martes 25 de enero de 2022
MANEJO PREVENTIVO | 16-09-2017 09:00

Los peligros del exceso de alcohol al volante

En el Día del consumo responsable de alcohol, nos ocupamos del tema desde la perspectiva de los riesgos que implica su ingesta a la hora de manejar.

Este sábado 16 es el Día del consumo responsable de alcohol, y por lo tanto consideramos un buen motivo para hacer un aporte respecto de esa temática.

En distintas oportunidades nos hemos referido a la importancia de evitar conducir un vehículo si previamente se ingirió alguna bebida alcohólica. Es que, como aseguran los especialistas de la Federación Internacional del Automóvil para Latinoamérica (FIA Región IV), el riesgo de tener un siniestro vial aumenta considerablemente cuando se superan los 0,4 gr/l (gramos sobre litro) de alcohol en sangre.

Lo recomendable en el caso de saber con anticipación que se consumirá alcohol, es utilizar un medio de transporte alternativo. Y si se asistirá a una reunión de amigos o familiares, es aconsejable la elección de un conductor designado que no tome ningún tipo de sustancia que altere su conciencia y esté en condiciones de manejar de forma responsable y segura.

Según datos del OISEVI (Observatorio Iberoamericano de Seguridad Vial), el grupo etario entre los 25 a 34 años es el más representativo en número de víctimas fatales por detección de alcohol en sangre, al igual que el exceso de velocidad.

Si bien la Ley Nacional de Tránsito 24.449 establece una tolerancia de hasta 0,5 gr/l para la conducción de automóviles, un estudio realizado por CESVI Argentina reveló que apenas 0,15 gr/l es suficiente para convertirse en un conductor peligroso. El mencionado Centro de Experimentación y Seguridad Vial sostiene que, con esta medición, aumenta 40% la imprecisión de las maniobras y 16% el tiempo de reacción.

Para finalizar, la FIA recuerda a quienes manejan la importancia de tener en cuenta que conducir bajo los efectos del alcohol produce los siguientes síntomas:

–El movimiento de los ojos es más lento, con lo cual el cerebro procesa menos información.

–Se estiman las distancias con mucha menos precisión.

–El campo visual se reduce y la atención se focaliza en el centro del campo visual, y no se pueden percibir los elementos que se encuentran en los laterales de la vía.

–Aumentan los tiempos de reacción y disminuye la capacidad de mantener la atención durante tiempo prolongado.

–Se asumen riesgos innecesarios y se minimizan los posibles peligros que surgen al circular por la vía pública.

Galería de imágenes

Comentarios

Más en