viernes 25 de junio de 2021
ADELANTOS | 19-10-2017 23:08

Mercedes-Benz Clase X: contacto en Chile

Por Walter Togneri (desde Santiago, Chile) - El lanzamiento mundial de la primera pick-up de la casa alemana supone un punto de inflexión en la historia de la marca. ¿Lo será también para el segmento? Primeras impresiones de manejo.

Todavía falta mucho para que la Clase X, la primera pick-up de Mercedes-Benz, llegue a la Argentina, pero sin embargo, este nuevo modelo de la marca de la estrella de tres puntas participa del día a día del público local desde hace rato.

No solo por las expectativas que despierta un modelo de este tipo fabricado por esta marca, sino porque se abrió un debate sobre el epíteto con el que la identifican: ¿es la Clase X realmente *la primera pick-up de Mercedes-Benz*?

Esta pregunta reconoce por lo menos dos formas de respuesta. La primera, es aquella que se empeña en recordar que Mercedes-Benz ya tuvo pick-up en su cartera de productos, y hace referencia a la D200 (1972-1976) , que era un auto transformado, y otra anterior (1954) que era una adaptación del 170 D. Las dos se armaron en Argentina.

Y la segunda, una mirada que tiene que ver con la actualidad: si la Clase X toma como base a la Nissan NP300 Frontier, ¿es un producto genuino de Mercedes-Benz?

Efectivamente, los ejecutivos de la marca alemana decidieron aprovechar la sinergia que nace del acuerdo de colaboración que han firmado con la japonesa y vieron en él la oportunidad de participar en un segmento en el cual no tenían representación. Tomaron la NP300 Frontier y le aplicaron una serie de modificaciones con las cuales intentan darle la inequívoca impronta de la casa de Stuttgart. Pero, ¿estará de acuerdo un cliente de Mercedes-Benz en comprar un modelo que tiene como base otro y de marca *generalista*? Para los responsables de la casa alemana la respuesta es un sí rotundo. Argumentan que no hay nada de malo en aprovechar los recursos del grupo para achicar los costos operativos y así poder desarrollar un producto que cubra las demandas de su público.

Si lo pensamos detenidamente, para desarrollar la Clase X los ingenieros alemanes realizaron un diseño completamente nuevo, tanto en el exterior como en el interior, modificaron puntos mecánicos clave, tales como, por ejemplo, las suspensiones, y si bien tomaron un motor Nissan, (el turbodiésel common-rail de 2,3 litros disponible en potencias de 163 CV para la X 220 d y 190 CV para la X 250 d) sumaron una variante naftera (X 200) con motor de 165 CV (para Dubái y Marruecos) y un V6 turbodiésel de 258 CV (X 350 d). Todos estos agregados bien pueden conforman un nuevo modelo. Sin embargo aquí, como era de esperar, surge otra inquietud: ¿lo han logrado?

La respuesta definitiva la daremos entrado 2019 cuando tengamos la oportunidad de testearla a fondo.  Sin embargo, la prueba de manejo de la que participamos en Santiago de Chile nos permite esperar con optimismo.

Modelo definitivo

Primero vimos el Concept X en Estocolmo, Suecia. Luego, fuimos de los primeros en conocer y experimentar como copilotos el desempeño del modelo definitivo en Stuttgart, Alemania, aunque en aquella oportunidad no pudimos manejarlo porque se trataba de prototipos, (piezas únicas destinadas solo a ensayos), del mismo modo que tampoco pudimos publicar mucho al respecto debido al acuerdo de confidencialidad que la marca de la estrella nos pidió firmar.  Ahora, ya no hay nada que esconder ...

Mercedes-Benz realizó la presentación de la Clase X en Chile, un evento en el cual pudimos manejar la nueva pick-up durante dos días a lo largo de un circuito preparado como para exponer al nuevo modelo a situaciones de las más diversas.

Fueron unos quinientos kilómetros en los que se intercalaron la zona metropolitana de la capital chilena, recorriendo tanto tránsito trabado como autopistas y, luego, algunos caminos en mal estado que nos conectaron con los terrenos más hostiles.

La unidad de prueba que elegimos fue una X 250 d 4Matic con caja automática en nivel de equipamiento Progressive, versión intermedia que ofrecía una dotación que no necesariamente será la que llegue a nuestro mercado. Incluso en el momento que escribo estas líneas la filial local de Mercedes-Benz estaba definiendo también la denominación de las versiones. Además de la mencionada Progressive, habrá variantes Power y Pure; la duda radica en la complejidad fonética que surgiría con esta última, que debería pronunciarse *piur* y no lleva tilde en la e...

Lo cierto es que se espera que la oferta para nuestro país esté conformada por once opciones que surgirán de la combinación de variantes de equipamiento y transmisión (cajas manuales y automáticas; tracción 4x2 y 4x4).

Manejé la versión X 250 d 4Matic con caja automática de sis velocidades.

Santiago: asfalto, ripio y montaña

El desempeño general de la Clase X fue muy satisfactorio. Lo primero que llama la atención es la calidad general del interior en el que se advierte una decoración que emparenta a esta pick-up con sus hermanos sedanes. Tal vez podemos mencionar como *muy simple* el diseño de la consola de la selectora de cambios donde también  aparece una palanca de vástago *flaco*.

La mejor posición frente al volante (de asistencia eléctrica, algo pesado en ciudad) se logra rápidamente, pero sería más fácil aun si la columna de dirección se regulara también en profundidad. Las butacas son amplias y confortables. En la unidad que manejé ambas ofrecían ajuste eléctrico y calefacción, pero el equipamiento para nuestro mercado todavía no está definido.

El tablero dispone de dos cuadrantes de aguja (velocímetro y tacómetro) y dos de segmentos luminosos (no son los que más más me gustan) para temperatura del refrigerante y nivel de combustible. En el centro aparece un display que ofrece múltiples informaciones con gráficos y tipografía  muy claros de fácil interpretación.

Las plazas traseras son generosas, aunque como en todo el segmento, la central es bastante ajustada.. Portamapas amplios, algunos portaobjetos y posavasos, y una guantera con luz y cerradura pero sin salida de aire facilitan la vida a bordo.

En este punto aparece uno de los diferenciales de la nueva pick-up; la insonorización. La aislación acústica que lograron los ingenieros de Mercedes-Benz es realmente notable, tanto que el típico ronroneo del motor llega al habitáculo como si fuera un lejano murmullo.

El otro punto fundamental es el desempeño dinámico. Los ajustes que se aplicaron a las suspensiones (básicamente, ejes reforzados y trochas más anchas) le otorgan a la Clase X un confort de marcha notable (sin duda, el mejor de la categoría) sin que el eje trasero genere rebotes molestos a pesar de su robustez (la capacidad de carga es de 1,1 toneladas) , y una estabilidad muy buena tanto en la recta asfaltada como en curvas rápidas y en  los sinuosos caminos de montaña.

También se comportó muy bien en el ripio, incluso en trepadas empinadas en las que el motor no necesitó la conexión de la baja para subir: el sistema 4Matic se ocupó de encontrar el régimen ideal. Para los descensos pronunciados, también dispone de un sistema electrónico que ayuda en la tarea.

La caja automática de seis marchas respondió de manera eficaz, aunque en ocasiones estira el paso de marcha un poquito más de lo necesario.  No dispone de levas en el volante (sí las tendrá la V6) ni posición Sport, aunque sí permite ubicar la selectora para pasar los cambios en forma secuencial.

El convertidor está relacionado de manera tal que la sexta logra "descansar" el giro del motor bajando la rumorosidad y el consumo. Solo pudimos medir de manera muy elemental el gasto en ruta a 100 km/h que arrojó unos interesantes siete litros cada cien kilómetros, es decir, un rendimiento de 14,3 km/l.

ESP, cinco cinturones inerciales y cinco apoyacabezas se suman a los siete airbags y a los frenos a discos en las cuatro ruedas (con ABS y sus complementos electrónicos) para marcar un diferencial en la categoría. Por supuesto no tuvimos oportunidad de medir las distancias de frenado, pero en principio, la respuesta del sistema  parece muy buena, tanto en el asfalto como en terrenos de baja adherencia.

Nuestra unidad también contaba con cuatro alzacristales "un toque" cámara de visión perimetral, (muy útil para maniobras de estacionamiento como para moverse en espacios reducidos y para ver espacios precisos en.el off-road), alerta de colisión y de cambio de carril, entre otros.

Las Clase X que se comercializarán en la Argentina a partir de marzo de 2019  serán producidas en el país a partir de enero de ese año en la planta de Renault de Santa Isabel, Córdoba, (en la cual también se fabricarán Renault Alaskan y NP300 Frontier, hermanas de Clase X), aunque primero veremos circular (seguramente gracias a los fotógrafos espías) los prototipos PT1 y PT 2 con los que se adaptará el nuevo modelo a las necesidades locales.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios

Más en