referente en cuanto a simuladores de automovilismo. Sin duda que el hiperrealismo de los gráficos y la disponibilidad de más de 150 autos ayudan a este posicionamiento.

Sin embargo, lo mejor del juego es precisamente el manejo. El Gran Turismo Sport sigue trasmitiendo esa gran parte del realismo de “sentir” el auto especialmente en las curvas. La transferencia de peso de lado a lado, la posición de entrada del auto y el peso del mismo, la velocidad y la capacidad de freno definitivamente juegan un rol activo. Incluso el estado de las gomas (contamos con el indicador permanente) es fundamental a la hora de doblar. No es lo mismo frenar y doblar en curvas cerradas con bólidos prácticamente inalcanzables, como lo son el Bugatti Veyron o el McLaren MP4, que hacerlo con autos más mundanos como un 208 GTI.

Cada auto se siente distinto y se maneja de diferente forma. Igualmente es necesario decir que se ha simplificado un poco la parte de la simulación, sigue siendo divertido pero ya no es la mejor como lo era en otras ediciones de la saga. Esto se aprecia especialmente si se elige eliminar todo tipo de ayuda. No es lo dificultoso que solía ser en versiones anteriores.

Hay algunas cuestiones que son un poco difíciles de entender. Acaso la más importante sea un faltante, la ausencia de lluvia o clima húmedo.

Manejar con esta opción ni siquiera es algo optativo, directamente no se encuentra disponible en el juego. Hay otras un poco menores, e históricas, como el hecho de que los autos sean inmunes a los choques, por más que sean frontales a 250 km/h. Otros aspectos negativos son que ha perdido la enorme variedad de pistas disponibles y a pesar de que cuenta con poco más de 150 autos distintos, en la versión anterior ofrecía casi 1200. Grandes cambios que no son precisamente positivos.

En lo relacionado a los distintos modos de juego disponibles es donde se pueden ver las profundas diferencias. La principal es la forma en que se desarrolla, ya que se ha eliminado el modo clásico o modo GT. Esto permitía empezar con autos base, o incluso usados, y a medida que se iban ganando carreras y dinero se podía mejorar el auto hasta comprar uno superior. También se han eliminado las opciones de potenciar el motor, aligerar el peso del auto, instalar turbos, y mejorar freno, entre otras.

Todos estos cambios se deben a que ahora el juego está orientado a jugar online con verdaderos contrincantes. Esta nueva opción es algo simple pero sumamente divertida y emocionante. No solo por el hecho de competir contra un rival humano -bastante más divertido que hacerlo contra la computadora- sino además porque se penalizan las acciones indebidas (nota de color: el autor de esta nota fue penalizado, injustamente, con 2 segundos al terminar su primera carrera online).

Para poder competir online es necesario ver unos videos sobre conducción respetuosa y deportividad, factores que después se toman en cuenta para situar a los mismos tipos de jugadores juntos. Es evidente la apuesta al modo online y convertirlo en un referente de los E-sports por parte de los creadores del juego. En la próxima reunión de la FIA (Federación Internacional del Automóvil) se va a intentar darle carácter oficial al Gran Turismo Online Championship con dos vertientes: Copa de naciones y Copa de fabricantes. Además se ha realizado una asociación entre Polyphony Digital y TAG Heuer para que sirva como cronometrador oficial, es decir, la misma compañía encargada de cronometrar a la mismísima F-1.

Esta nueva versión del Gran Turismo es la que introduce los cambios más radicales en casi 20 años. Se ha simplificado el simulador de manejo, se ha perdido la gigantesca variedad de autos (igual se ofrecen 162 opciones, no es poco), se ofrecen menos pistas y no hay lluvia en el juego, ni la posibilidad de instalar un turbo al auto. Pero todo esto ha sido reemplazado por el modo de juego online y las sensaciones que eso produce. Desde ya que no tiene sentido alguno comprarlo si es que no se dispone de acceso a Internet, porque se convierte en un juego extremadamente simple al que uno quedaría limitado únicamente a los modos de carrera arcade compitiendo contra una aburrida computadora.

Es un juego técnicamente más simple pero con muchísima más adrenalina que antes, ya que ahora el objetivo del juego es competir contra otros. Resulta muy clara la influencia de los E-sports en los creadores del Gran Turismo y de cómo buscan crecer siendo pioneros en obtener avales oficiales por parte de la FIA y al asociarse con TAG Heuer.

El enfoque se cambió: antes era un simulador fantástico con grados de realidad asombrosos y donde había que tener cierto grado de conocimiento automotriz, y ahora es un juego evidentemente más simple pero con un modo online sumamente emocionante, divertido y que promete profundizar aún más.

Galería de imágenes

Comentarios

Más en