jueves 2 de abril de 2020
TEST | 28-01-2020 15:00

Aventurero en tres volúmenes

Manejamos la versión más equipada del Logan, que incorpora novedades como la caja CVT y un nuevo motor 1.6 de 115 CV de origen Nissan. Con pocos cambios estéticos, se suma esta inédita versión con altura elevada que evaluamos a continuación

Lejos quedó el proyecto X90 sobre el que se desarrolló el Logan como un auto de bajo presupuesto para mercados emergentes, que prometía no superar los 5.000 euros. Nunca logró ese número en ningún mercado, pero su concepto aún está vigente y ese automóvil de diseño austero y cuadrado fue evolucionando, ganando equipamiento y estética con su rediseño presentado en Ginebra en 2012. Ahora, la versión 2020 del Logan gana equipamiento de seguridad y una nueva motorización de origen Nissan que permite incorporar una caja automática CVT.

Renault Logan Intense CVT

Básicos:     
Velocidad máxima: 166,1 km/h / Potencia: 115 CV / Consumo promedio: 12,4 km/l / Precio: $ 1.013.900

Diseño-aerodinámica (✭✭✭): Teniendo en cuenta los años y la base low cost de la que proviene, se lo ve vigente y con detalles de buen gusto. Los sutiles cambios son positivos, pero el excesivo despeje le juega en contra.

Confort-espacio interior (✭✭✭): El espacio interior es su fuerte. Mejor que la mayoría a lo ancho y a lo alto, es un verdadero 5 plazas. La terminación no es destacable y el lujo no está en su espíritu. A tono con el segmento.

Motor-prestaciones (✭✭✭): No parece haber ganado en performance, y la caja no colabora en este aspecto. Las prestaciones son modestas pero suficientes en el uso para el que fue pensado. Buena noticia: cuenta con cadena de distribución.

Los más: Espacio interior  • Capacidad del baúl • Confort de marcha en ciudad  • Opción de caja CVT  

Equipamiento-instrumental (✭✭✭1/2): Instrumental superado pero que cumple su función; ídem para la pantalla multimedia. Buen nivel de equipamiento con calidad algo justa.

Suspensiones-dirección (✭✭✭✭): La dirección es algo pesada en el uso diario, pero ayuda en ruta. La suspensión es impecable en ciudad, no agota y transmite solidez. Ideal para uso diario.

Transmisión-caja (✭✭✭): Suave en ciudad cuando no se la apura. Le cuesta "adivinar" con celeridad cuando se la exige y transmite sensación de patinamiento al adelantar en ruta. Los saltos de relación simulados son ínfimos.

Los menos: Estética con despeje exagerado • Calidad interior • Prestaciones modestas • ESP sólo para caja automática 

Seguridad-frenos (✭✭✭1/2): Mejora rotundamente al ofrecer ESP (sólo la versión full CVT) y cuatro airbags. Los frenos son correctos pero la actualización del ABS estira demasiado sobre el final.

Precio-garantía (✭✭✭): El precio siempre fue un fuerte del modelo, con una atractiva relación costo-beneficio. La garantía es correcta.

Estética semi aventurera

Si bien muestra una renovación en las ópticas que ahora incluyen iluminación diurna led y el remate del paragolpes es de nuevo diseño, lo primero que llama la atención es el despeje de esta versión Intense CVT. Es extremadamente alto para un sedán, y suma un sutil contorno plástico en los pasaruedas y zócalos junto a detalles cromados en la parrilla y llantas de 16” de nuevo diseño en color oscuro. El conjunto es agradable pero, habiendo sido la altura un tema recurrente en cada parada de nuestro viaje de prueba, podemos pensar que lo que suma en el Stepway, resta en el Logan. Tal vez debamos acostumbrarnos a una nueva ola de sedanes elevados.

Renault Logan Intense CVT

Si de espacio interior hablamos, nos encontramos frente a una virtud del modelo. Los años pasaron y otros evolucionaron, pero el Logan sigue estando entre los mejores. Sobre todo a lo ancho, donde cuenta con unas medidas dignas de un segmento superior. La distancia al techo es la correcta, la inclinación de las ventanillas laterales es mínima y no interfiere cuando hay tres personas en las plazas traseras. En contrapartida, el asiento trasero es demasiado plano, lo que lo hace no tan confortable, y la butaca delantera del acompañante no se regula en altura y queda en una posición demasiado alta que complica a los altos para subir y bajar debido a la distancia al techo.

En cuanto a la posición de manejo, la butaca es regulable en altura y la columna de dirección también, aunque no así en profundidad. Se obtiene una postura cómoda y con buena visibilidad, pero algunos comandos no están bien ubicados.

El cambio más fuerte

El motor es uno de los cambios más importantes del Logan 2020. Es de origen Nissan y ya se utiliza en los Kangoo y Captur. Con 10 CV plus respecto del K4M al que reemplaza y una casi imperceptible mejora en el torque, esta planta motriz aporta confiabilidad y menor costo de mantenimiento gracias a la cadena de distribución. El HR16 1.6 SCe pesa 30 kg menos debido al block de aluminio y entrega 115 CV, pero se mostró menos brioso que en modelos de Nissan. Otro beneficio que suma con este cambio es la posibilidad de equipar una caja automática CVT que podría ser la responsable del gran despeje por lo profundo de su cárter. Esta caja se muestra suave en ciudad cuando no se la exige, pero algo lenta en ruta o cuando se le pide respuesta inmediata. Hay un retardo hasta que los conos se alinean y se genera un sonido continuo en el motor mientras se incrementa la velocidad. Existe la posibilidad de utilizarla en modo manual con 6 marchas prefijadas, pero no se obtienen beneficios.

Renault Logan Intense CVT

El conjunto logra un andar suave y prestaciones modestas. Casi 13 segundos y medio para los 100 km/h y una máxima de 166 km/h no son cifras deslumbrantes, pero suficientes. El consumo está dentro de la media en promedio, pero los 8,2 km/l en ciudad son algo elevados.

La incorporación del ESP suma en seguridad y es bienvenido sobre todo con este tipo de suspensiones orientadas al confort.

Hablando de confort, se desplaza muy bien en empedrados, transmite solidez y la ciudad le sienta bien, mientras que en lo sinuoso tiende a inclinarse. En ruta los ruidos eólicos se hacen escuchar a velocidades no tan altas, pero no se manifestaron filtraciones de polvo. El ESP es permisivo y no muestra ansiedad por intervenir, aunque las curvas veloces o los cambios intempestivos de dirección no son su fuerte. La dirección es algo pesada en ciudad; en contrapartida, su firmeza ayuda en la ruta.

Renault Logan Intense CVT

A la hora de frenar notamos algunas diferencias respecto del Stepway que probamos recientemente, ya que a último momento el ABS parece soltar el freno en exceso estirando unos metros la frenada. De todos modos, lo hace de manera segura y firme. Una curiosidad que sucedió en más de una oportunidad en las pruebas de frenado fue que una vez detenidos a cero, la caja quedó como en stand by y no respondía a ningún tipo de acción hasta que apagamos y volvimos a encender el motor. Y en otra oportunidad directamente se apagó el motor.

Equipamiento, espacio de carga y precio

Al mencionado ESP se suma la incorporación de cuatro airbags y completan el equipo de seguridad los anclajes ISOFIX y los cinco cinturones inerciales de tres puntos. Como ítems de confort se destaca el nuevo Media Evolution con tecnología Android Auto y Apple CarPlay, que le permite utilizar Spotify, Waze, Google Maps y WhatsApp en la pantalla táctil de 7”. También cuenta con Bluetooth, cámara de estacionamiento trasera, Eco Scoring y Eco Coaching, que ayudan al conductor a ahorrar combustible mientras conduce. Los cuatro vidrios son eléctricos, al igual que los espejos, y cuenta con climatizador con función automática, control de velocidad crucero y limitador. Los comandos de radio siguen estando fuera del volante, asistidos por el comando satelital típico de la marca desde el R-18. El instrumental no ofrece dificultades en cuanto a su lectura y está apoyado por un ordenador de a bordo.

Renault Logan Intense CVT

Las terminaciones y la calidad percibida no son destacables, pero sí la capacidad del baúl. Con 510 litros y una boca de carga amplia, entra de todo. Los respaldos son abatibles en 1/3 – 2/3, y la única queja pasa por la intrusión de las bisagras al cerrar el baúl. Cuenta con una rueda de auxilio convencional de 15” (las otras cuatro son 16”), que es mucho mejor que las temporales pequeñas.

Una de las virtudes de la gama Logan ha sido siempre un precio competitivo. Arranca en $ 835.100 para la versión Life, y en el otro extremo se ubica la versión probada, a $ 1.013.900. Precios acordes al segmento y con una garantía de 3 años ó 100.000 km.

at Diego Porciello

Comentarios