domingo 27 de noviembre de 2022
ADELANTOS | 11-12-2017 11:00

Así es el nuevo Renault Koleos

Por Alejandro Cortina Ricci (desde París, Francia) - Manejamos en Europa la segunda generación del SUV del rombo que llegará en breve, cuya principal novedad pasa por lo estético. Se ofrecerá únicamente con la conocida motorización naftera 2.5 de 170 CV, asociada con una caja automática CVT y tracción simple o 4x4.

Hace poco más de dos años, Renault dejó de importar el Koleos al mercado argentino. En eso tuvo mucho que ver la fuerte carga impositiva que debía tributar este modelo de origen extra-zona (producido en Corea del Sur sobre la plataforma de su gemelo, el Samsung QM5), cuyo precio le restaba competitividad en un segmento muy particular, el de los SUV grandes.

Pero eso ya es parte del pasado y Renault se prepara para volver a dar batalla con un producto que mantiene sus cualidades técnicas, pero agrega una fuerte cuota de imagen. Antes de su inminente lanzamiento en nuestro país, viajamos a Francia para tomar las primeras impresiones del nuevo Koleos.

Entra por los ojos

Es indudable que el cambio de estilo es lo más llamativo de esta segunda generación: la primera fue lanzada en 2009 y tres años más tarde recibió un restyling. Esta notable metamorfosis le confiere más personalidad y robustez: hay que observarlo detenidamente hasta encontrar la placa identificadora para dar cuenta que se trata del nuevo Koleos.

Esa fue una de las premisas del equipo de diseño del rombo liderado por Laurens Van der Acker, quien aplicó tales cambios para jerarquizarlo y emparentarlo con el ADN de los últimos productos del rombo, cuyos mejores ejemplos son el Talisman y nuevo Megane.

Grandes grupos ópticos que estrenan la tecnología “Full led” para las luces altas y bajas, y luces diurnas de led en forma de C, le otorgan su sello distintivo sin perder elegancia. Por su parte, la línea de cintura asciende armoniosamente desde el parante delantero hacia el posterior, culminando en el portón trasero, donde se destacan los faros alargados que ocupan gran parte de esta superficie.

La nueva carrocería mide 4.673 mm de largo (149 mm más larga que su antecesora) aunque sus 2.705 mm de distancia entre ejes son prácticamente idénticos a los del Koleos antecesor. Cabe destacar que esos 15 cm ganados en el largo de la arquitectura fueron orientados a mejorar las dimensiones de las plazas traseras: en efecto, hay más espacio para las piernas, hombros y una holgada distancia desde la cabeza hasta el techo. Sin embargo, los 498 dm3 de capacidad de carga del baúl resultan un tanto acotados para un vehículo de su clase.

Un dato llamativo es que mientras varios modelos de la competencia comienzan a ofrecer tres filas de asientos (para siete pasajeros), Renault decidió mantener la propuesta de cinco plazas.

Al margen de eso, tenemos que decir que puertas adentro se percibe un ambiente mucho más refinado y moderno que el de su antecesor. Las terminaciones tienen mucho esmero y la calidad de los materiales plásticos y blandos de los paneles de puertas y plancha central es agradable al tacto.

Las butacas delanteras cuentan con múltiples ajustes eléctricos (incluido el lumbar para el conductor), mientras que la columna de dirección se puede regular manualmente en altura y profundidad, para lograr así una posición de manejo óptima.

La presentación del panel central está muy bien resuelta. Allí, una enorme pantalla de 8,7 pulgadas (tipo tablet) se gana todo el protagonismo por sobre el resto del instrumental, concentrando la información de la computadora de a bordo, cámara de retroceso, sensores de estacionamiento y, parcialmente, los comandos del climatizador.

Por su parte, el tablero de instrumentos ofrece información muy variada y está conformado por dos cuadrantes analógicos (con aguja) y uno digital con pantalla TFT de 7 pulgadas en el centro del cuadrante: este último puede configurarse en cuatro presentaciones de serigrafías..

En acción

Antes de continuar con nuestras impresiones, cabe aclarar que nuestro periplo de casi 200 kilómetros realizados desde París a Fontainebleau (y regreso a la capital francesa), fue a bordo de una unidad Diesel con caja manual de seis velocidades, configuración que no está prevista -al menos inicialmente- para nuestro país.

Aquí se comercializará con el “archiconocido” motor naftero 2.5 de 170 caballos, combinado con una nueva transmisión CVT X-Tronic de nueva generación que, según la marca, optimiza el régimen de revoluciones en cada marcha y dispone, además, de modo secuencial de 7 velocidades programadas.

Según informaron desde la filial local, habrá una versión con tracción simple (Zen) y otra 4x4 (Intens). Esta variante más apta para el uso off road se sirve del confiable sistema de tracción integral automático “made in Nissan”, con reparto automático de fuerzas y bloqueo de diferencial, cuyo análisis lo haremos oportunamente: en nuestra hoja de ruta no nos salimos del asfalto de las autopistas francesas.

Sí podemos destacar que el chasis ofrece buen aplomo y un comportamiento dinámico adecuado, mientras que el confort de marcha se erige como uno de sus principales virtudes.

Un aspecto para destacar es el notable trabajo de aislación acústica, ya que no se filtran ruidos de vientos o de la banda de rodamiento.

El esquema de suspensiones ofrece cierta “blandeza”, aunque este aspecto no compromete en demasía la estabilidad de la carrocería al encarar curvas en altas velocidades. En el poco contacto que tuvimos con superficies irregulares o calles empedradas, notamos una correcta absorción de los amortiguadores.

La dirección, en tanto, cuenta con una asistencia eléctrica que brinda mucha suavidad para maniobrar en el tránsito urbano, aunque la preferiríamos un tanto más rígida en ruta.

Completa

Hasta el momento, Renault comunicó los precios ni la conformación de equipamiento de la nueva gama que será lanzada inminentemente, aunque sí dio a conocer que ambas versiones (Zen e Intens) contarán, de serie, con seis airbags (delanteros, laterales y de cortina), ABS con distribución electrónica de la fuerza de frenado, asistente de frenado de emergencia, cinco cinturones de seguridad inerciales de tres puntos, apoyacabezas activos frontales y traseros, anclajes Isofix, controles de tracción y estabilidad, asistente de arranque en pendiente y sensor de punto ciego.

En materia de confort, dispone de la una nueva generación del sistema multimedia R-Link y un sistema de audio premium Bose con 13 parlantes. Asimismo, cuenta con bluetooth e incluye la función de replicación para teléfonos móviles, Android Auto y Apple Car Play.

Llantas de 18 pulgadas, navegador satelital, climaticador bizona con salida de aire para las plazas trasera, cámara de marcha atrás y sensor de estacionamiento, otros de los elementos que ofrecerá este modelo.

Comentarios

Más en