sábado 18 de septiembre de 2021
NOTICIAS | 16-08-2018 12:11

El verdadero inventor de la cadena de montaje

Un día como hoy, pero en 1913, Henry Ford comenzaba con las primeras pruebas para llevar a la práctica la producción en serie. ¿Fue el fundador de la marca del óvalo su creador? La historia dice otra cosa.

Es prácticamente inevitable no relacionar una cosa con la otra. Ford y cadena de montaje viven juntas en la cabeza del pópulo. Pero lo cierto es que Henry Ford no fue el inventor de la cadena de montaje, sino que él, la perfeccionó y la llevó a la fama con su Modelo T. 

Quién realmente formó la idea teórica, fue Frederick Teylor. Un ingeniero industrial y economista norteamericano, un amante del aprovechamiento del tiempo y de la fuerza de trabajo. 

Mira también: Ford festejó un nuevo hito en la historia del Mustang

Este hombre nacido en 1856, en el estado de Pensilvania, entendió que no había que encomendarle todas las responsabilidades que conlleva hacer un producto completo, a una sola persona. Sino que era mejor tener a un escuadrón de personas, altamente especializadas en tareas concretas y que, en conjunto, todos sus conocimientos se plasmen en el producto finalizado. 

Esto, no sólo terminaría dando como resultado un increíble ahorro de tiempo, sino que también le otorgaría al empresario un control mucho mayor sobre el proletariado. De hecho, en muchos casos, Taylor insistía con la idea de cronometrar a los operarios mientras trabajaban, para maximizar los ahorros de tiempo. 

Lo cierto es que Frederick desarrolló la teoría, pero el primer hombre que puso en práctica todos estos conceptos fue Ransom Eli Olds. Un auténtico pionero de la industria automotriz mundial. 

El 21 de agosto de 1897 funda la Olds Motor Vehicle Company, empresa que después será más conocida como Oldsmobile. Luego de dos años la vende y se transforma en el vicepresidente del emporio que él mismo creó. 

Mira también: Toyota aumentó un 14% la producción de su planta en Zárate

En el año 1901 Ransom diseña el Curved Dash. El primer vehículo producido en serie a un valor de venta de 650 dólares. Fue el primer auto de bajo costo que se pudo adquirir y eso definitivamente marca un hito en la historia. Se fabricó hasta 1907 y se produjeron 19 000 unidades en total. 

En 1904 renuncia a la compañía que el fundó, por tener constantes enfrentamientos con quienes la adquirieron (Samuel Latta Smith e hijos) y desarrolla otra empresa: la REO Motor Car Company. La cual, no tuvo tanto éxito como su antecesora. 

En definitiva, hablamos de dos hombres que marcaron el principio de los autos “para todos” y su obra formó parte fundamental de lo que más adelante se denominaría american way of life

Auténticas leyendas olvidadas. 

Galería de imágenes

Comentarios

Más en