viernes 26 de abril de 2019
NOVEDADES | 11-04-2019 15:49

Por qué el McLaren Senna es el auto más espectacular

Si bien puede haber vehículos más llamativos o con un mejor diseño, el superdeportivo inglés se impone sin dudas, en relación a sus prestaciones.

A lo largo de las últimas décadas, McLaren trató de crear un auto que pudiera competir de igual a igual con otros superdeportivos de marcas como Ferrari, Porsche, Lamborghini, Bugatti, entre las más destacadas. A pesar de que este proceso le llevó bastante tiempo, la compañía de Woking logró lanzar el Senna, tras varias modificaciones en sus modelos comercializados anteriormente.

A pesar del paso de diferentes generaciones de la marca, tuvieron que transcurrir varios años para que la firma inglesa pudiera fabricar un vehículo estable, lujoso y que tenga grandes prestaciones. Así fue como finalmente surgió el último modelo de la marca, que lleva el apellido del ex tricampeón mundial de Fórmula 1, Ayrton Senna, quien días atrás volvió a ser noticia tras las declaraciones del ex presidente de Ferrari, Luca di Montezemolo, al afirmar que el piloto brasileño le había comentado en 1995, más precisamente cuatro días antes de su muerte, que prefería correr para la firma italiana, a pesar de formar parte de la escuderÍa Williams.

¿Cuál fue el camino rumbo al Senna?

El primer intento que tuvo la marca fue con el F1, modelo producido durante los años 90’. El superdeportivo  poseía plaza central para el conductor,  motor 6.1 con 12 cilindros en V, 635 CV de potencia, velocidad máxima de 380 kilómetros por hora y capó revestido en oro, aunque controlar el vehículo podía ser toda una odisea.

Durante comienzos del nuevo siglo, Mercedes Benz asociada con Mc Laren, lanzaron al SLR, con motor 5.4, ocho cilindros en V, y una entrega de 626 CV de potencia. Este fue el antecesor del futuro SLS-AMG, que retomaría la línea del 300 SL, con puertas estilo “alas de gaviota”. De todas maneras, la estabilidad en el modo de aceleración del SLR, replanteaba la estrategia de la compañía británica.

Para 2011, las miradas estaban puestas en el nuevo deportivo de la compañía inglesa, el MP4-12C, que incorporaba turbocompresores, motor de ocho cilindros en V, 3.800 cm3 de cilindrada y 616 CV. Con nuevas modificaciones sumadas al torque, potencia y presión aerodinámica, el auto de la firma de Woking, logró superar en prestaciones a otros competidores de marcas como Ferrari, Porsche, Aston Martin, Lamborghini, entre las más destacadas.

De todos modos, el éxito llegaría un año más tarde, luego de que la empresa incorporara tecnología híbrida con el lanzamiento del McLaren P1, con un motor 3.8 litros V8 con doble turbo, y 916 CV.

Finalmente, el año pasado, basado en el 720S y sin versión híbrida, la compañía lanzó, en tributo al ex tricampeón de Fórmula 1, Ayrton Senna, un deportivo que lleva el apellido del corredor brasileño. Con un motor 4.0 V8 biturbo de 800 CV, y una máxima de 340 kilómetros por hora, ningún auto de calle es capaz de dar la vuelta en un circuito, más rápido que el reciente modelo de la marca. Además, parte de su rendimiento en la pista, se debe al bajo peso de la carrocería, ya que las butacas suman ocho kilos cada uno, y las puertas tienen sólo nueve.

¿Por qué el más espectacular?

A diferencia de varios rivales en su categoría, si bien el vehículo de McLaren está preparado para la pista, no se encuentra limitado a la calle y puede circular sin problemas por autopistas convencionales y grandes centros urbanos. Por otro lado, es un auto tan liviano, con materiales de fibra de carbono, que hasta sufre de la ausencia de aire acondicionado en algunas de sus unidades.

A su vez, el principal atributo del Senna es la rapidez y la reacción de sus 800 caballos de fuerza, que hacen que el vehículo pueda ganar más tiempo, especialmente en las curvas. Esto se vio replicado, en pistas como la del programa televisivo The Grand Tour, donde el superdeportivo de McLaren se quedó con el récord, arrebatándole el primer puesto al Aston Martin Vulcan.

Por último, el valor del producto de McLaren, al menos en Reino Unido es de 750.000 libras (980.000 dólares) y se impone por bastante diferencia ante otras marcas fabricantes de este tipo de autos. De toda formas, el usuario analizará si aquello que busca es romper récords y obtener rapidez absoluta, o priorizará conseguir una unidad con características similares, pero con la diferencia de apelar al lujo, el reconocimiento de marca o mayor confort en el habitáculo.

Galería de imágenes

Comentarios