miércoles 10 de agosto de 2022
TEST | 02-07-2017 09:00

Mercedes-Benz Clase E 400 4MATIC AMG Line

Por Alejandro Cortina Ricci - La décima generación del emblemático sedán de la casa de Stuttgart llega en una única versión equipada con tracción integral y motor V6 de 333 CV. Nuevo diseño, mayor distancia entre ejes y las últimas novedades tecnológicas.

La última vez que tomamos contacto un Clase E fue hace tres años. En aquel momento, la variante E 350 nos sorprendía, entre otras cosas, por su imagen desenfada, despojada del característico estilo conservador que históricamente vistió el emblemático sedán de Mercedes-Benz.

Siempre a la vanguardia, el modelo más exitoso de la casa de Stuttgart ha oficiado como una suerte de vidriera para mostrar los avances tecnológicos de la automotriz alemana. Y esta generación, la décima, no es la excepción. Llega a nuestro país en una sola versión AMG Line, por primera vez con tracción integral de serie y con un sorprende motor naftero V6 de 333 CV.

Siempre más

Esta nueva generación es más grande. Mide 4,92 m de largo, 2,06 m de ancho y 1,46 m de alto: es decir, 5 y 2 centímetros más largo y ancho que el clase E antecesor y apenas 1 cm más bajo. Sin embargo, la mayor novedad es la distancia entre ejes, ahora 6,5 centímetros más extensa (2.939 mm), orientada a mejorar la habitabilidad de las plazas traseras. Está a la vista que se trata un auto nuevo, cuya evolución estilística no descuida el característico estilo “ejecutivo” del modelo más exitoso de la marca.

Los nuevos trazos de la carrocería, con línea de cintura alta y curvada, capó alargado, ventanillas y caída del parante C más bajos, le orotgan tinte de “cupé”, diseño que mejora el coeficiente aerodinámico logrando un Cx de 0,23 (Cx 0,25 el anterior).

Sobresalen los nuevos faros adaptativos denominados Multibeam Led, cuya tecnología dispone de 84 led de alta potencia que se activan individualmente para mejorar la iluminación nocturna.

Puertas adentro, el buen gusto y la tecnología confluyen para brindar un ambiente sin igual.

Cada rincón ofrece terminaciones muy elaboradas: molduras de aluminio y símil fibra de carbono recorren el panel central, puertas y consola. Se destaca la enorme pantalla de 13,2 pulgadas: por momentos puede generar la sensación de estar sentado frente a un smart tv.

Las butacas delanteras son envolventes y cuentan con regulación eléctrica, tres memorias y calefacción. El volante multifunción (que agrega unos innovadores botones de control táctil) dispone de regulación eléctrica, característica que permitir encontrar la posición de manejo óptima con mucha facilidad.

Atrás, si bien el espacio es generoso, viajarán con comodidad dos adultos, ya que la plaza central se ve penalizada por el túnel de la transmisión que quita espacio para acomodar las piernas. Con 540 dm3 de capacidad de carga (10 dm3 menos que el Clase E antecesor), el espacio del baúl es lógico para un modelo de su tamaño: debajo del piso ofrece un compartimiento para guardar objetos, y dispone de una “caja plegable” que oficia de organizador. Sin embargo, allí no encontraremos una rueda de auxilio: los neumáticos son run flat.

Todo al seis

La única opción disponible en el mercado local equipa un motor naftero V6 que eroga 333 caballos de potencia y entrega 48,9 kgm de torque a 4.000 rpm.

Con un agradable ronquido que denota su vigorosidad y que se disimula en gran parte la cuidada aislación del habitáculo, permite obtener destacadas prestaciones. Nuestro Race Logic registró una velocidad máxima de 250,9 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h de 5,8 segundos.

Combinado con la nueva caja automática de nueve velocidades G-Tronic (con levas en el volante y un modo sport que estira los pasos de marcha) cuyo comportamiento es excepcional, el nuevo Clase E también es sobresaliente en términos de recuperaciones: para pasar de 80 a 120 km/h necesitó solo 3,6 segundos. Pese a sus características, el rendimiento del motor es bastante contenido: en ruta, a 120 km/h recorre 12,5 km/l, mientras que en ciudad rinde unos 9,5 km/l.

Una de las principales características de este sedán es su excelente comportamiento dinámico. El nuevo Clase E ofrece cinco programas de conducción: Confort (“seteada” por default), Sport, Sport Plus e Individual (libre), todas modifican los diferentes sistemas como por ejemplo, la servodirección variable, los puntos de acoplamiento de las marchas de la caja, la curva del acelerador, y la función de parada y arranque ECO.

Cabe destacar que el esquema de suspensiones cuenta con ejes multibrazos tanto adelante como atrás, característica que proporciona un excelente confort de marcha. En ruta viaja pegado al piso y en las curvas hace todo lo que solicite el conductor, gracias a una eficaz dirección electromecánica. No obstante, este reglaje que tiende a ser un tanto duro y sumado al bajo perfil de los neumáticos (245/40 R19 adelante, 275/35 R19 atrás), pasa factura cuando se transita por calles dañadas, empedrados o lomos de burro, ya que se advierte cierta aspereza.

Además, en estas circunstancias se deben tomar recaudos para no tocar los bajos ya que el voladizo delantero es bastante largo. En cuanto a los frenos, el sistema responde de manera excelente: para detenerse por completo desde 120 km/h necesitó de 54 metros, cuatro menos que el Clase E anterior.

Laboratorio alemán

La dotación de equipamiento es impresionante. Se destaca la mencionada pantalla central, desde las que se puede setear un sin fin de configuraciones del vehículo, y visualizar (con una calidad inmejorable) los diversos ángulos de la cámara 360º. Dispone de un comando touch pad en la consola central, que se vincula con algunos botones del volante multifunción. El sistema de navegación satelital con cartografía 3D es completo y a través del sistema Command Online, puede emparejarse con smartphones.

Párrafo aparte para el sistema de audio surround Burmester: sensacional. En materia de seguridad, se destacan, airbags frontales, de rodillas para el conductor, windowbag y bolsas de aire laterales para conductor y acompañante.

El sistema de frenos cuenta con enormes discos en la cuatro ruedas, con ABS, BAS, ESP y ASR, además de los sistemas Attention Assist (detecta el cansancio del conductor) y Adaptative Brake, que agrega funciones de "frenos secos" para eliminar la humedad de los discos en días de lluvia, o la función llenado anticipado, que apoya las pastillas de freno sobre los discos en el momento en que el conductor levanta rápidamente el pie del acelerador, y puede acortar de ese modo la distancia de parada en la frenada subsiguiente, entre otros elementos.

Actualmente, el único rival directo del Clase E es el Audi A6 3.0 TFSI S tronic que, con tracción integral y 333 CV de potencia, se ofrece a 90.200 dólares: BMW no tiene el Serie 5 disponible en nuestro mercado como tampoco Jaguar el XF R-Sport. El nuevo Clase E 400 4Matic AMG Line cuesta 102.000 dólares, precio a la altura de su estirpe, aunque no la garantía: dos años es poco.

FICHA TÉCNICA MERCEDES BENZ CLASE E

También te puede interesar

Comentarios

Más en