jueves 23 de septiembre de 2021
NOVEDADES | 09-02-2021 14:32

Luz verde para la asociación entre Tag Heuer y Porsche

Empresas impulsadas por una historia compartida, con la innovación y el automovilismo como parte de su ADN y lideradas por familias visionarias.

TAG Heuer, la marca de relojería suiza de lujo, y Porsche, el fabricante alemán de automóviles deportivos, han anunciado su nueva colaboración, una verdadera alianza entre dos marcas que comparten el ADN del automovilismo deportivo: es el comienzo de una intensa cooperación a largo plazo que abarcará desde competiciones hasta el desarrollo de productos. Se ha anunciado el lanzamiento de un nuevo reloj, el modelo TAG Heuer Carrera Porsche Chronograph, que será el primer homenaje a la amistosa colaboración entre ambas marcas emblemáticas.

En palabras de Frédéric Arnault, CEO de TAG Heuer, este es el momento preciso para que la marca se asocie con Porsche: «TAG Heuer y Porsche tienen en común, por supuesto, una historia y unos valores, pero lo principal es que compartimos también una actitud. Al igual que a Porsche, nos mueve un corazón disruptivo, siempre apostado por un alto rendimiento. Con esta alianza, TAG Heuer y Porsche aúnan por fin oficialmente sus esfuerzos tras décadas de estrechos contactos, y crearán productos y experiencias únicos para clientes y aficionados que se apasionen por nuestras marcas y por lo que representamos».

«La fuerte amistad de nuestra marca con TAG Heuer existe desde hace décadas, y me hace inmensamente feliz que ahora estemos dando los siguientes pasos en el marco de una asociación estratégica», afirma Detlev von Platen, del Comité Ejecutivo de Ventas y Marketing de Porsche AG. «Cada una aporta lo que nuestros clientes más aprecian en ambos casos: un legado genuino, eventos deportivos llenos de emoción, experiencias vitales únicas y sueños hechos realidad. Las dos aspiramos a dar a nuestros seguidores momentos mágicos únicos. Ahora, nos ilusiona hacerlo juntos.»

Tag Heuer Porsche

TAG Heuer y Porsche: dos historias, una sola pasión

Entre TAG Heuer y Porsche existen puntos en común: una rica historia y la reputación de innovar, pero también el uso de tecnología punta, una mentalidad enérgica e independiente y un don para la excelencia en el diseño. Durante más de medio siglo, sus respectivas historias se han ido entrelazando por vías intrincadas e intrigantes.

Sin duda podría argumentarse que los legados de ambas marcas muestran ciertas similitudes que apreciamos en retrospectiva hasta su misma fundación, debida, en los dos casos, a un emprendedor autodidacta. Edouard Heuer y Ferdinand Porsche fueron personalidades visionarias y pioneras cuyas creaciones cambiaron para siempre los campos que eligieron. Se debe a Heuer la manufactura del primer cronógrafo; Porsche inventó un motor eléctrico incorporado en la rueda. Por ambos logros, sus creadores ganaron, con 11 años de diferencia, sus respectivas medallas en exposiciones universales celebradas en París. Heuer recibió el reconocimiento en 1889, mientras Porsche mostró en la Exposición de París de 1900 el primer vehículo eléctrico Lohner-Porsche que se movía gracias a su invento.

Una bella amistad que comienza... y florece

Sin embargo, los verdaderos pilares de esta nueva asociación hay que buscarlos entre la descendencia de ambos padres fundadores. Ferdinand Anton Ernst, hijo de Ferdinand Porsche y conocido también por «Ferry», se unió en 1931, a sus 22 años, al estudio de ingeniería automovilística de su padre; en 1948 fundó la marca automovilística que lleva el apellido familiar. Pocos años después, la denominación Porsche iba a ser conocida por sus éxitos en los circuitos de carreras de todo el mundo, incluyendo la victoria en su categoría en la Carrera Panamericana de 1954. En honor a ese triunfo, Porsche renombró como «Carrera» el que era su modelo más potente en aquel momento

Tag Heuer Porsche

Jack Heuer

Jack, bisnieto de Edouard Heuer, se mantuvo décadas al frente de la empresa familiar. En 1963 creó el primer cronógrafo Heuer Carrera, diseñado para que los pilotos en plena acción pudieran mirar la hora de un vistazo.

Con este reloj que abría nuevos caminos y con los Carrera de Porsche, los más potentes de la marca, Porsche y Heuer quedaban vinculados –por primera vez– por el espíritu Carrera (palabra tomada del español), que encarnaba la ambición, la velocidad y la excelencia técnica.

A Jack Heuer se debe, asimismo, el Heuer Monaco, el primer reloj cronógrafo automático con forma cuadrada y hermético al agua. El nombre aludía al Gran Premio de Mónaco y al prestigioso Rally de Montecarlo, que se celebra también en el principado y en el cual Porsche quedó vencedor en tres ediciones seguidas, de 1968 a 1970, con su emblemático modelo 911. Algo muy similar a lo que el Porsche 911 había hecho en el automovilismo es lo que se refleja en esa caja característica, con esfera en azul metálico, segundero rojo y corona a la izquierda, que llevó al modelo Heuer Monaco a romper los códigos de diseño acostumbrados en la relojería tradicional.

Las innovaciones del reloj Heuer Monaco habían supuesto un coste financiero notable, de modo que Jack Heuer, en vez de emprender una costosa campaña publicitaria, profundizó el vínculo de su marca con Porsche mediante un creativo acuerdo de patrocinio con el piloto de carreras y distribuidor de Porsche, Jo Siffert, de la localidad suiza de Friburgo. En 2005, en el estreno de la película Jo Siffert: Live Fast – Die Young, Jack Heuer rememoraba las condiciones del contrato: «A cambio de 25.000 CHF, llevaría nuestro logotipo en su vehículo y en el traje. Además, podía comprarnos relojes a precios de mayorista y revenderlos entre sus amistades de los circuitos obteniendo un beneficio sustancioso, lo cual hizo con mucho éxito: ¡a finales de la temporada de 1969 la mitad del paddock de F1 llevaba relojes Heuer!».

Por esta razón, Steve McQueen lucía en 1970 en su traje de piloto el logotipo de Heuer durante el rodaje de Le Mans, en la que conducía un Porsche 917. Tal y como dijo entonces el enigmático actor estadounidense: «Conduzco el mismo automóvil que Jo Siffert y quiero vestir el mismo traje que él».

Tag Heuer Porsche

Y aún queda otro vínculo –de carácter más formal– entre Porsche y Heuer, o, mejor dicho, TAG Heuer, que fue el nombre que adoptó la marca relojera suiza al ser adquirida por el TAG Group a mediados de los años 80. Las marcas desarrollaron y fabricaron juntas el motor TAG-Porsche, con el que la escudería McLaren ganó tres títulos mundiales de Fórmula 1: el de Niki Lauda en 1984 y los dos de Alain Prost en 1985 y 1986.

En 1999 la relación se intensificó aún más con eventos tales como la Copa y la Supercopa Porsche Carrera, a las que se sumó el Campeonato Mundial de Resistencia. Pero todavía vendrían más iniciativas. Como socio fundador del Campeonato de Fórmula E, TAG Heuer ayudó a aumentar la notoriedad de las apasionantes carreras de monoplazas eléctricos. Porsche creó en 2019 su equipo propio de Fórmula E,    en el que TAG Heuer colaboraba como patrocinador y cronometrador, y ello supuso el punto de partida para una colaboración aún más vigorosa y con mayor alcance. Finalmente, en 2021 esa «bella amistad» se ha convertido en la consumada asociación oficial entre ambas marcas, celebrada con un reloj de edición especial que proclama con orgullo «¡La espera ha valido la pena!».

Nuevas colaboraciones deportivas a partir de 2021

Junto con el modelo TAG Heuer Carrera Porsche Chronograph, que presentamos más abajo con todo lujo de detalles, el año 2021 va a traer consigo toda una variedad de proyectos en común que reflejan el compromiso asumido por TAG Heuer y Porsche con los deportes de velocidad y precisión.

Deportes de motor: un legado que se mantiene

El fuerte y duradero vínculo entre TAG Heuer y Porsche tiene sus cimientos en los deportes de motor de categoría mundial, por lo que no es extraño que, en los años venideros, la nueva asociación se centre ante todo en las emocionantes carreras del mundo del motor.

El equipo TAG Heuer Porsche de Fórmula E hizo historia en su temporada de debut. El primer hito quedó marcado en la carrera inaugural celebrada en Diriyah, Arabia Saudí, en noviembre de 2019, donde André Lotterer cruzó la línea de meta en segundo puesto, convirtiéndose en el primer equipo novato en subir al podio en su primera carrera desde la primera temporada 2014/2015. En su segundo año, el TAG Heuer Porsche Formula E Team no solo seguirá atrayendo nuevo público al circuito en el que compiten automóviles enteramente eléctricos, sino que aspira también a hacerse con el Campeonato del Mundo. André Lotterer y su nuevo compañero, Pascal Wehrlein, se sentarán al volante del último modelo de carreras enteramente eléctrico de Porsche, el 99X Electric.

Tag Heuer Porsche

Desde hace mucho tiempo Porsche destaca también en eventos de resistencia; en compañía de TAG Heuer, su equipo de GT se halla bien preparado para el próximo Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA. Este año crucial incluirá asimismo colaboraciones en 10 ediciones de la Copa Porsche Carrera, la serie mundial de carreras monomarca.

Además de competiciones «reales», TAG  Heuer apoya también la competición virtual patrocinando   la Supercopa Porsche TAG Heuer de Deportes Electrónicos. Manteniendo en marcha un legado en común tan rico, TAG Heuer no podía faltar tampoco como socio mundial en los eventos «clásicos» de Porsche y los rallies.

Un solo equipo, en el green y en la cancha

Más allá de su amplísima colaboración en los deportes de motor y electrónicos, TAG Heuer y Porsche comparten la pasión por otros dos populares deportes como son el golf y el tenis. El golf ha sido estos últimos años un punto de interés central en la evolución del reloj TAG Heuer Connected, campo en que la app TAG Heuer Golf ofrece a cientos de miles de jugadores una de las mejores experiencias en su categoría. Por su parte, Porsche también está presente en el golf, con actividades como el Porsche Golf Cup World Final o el patrocinio del Porsche European Open desde 2015, y a ambas va a sumarse TAG Heuer.

En tenis, el patrocinio de Porsche incluye un torneo propio, el Porsche Tennis Grand Prix de Stuttgart, al que acuden a competir tenistas muy destacadas y en el que TAG Heuer será en adelante socio como Cronómetro, Reloj y Cronógrafo Oficial. La iniciativa enlaza de forma natural con la ya notoria presencia de TAG Heuer en las canchas en eventos de la ATP Next Gen y a través de su asociación con distintos nuevos talentos del mundo del tenis. Aunar fuerzas en ambos deportes era el siguiente paso más natural para las dos marcas.

Para el competidor que llevamos dentro

TAG Heuer y Porsche son conscientes de que sus clientes y aficionados no son simples observadores, sino personas que buscan cada día nuevas emociones y están dispuestas a afrontar desafíos y dejar su huella en el mundo. Para las personas así, los objetos bellamente diseñados no tienen que estar bajo custodia ni almacenados en un garaje, sino que hay que usarlos, ponerlos a prueba y disfrutarlos. Tales entusiastas son justamente los destinatarios para quienes TAG Heuer y Porsche crean momentos inolvidables a través de los distintos formatos de la experiencia Porsche.

La celebración de una labor conjunta:

El cronógrafo TAG Heuer Carrera Porsche

Carrera es un nombre emblemático que durante generaciones ha ido asociado con TAG Heuer y Porsche, por lo que para establecer una primera colaboración con un producto, era una opción natural. Como homenaje a la herencia de dos marcas legendarias, tanto dentro como fuera de los circuitos de carreras, el nuevo cronógrafo muestra lo que ambas son capaces de alcanzar juntas

Tag Heuer Porsche

El modelo TAG Heuer Carrera Porsche Chronograph es un ejemplo exquisito de coordinación, cooperación y colaboración. Tomando como base el diseño del reloj Carrera Sport Chronograph de TAG Heuer, con su característica escala taquimétrica grabada en el bisel, el nuevo modelo añade rasgos inspirados en la esencia del diseño de Porsche. El cautivador cronógrafo aúna dos iconos del rendimiento, de la calidad y de la innovación, logrando fusionar los universos de Porsche y TAG Heuer de un modo que deja patente la excelencia de ambos nombres, pero sin diluir su esencia.

El bisel cuenta con la inscripción «Porsche», grabada con la misma tipografía inconfundible utilizada también en los índices. El reloj incorpora en todos sus elementos los colores rojo, negro y gris –evocando también los modelos Heuer históricos–, mientras que, en el fondo de la caja, el cristal transparente permite contemplar la masa oscilante, en este caso rediseñada en afectuoso homenaje al célebre volante Porsche y que lleva impresas las inscripciones «Porsche» y «TAG Heuer». La esfera muestra un efecto asfalto, creado especialmente para este modelo, que refleja la pasión por la carretera, y los dígitos arábigos nos recuerdan los del cuadro de mandos de estupendos deportivos Porsche

Este reloj pionero se presenta con una correa suave en lujosa piel de becerro, con un innovador pespunte que evoca el interior de un Porsche, o con un brazalete de líneas de eslabones aerodinámicas al estilo de las pistas de carreras. El asombroso modelo se completa en su interior con el movimiento de manufactura propia Calibre Heuer 02, que proporciona una impresionante reserva de marcha de 80 horas. Con su embrague vertical y la rueda de pilares, el mecanismo de cronógrafo pone de manifiesto la infatigable búsqueda de precisión absoluta por parte de la marca.

Finalmente, al tratarse de un reloj de edición especial, el modelo TAG Heuer Carrera Porsche Chronograph se entrega en un estuche a medida, cuyos colores y estilo concuerdan con el destacado reloj que va en su interior. La caja negra exhibe en color blanco los logotipos de TAG Heuer y Porsche. Dentro de ella se aloja un estuche de viaje negro con dimensiones a medida y un interior rojo en el inconfundible estilo Porsche.

Aunque la colaboración oficial entre TAG Heuer y Porsche no sea quizá más que la parrilla de salida, está edificada ya sobre unos cimientos notables, como son la herencia y los intereses comunes de  dos de las marcas de lujo más buscadas y dinámicas de todo el mundo. Es una amistad que refleja los sueños y aspiraciones de las visionarias familias fundadoras. Es una colaboración genuina que  se ha ido desarrollando a lo largo de décadas en algunos de los circuitos más difíciles del mundo y   en las muñecas de pilotos que personificaban el lema de Jack Heuer: «El tiempo nunca para, ¿Nos pararemos nosotros?

Galería de imágenes

Comentarios

Más en