lunes 21 de septiembre de 2020
CLáSICOS | 12-09-2020 08:00

Chevrolet Chevy, ¿un grande con despedida anticipada?

El clásico modelo de la firma estadounidense se convirtió en uno de los mayores éxitos de General Motors. ¿En Argentina tenía para estar presente un tiempo más? A continuación, un breve repaso de su historia, a poco más de cuatro décadas de su despedida.

Más allá de los éxitos y las unidades vendidas, pocos autos logran tocar las puertas del corazón de los argentinos y perdurar por décadas, incluso cuando aquellos clásicos se despiden para siempre. Torino, Falcon, 504, Polara, 600, Rambler, Valiant, son algunos nombres que hasta la actualidad sigue en el imaginario colectivo de nuestra sociedad.

Cuántas veces han escuchado las famosas frases: "en mi casa tuvieron uno..." o "quién no viajó en un...". También quedan en el recuerdo como "el auto de algún pariente" o "mi primer auto". 

En esta ocasión, el foco estará puesto en uno de los íconos de General Motors del siglo XX, que al menos en Argentina nunca parecería haberse ido. Se trata del Chevy, uno de los autos que no sólo marcó un antes y un después en la calle, sino que también continúa desempeñándose en la pista. 

Dejando de lado la pandemia, sigue siendo uno de los gladiadores del Turismo Carretera. Es más, luego del título de Omar Gurí Martínez con Ford en 2015, los últimos cuatro años fueron para el moño con Guillermo Ortelli en 2016, y Agustín Canapino. El Titán de Arrecifes consiguió el tricampeonato, alcanzando la gloria en 2017, 2018 y 2019.

Chevrolet 400, Chevy y automovilismo

Volviendo a la historia, el Chevy no tardó en convertirse en un éxito a fines de la década de 1960 y gran parte de los '70, aunque la posta de la fama ya venía en manos de su antecesor, el 400. Este modelo que se había convertido en uno de los archirrivales del Ford Falcon. 

A pesar del duelo en las pistas, la competencia entre los "modelos grandes" fue muy fuerte en el siglo pasado, pero a lo largo que pasaron los años, varios de estos autos se fueron despidiendo. Algunos porque representaban un ciclo cumplido, otros por costos y algunos porque la nueva "moda ochentosa" con vehículos tecnológicos, más compactos y con mayor cantidad de equipamiento, comenzaron a convertirse en la compra ideal.

En el caso de Chevy, fue uno de los primeros en decir adiós en 1978, ya que por ejemplo la gama Polara siguió por dos años más, Torino hasta los últimos días de 1981 y Falcon hasta 1991 (los cuatro presentes en el TC). Más allá de su despedida, se podría decir que el modelo del moño terminó retirándose casi a las apuradas, ya que la caída en las ventas de la marca en general, la crisis en la industria, el cese de la fabricación del 400 cuatro años antes, la preferencia de los miembros del Proceso de Reorganización Nacional (última dictadura militar) por autos de la competencia, entre otros motivos, golpeó de lleno al clásico del moño.

Primero, 400

Conocido como Chevy II en otros mercados, el 21 de marzo de 1962, General Motors Argentina se convirtió en la primera y única planta en producir al 400 fuera de Estados Unidos. Versiones como Special, Super, Super Sport, RS y RS 250.

Chevrolet 400, Chevy y automovilismo

Con la llegada de nuestro Chevy (Nova en Estados Unidos) el 1 de diciembre de 1969, el 400 no dio un paso al costado y le dejó un mayor protagonismo a su descendiente.

Finalmente, como se mencionó antes, en 1974 fue retirado completamente de la oferta de modelos. En las categorías del automovilismo nacional también tuvo sus épocas de gloria (el famoso prototipo Chevitú de Froilán González), al mando de Jorge Cupeiro, Jorge Martínez Boero, Carlos Marincovich, entre otros.

Chevrolet 400, Chevy y automovilismo

Toma la posta rumbo a la gloria

Tras el lanzamiento de "nuestro 400" en 1961 en Estados Unidos, en el mercado nacional (llegó un año después) el éxito fue rotundo hasta la década siguiente. Además, hubo una generación fue producida por Chevrolet entre 1966 y 1967, aunque a la Argentina nunca llegó.

En cambio, la tercera generación, ya conocida como Nova en todas las configuraciones de la gama, veía la luz en 1968 y un año más tarde derivó finalmente en el querido Chevy nacional.

Chevrolet 400, Chevy y automovilismo

En Argentina, fue conocido en un primer momento como Proyecto 447 e implicó una inversión de 30 millones de dólares, aunque junto al desembolso se realizaron algunas modificaciones en el modelo original (Nova). Más allá del diseño, debajo del capot mantuvo varios componentes de su antecesor (400).

El Chevy nacional fue presentado en una sola versión cuatro puertas con motor 230 (3.8 V6 de 130 CV), asociado a una transmisión manual de tres velocidades. La producción del clásico del moño comenzó el 16 de agosto de 1969, pero la historia recién cambió luego de su lanzamiento, llevado a cabo el primer día de diciembre de aquel año.

El posicionamiento siempre causó dudas ya que tuvo como objetivo competir con modelos como Falcon, pero también apuntar a una categoría superior como Fairlane (segmentos E y F).

Chevrolet 400, Chevy y automovilismo

El diseño fue bastante rupturista para la época, al menos en Argentina, ya que adoptaba un estilo fastback (la caída de la luneta trasera) más aerodinámico, que salía de lo tradicional para los sedanes de la época.

Ni hablar cuando se lanzó el SS (Super Sport), presentado en 1970, que combinaba el clásico gen americano, transformando el sedán, en una coupé con motor 250 (4.1 V6 de 155 CV). Ya en las versiones dos puertas (luego también con el Serie 2), llevaba el ADN de sus hermanos estadounidenses como Camaro y Chevelle.

Finalmente, luego de estar casi nueve años en el mercado pisando fuerte con la variante sedán, las configuraciones deportivas y hasta algunos fuera de serie como Chevron, en septiembre de 1978, hace exactamente 42 años, con la retirada de GM de la Argentina, el clásico del moño pasó a la inmortalidad con 65.970 unidades producidas. Incluso, aquel año tuvo publicidades bastante exitosas con la configuración Opus 78, pero la crisis de la marca fue inevitable.

Chevrolet 400, Chevy y automovilismo

Aun así, más allá de la ausencia del grupo automotriz varios años, en el caso de haber continuado con las operaciones en nuestro mercado de manera ininterrumpida, existen bajas probabilidades de que Chevy se hubiese mantenido por mucho años más, debido a las nuevas exigencias de la década posterior con autos más pequeños.

Tal vez, podría haber tenido un "sucesor indirecto" o haber sido abaratado con el objetivo exclusivo de mantenerse en el tiempo, entre otras alternativas. De todos modos, son sólo especulaciones y eso es otra historia...

Dilan Bucchianeri Lima

Dilan Bucchianeri Lima

Comentarios

Más en