martes 26 de octubre de 2021
CLáSICOS | 10-10-2021 14:34

Así probábamos el Fiat 147 Vivace

Recordamos la prueba de manejo de uno de los modelos populares más emblemáticos de Argentina. En esta ocasión, el test pertenece a la edición de agosto de 1993 de Revista Parabrisas.

Mostramos qué cero kilómetro es éste que se puede comprar con una baja cuota mensual.

La pregunta que más nos hicieron mientras tuvimos el Vivace fue "¿Este es el famoso Fiat barato?". Pocas veces en la calle nos habían preguntado tanto por un auto.

Este fenómeno tiene su explicación: es el único auto del mundo que se vende solamente por sistema de autoahorro. Apunta a una franja de mercado que la componen aquellos que no tienen auto y aspiran a su primer 0 Km y la de quienes, ya siendo propietarios de un usado, ven la oportunidad de brindar otro auto a su familia.

La idea del auto económico rondaba desde hace varios años en Sevel. Por ello, en medio de un gran auge de producción, la opción del auto barato a partir de un diseño muy próximo -el Spazio- fue poco menos que inevitable. 

Aunque este caso también presenta su lado curioso. El Spazio T vale prácticamente lo mismo, se vende en las mismas condiciones que cualquier otro auto, es casi gemelo del Vivace, aunque presenta una sensible diferencia: no se consigue (se comenta que Sevel aún debe 4.000 de estos autos).

Fiat Vivace

Frente al Vivace el planteo es distinto al que se hace con cualquier otro auto. En lugar de averiguar que elementos trae, hay que contar los que le faltan. Es muy espartano, desde adentro hacia afuera. No trae radio, asientos delanteros sin regulación de respaldo, los pasarruedas sin tapizar y tampoco tiene agarraderas.

Los laterales y paneles de las puertas son finos y de plástico, no tiene consola, tampoco luneta térmica ni odómetro parcial y el motor no esta convenientemente aislado. Pero la propuesta sigue firme: no hay en ningún mercado un 0 Km que se compre por una cuota mensual tan baja.

La performance del Vivace es similar a la del Spazio. Monta el motor más chico de la gama Fiat en Argentina: 1.4 y 63 CV. Utiliza nafta común y le permitió acelerar de 0 a 100 Km/h en alrededor de 15 segundos. Un buen valor en el que mucho tiene que ver el bajo peso del auto -795 Kg-. Su máxima también es interesante: casi 145 Km/h en nuestra pista.

También es buena su agilidad. De 40 a 100 Km/h llegó en poco más de 26 segundos y de 40 a 120 en algo más de 34. Valores que, sumados a su tamaño y buenos frenos, lo hacen ideal para el tránsito urbano. A pesar de un motor sobredimensionado (la línea 147 nació con un motor 1.1), su consumo fue bueno.
En ruta a 100 Km/h alcanzó 13.17 Km/l y en ciudad 12.70 lo que da un promedio alto que, junto con la posibilidad de usar nafta común, agradece el bolsillo.

El confort interior esta muy condicionado. El Vivace es amplio para los pasajeros de adelante, pero no pasa lo mismo con los de atrás. Los asientos delanteros son algo estrechos e incómodos, a partir de la ausencia de regulación del respaldo. Tienen apoyacabezas, aunque algo bajos. Los traseros son más confortables, pero hay poco lugar para las piernas tratándose de personas de porte normal.

En ambos casos, lucen tapizados con un sector central en tweed y el resto plástico. Los comandos de los escasos accesorios -luces, limpiaparabrisas, calefacción, etc- son accesibles aunque poco anatómicos. El tablero tiene panel de instrumentos integral -velocímetro, temperatura de agua e indicador de combustible- con buena visibilidad de los indicadores. Aunque el "buche" que tiene sobre el lado del acompañante, no hace olvidar la falta de la guantera.

La marcha del Vivace es similar a la de sus hermanos. Es duro, ruidoso y copia bastante las irregularidades del terreno, aunque no presenta vicios notorios. En alta velocidad la tenida es buena, pero el confort está jaqueado por ruidos propios y de la circulación del aire.

Fiat Vivace

Al conducirlo, lo primero que se nota es un volante con aro muy fino y poco anatómico. Tampoco la dirección es la ideal; es excesivo el radio de giro mínimo. La maniobrabilidad se complica en espacios reducidos. Otro comando complicado es la palanca de cambios por su cierta dificultad para poner marcha atrás. Aunque al ser más corto el intercambio de marchas la incomodidad disminuye. La caja esta bien relacionada, lo que brinda satisfacciones sumada a la performance del motor.

Frena correctamente, aún a pesar de un servofreno más pequeño que el de sus hermanos, pero se nota cierta vibración en el pedal al exigirlos. La seguridad de los cinturones combinados -cuatro en total- es buena, pero al no ser inerciales, se enredan en las piernas de los ocupantes traseros en el ascenso - descenso. Además siempre se corre el riesgo de que queden atrapados al cerrarse las puertas.

La amplia superficie vidriada le otorga buena visibilidad directa. Hacia atrás no es lo mismo, debido a la falta de espejo retrovisor derecho.

Buena iluminación presentan los faros, tanto en la alta como en la baja. Los grupos ópticos traseros son visibles. Considerando el tamaño general del auto, la capacidad del baúl es buena. Especialmente, con la posibilidad de rebatir el asiento trasero. La alternativa de la tapa interna del baúl es inútil para llevar elementos livianos y de poco volumen.

Fiat Vivace

Este Vivace de Sevel despertó una expectativa que va mas allá de lo que es en realidad el auto. Con una línea poco actual, varias carencias, un motor confiable y adecuada agilidad, no es mucho menos -ni más- que el Spazio más económico. Costando casi lo mismo que este, presenta el gran atractivo de una forma de ahorro muy accesible para la franja que más lo necesita, la más baja del mercado. Hará posible el sueño de muchos y esa será la única realidad que cuenta.

Texto: Ricardo Delgado
Fotos: Juano Fernández

Desafío: Atender la demanda

La aceptación inicial del Vivace superó todas las expectativas, hasta las de Sevel, lo que solo confirma el actual recalentamiento de nuestro mercado. En su primer mes de ventas -y solo por auto ahorro- se vendieron 17.000 suscripciones del Vivace. Por eso ya es difícil conseguir comprar un plan, puesto que la mayoría de las concesionarias agotaron los cupos que les fueron asignados. 

Al reinaugurarse la nueva planta de Berazategui, donde se fabrica toda la línea Spazio, la terminal informó que su plan de fabricación era de 10.000 unidades hasta fin de este año. Pero la realidad dice otra cosa: para poder cumplir con una demanda de este tipo y responder a los compromisos ya contraídos, Sevel podrá rever su política de producción con relación a la línea 147. Se habla que en Berazategui se instalaría otra segunda planta de pinturas, seguramente apuntando a estas obligaciones.

Lo cierto es que, como sucedió en Brasil con el Uno Mille, este Vivace se podrá convertir en nuestro país en el modelo más vendido de la marca.

OTROS DATOS

Motor: 1.4 con cuatro cilindros en línea y 63 CV

Transmisión: Manual de cinco marchas

Velocidad máxima: 143,7 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 15,3 segundos

Distancia de frenado a 100 km/h: 54,1 metros

Consumo en ruta a 100 km/h: 13,17 km/l

Consumo en ciudad: 12,17 km/l

Galería de imágenes

Comentarios

Más en