miércoles 20 de febrero de 2019
NOTICIAS | 1 month ago

El avión eléctrico con el que Rolls-Royce quiere romper un récord

En asociación con otras firmas, y apoyada por el gobierno de su país, la empresa británica dedicada a la fabricación de motores está desarrollando lo que sería el avión eléctrico más rápido de la historia. Alcanzaría los 500 km/h.

En 1904, el galés Charles Rolls y el inglés Henry Royce se juntaron y crearon la firma Rolls-Royce, buscando crear los mejores automóviles del mundo. Cuando llegó la Primera Guerra Mundial, comenzaron a fabricar motores de avión, a pedido del gobierno británico. La empresa se fue especializando en este tipo de motores y tambien en desarrollos navales y de generación de energía y dejaron de lado los automóviles, entregándole la licencia al Grupo Volkswagen y luego a BMW para que se encargue de ello.

Lee también: Los rascacielos de Miami se preparan para los autos voladores

Mientras, el desarrollo aéreo continuó y en los últimos años comenzaron a apuntar a los sistemas de propulsión eléctricos. Primero asociándose con Airbus y Siemens para crear el Airbus E-Fan X, un avión híbrido. Luego presentaron un concept junto a Aston Martin, y ahora, junto a las firmas YASA y Electroflight, presentaron el plan de desarrollo de su propio avión 100% eléctrico, con parte de financiamiento del gobierno británico.

Esta nave fue presentada con el nombre de ACCEL (siglas en inglés de "acelerando la electrificación del vuelo") y presenta dos misiones: no sólo que ser impulsada únicamente por baterías, sino ser el avión "0 emisiones" más rápido del mundo. Para eso deberán superar el récord de una nave de Siemens que en 2017 alcanzó los 338 kilómetros por hora. Según Rolls-Royce, este avión alcanzará al menos los 482 kilómetros por hora. La velocidad promedio de un avión comercial convencional es aproximadamente de 900 km/h.

Lee también: Cómo es el taxi volador de Audi, Italdesign y Airbus

El sistema de propulsión del ACCEL superaría los 1000 CV, y, no menos importante, tendría una autonomía de 322 kilómetros, lo que permitiría por ejemplo hacer viajes de Londres a París con una sola carga. La idea de la empresa es lograr este récord en el 2020, con un vuelo desde la costa de Gales. Será una nave pequeña y de look deportivo, con las baterías por delante y el habitáculo atrás.

Galería de imágenes

Comentarios