domingo 18 de agosto de 2019
CLáSICOS | 11-08-2019 13:30

Así probábamos al Peugeot 206

Recordamos el test realizado a uno de los compactos del león más exitosos de toda la historia. Fue producido en Argentina desde fines de la década de 1990.

En abril de 1999, Revista Parabrisas realizó la prueba de manejo a uno de los mayores éxitos de Peugeot, con el test al 206. Si bien el modelo del león comenzó a producirse en Francia en 1998, un año más tarde la planta argentina de El Palomar dio inicio a su fabricación, con versiones cuatro y cinco puertas y familiar. Además del otro lado del Océano Atlántico también hubo variantes deportivas y descapotables, que llegaron a nuestro país poco tiempo después de sus respectivos lanzamientos.

A su vez, el 206 tuvo la difícil tarea de suceder al longevo 205, aunque tras su presentación pudo cautivar a sus potenciales usuarios en pocos días. En contrapartida, en 2008, luego de 10 años de éxito, en nuestra región su último restyling fue el conocido 207 compact, un auto con la misma estructura del 206, pero con detalles similares al "207 europeo".

Aún así, el 206 se ofreció bajo ese nombre hasta 2012, cuando las últimas unidades de entrada de gama se despidieron de la línea de montaje. A continuación, recordamos el test realizado al exitoso vehículo del león, meses antes del inicio de su producción en la terminal automotriz argentina de El Palomar. 

TEST

Apuesta fuerte y riesgosa de Sevel, que brilla por diseño y tecnología. Su precio, prestaciones y el título de Auto del Año en Europa, son algunos de sus argumentos para hacer temblar el segmento chico. En pocos meses más, será fabricado en la planta de El Palomar.

A las empresas automotrices muchas veces les cuesta crear un vehículo que reúna las condiciones suficientes para suceder con éxito a un antecesor con grandes logros. Este es el caso del nuevo Peugeot 206, que enfrentó el duro desafío de reemplazar al 205, modelo que fue construido durante 15 años consecutivos, fue campeón del mundo de rallyes en dos oportunidades -1985 y 1986- y, como si fuera poco, fue el más vendido en la historia de la marca. 

Para enfrentar semejante examen, los ingenieros de Peugeot -junto con el equipo de diseño- afrontaron el desafío con mucha garra porque el nuevo 206, al igual que su antecesor, a muy poco tiempo de su lanzamiento obtuvo el galardón de Auto del Año en Europa, un título muy difícil de lograr, lo que da la pauta de que se trata de un auto con sólidos argumentos. 

Peugeot 206

Hoy, el 206 llega a la Argentina para luchar con buenas probabilidades en el competitivo segmento B. En primer lugar, porque impone un nuevo concepto para autos de su clase. Ofrece el más alto nivel de seguridad, el espacio interior de un mediano, estilo innovador y diferenciador y, por sobre todas las cosas, porque abre el camino para dar inicio a una nueva generación de automóviles.

Diseño - Aerodinámica

Históricamente, la marca del león acostumbró a deslumbrar por sus diseños bonitos. En el 206 dicha filosofía continúa, ya que los estilistas realizaron un trabajo magnífico. El frontal agresivo, el ángulo de inclinación del parabrisas, la línea ascendente del capot con las tomas de aire para el filtro antipolen del sistema de ventilación, los faros rasgados que afinan su mirada felina y el spoiler que integra a los antinieblas, dejan ver claramente sus intenciones deportivas. Un conjunto que da imagen agresiva y con garra sin perder aerodinámica: Cx 0,33.

En el lateral predominan las formas abombadas sobre las que se esculpen las líneas maestras de la carrocería, donde se destacan los espejos retrovisores que mezclan el color de esta última con una sugerente "line racing" en el medio, y la cintura que corre en forma ascendente de adelante hacia atrás. 

Peugeot 206

El portón trasero deja lugar a una amplia luneta que se acompaña con ópticas de diseño elipsoidal que nacen en el lateral y se rematan atrás. Arriba, el spoiler aloja la tercera luz de stop, y bajo el paragolpes se ubica la luz antiniebla.

Confort y espacio interior

Si lo comparamos con el 205, a simple vista delata un aumento en longitud, ancho, distancia entre ejes, trochas y altura; en consecuencia, mejoró su habitabilidad (a excepción de la capacidad del baúl, que pasó de 264 dm3 a 245 dm3). 

Las plazas delanteras son el lugar más confortable del 206. Amplias, las butacas resultan muy cómodas para largos viajes, beneficiadas por la sensación de amplitud y profundidad que ofrece el formato del tablero. En el sector trasero escasea un poco más el espacio, sobre todo si los pasajeros miden más de 1,80 m: la curva del techo y el espacio para las rodillas es un poco reducido. El confort atrás es óptimo para tres niños o dos adultos de mediana concepción. 

Peugeot 206

Otro aspecto fuerte es la gran versatilidad que ofrece: la butaca del acompañante se puede extraer y deja lugar para colocar objetos largos que lleguen hasta el baúl, como por ejemplo una tabla de surf. También cabe destacar que dicha plaza cuenta con un práctico portaobjetos ubicado debajo del cojín. También la guantera resulta espaciosa y funcional, con dos profundos apoyabrazos, aunque sin luz ni cerradura.

Motor - Prestaciones

El propulsor de 1.600 cm3 y 90 CV ofrece una respuesta estupenda ya sea para manejo veloz o para pasear en ciudad, y se lo siente cómodo en cualquier marcha a pesar de contar con relaciones de caja un poco largas. Sin embargo, en aceleración mostró una respuesta mayor a la esperada, ya que consiguió alcanzar los 100 km/h en 11s4. Y su velocidad máxima orilló los 183 km/h. 

Peugeot 206

También el rendimiento fue destacable, con un promedio de 13 km/l. En resumen, un motor elástico, rápido para subir de vueltas, con el corte de inyección a las 6.500 rpm, que resulta en todo momento agradable, aunque la insonorización no se encuentre entre sus puntos fuertes, ya que se deja notar en el habitáculo.

Instrumental - Equipamiento

Durante nuestra primera impresión en Francia sostuvimos que el tablero era personal y tenía el detalle original de llevar en el velocímetro números con decenas impares. Los relojes, de generoso tamaño, informan a simple vista el nivel de combustible, la temperatura y régimen de motor y velocidad. Se agregan numerosas luces testigo, odómetros digitales y, cuando se pone la llave en contacto, indica a qué kilometraje hay que realizarle el próximo service. 

Peugeot 206

La parte superior del panel de plástico rugoso de mediana calidad, una consola central de textura más fina -con un display digital que informa sobre la temperatura exterior- hora, radio y pasacasete. Debajo siguen el autoestéreo y los comandos de ventilación, de eficiente funcionamiento; y, entre los asientos, el cenicero, el encendedor, las teclas de los levantavidrios y el comando de los espejos eléctricos, este último complicado de encontrar y difícil de accionar.

Volante de tres rayos con aro grueso y buen grip. Sobre la parte superior de la consola central se aloja el display que indica las funciones del estéreo, la hora, la temperatura y la fecha

Dirección - Suspensión

El sistema de piñón y cremallera asistida ofrece un manejo sensible y exacto; con 10,5 metros de diámetro de giro, la dirección es ideal para estacionar y muy segura en ruta. El volante de aro grueso genera buen grip. 

Es tradición en Peugeot adoptar suspensiones muy confortables, pero en el 206 se nota un cambio de filosofía. Sin renunciar al buen confort, ofrecen un carácter más sport. Copian mucho más que cualquier auto de su segmento y consiguen una estabilidad increíble. El eje delantero lleva un esquema Mc Pherson y el trasero brazos arrastrados con articulaciones. Donde más se disfrutan es en ruta y por caminos sinuosos. Su comportamiento es noble, seguro, y sus respuestas siempre confiables.

Peugeot 206

Transmisión - Caja

Si bien se hace necesario bajar un cambio cuando hay que sobrepasar a otro vehículo, la elasticidad y el régimen alegre del motor suplen con creces las relaciones largas. Embrague y selectora son de muy suave accionamiento, lo que permite un manejo confortable y relajado.

Seguridad - Frenos

Con el sistema ABS, que se ofrece como opcional, seguramente aumentaría el nivel de eficacia. Pero, sin él, las distancias de detención son elogiables (a 100 km/h, 42 metros). Además, ofrece un tacto de pedal fácilmente dosificable. Los discos delanteros ventilados con calipers Bosch y las campanas traseras no mostraron fatigas ante frenadas exigentes. 

Peugeot 206

El rubro seguridad (sin dudas estupendo) se complementa con luces de gran capacidad lumínica, doble airbag (el del acompañante desconectable), gran visibilidad hacia adelante y un tanto limitada hacia atrás por la curvatura del techo y los apoyacabezas, excelente estabilidad y zonas programadas de deformación en la carrocería.

Precio

En Europa ya lo catalogan como el "anti Clio", y no caben dudas de que por su valor de $ 18.500, hará temblar no solo al Clio sino a todo el segmento B. Si hay que elegir entre un Fiesta, un Palio o un Corsa, y analizar todos los defectos y virtudes de cada uno, el Peugeot 206 resulta el modelo más sorprendente y recomendable de todos.

Otros datos

Motor: 1.6 litros con cuatro cilindros en línea y 90 CV

Transmisión: Manual de cinco marchas

Velocidad máxima: 182,70 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 11,4 segundos

Distancia de frenado a 120 km/h: 61,9 metros

Consumo en ruta a 120 km/h: 13,6 km/l

Consumo en ciudad: 10,2 km/l

Galería de imágenes

Comentarios

MÚSICA

Bambi

"El ilusionista".

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario