martes 20 de abril de 2021
CLáSICOS | 01-11-2020 10:00

Así probábamos el Peugeot 206 GTI

Recordamos la prueba de manejo del clásico compacto de la marca francesa en su versión deportiva. En esta ocasión, el test pertenece a la edición de septiembre de 2001.

Aunque no sea una versión pensada para ubicarse en la máxima posición de ventas dentro de su clase, no existe un fabricante que se precie de serlo que no contemple versiones "deportivas" de sus modelos populares. Este es el motivo por el que Peugeot decidió incorporar una variante GTI a su gama 206, por cierto impulsada con un motor (135 CV) que lo diferencia de la mayoría de sus hermanos y que es el promotor de darle el carácter singular que merece un auto dirigido a quienes anhelan emociones fuertes.

En nuestro país, el 206 es el acérrimo rival del Renault Clio y se disputa mes a mes el primer puesto en las ventas. En el caso específico del GTI, compite con el modelo Sport 2.0 que ofrece 37 caballos más de potencia, lo que se traduce en un pequeño plus de velocidad final y aceleración. Pero en materia de elasticidad, el pequeño león supera al Clio de 60 a 120 y de 80 a 120 en cuarta y quinta respectivamente. Ahora, con la baja de precios mediante, el Peugeot revirtió su situación y cuesta casi 1.000 pesos menos que el Clio, tornándose más competitivo.

Peugeot 206 GTI

Diseño – Aerodinámica

Exteriormente, el 206 más deportivo cuenta con una imagen agresiva, al estilo de los modelos más rabiosos que corren en rally. Tiene un gran spoiler delantero, molduras laterales y llantas de 15 pulgadas que le confieren la mayor parte del carácter. También la salida de escape más gruesa marca la diferencia y, en los laterales, la sigla GTI anuncia que debajo del capot hay más de 100 caballos.

Motor - Prestaciones

Mecánicamente, el motor de este Peugeot (EW10, el mismo de algunas versiones de 406) es sobresaliente en respuesta. Rinde 135 CV y tiene fuerza prácticamente en toda la gama de revoluciones, especialmente entre las 3.500 y las 6.000 rpm. Pero es un poco ruidoso, sobre todo cuando se superan los 180 km/h, aunque no pierde el encanto de su nervio y llega a los 204 de velocidad máxima.

Las relaciones de caja bien escalonadas son en gran parte las responsables de su poder de aceleración (de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos) y también de la elasticidad (8 segundos de 80 a 120 km/h en cuarta) en donde supera al Clio Sport 2.0 que tiene 37 caballos más. Mientras no se maneje de manera deportiva, el propulsor mantiene discretos consumos, pero a más de 140 km/h se reduce drásticamente: menos de 7 km/l.

Peugeot 206 GTI

Confort - Espacio interior

Las butacas delanteras son mucho más cómodas para viajar que en el resto de la gama y se adaptan perfectamente al uso deportivo. La del conductor, al igual que el volante, se regula en altura, lo que permite una correcta posición de manejo. Aunque, si se trata de hilar fino, el cojín podría bajar un par de centímetros.

El interior es recomendable para cuatro pasajeros cómodos o cinco muy apretados; por otro lado, el acceso a las plazas de atrás es un poco incómodo ya que se trata de un auto de dos puertas y obliga a abatir las butacas delanteras para sentarse. En el habitáculo se respira una terminación más esmerada que en otros 206, pero lamentablemente presenta muy molestos ruidos a encastres.

Instrumental – Equipamiento

Con cuadrantes algo pequeños, el tablero de instrumentos (de diseño original) incorpora, en esta versión GTI, un práctico indicador de temperatura y nivel de aceite (que no trae su princiapl rival), y que se muestra muy acorde con su carácter. Entre los asientos, sobre la parte inferior de la consola central, se alojan las teclas levantavidrios y resultan incómodas de alcanzar.

Dentro del equipamiento, marca la diferencia con airbags laterales, pedalera de aluminio, pomo de selectora de aluminio, autoestéreo con pasacasete y 6 CDs, ABS y tapizados con detalles en cuero. Entre los faltantes: un comando de apertura interna de tanque de combustible.

Peugeot 206 GTI

Dirección - Suspensión

Revestido en cuero, el volante - de correcto diámetro-, comanda un sistema de dirección con las respuestas adecuadas para el nivel prestacional del auto y brinda un eficaz diámetro de giro. En otro orden, las suspensiones garantizan un excelente desempeño en trazados veloces y curvas cerradas. Si en otras versiones del mismo modelo transmitía la sensación de ser muy "liviano" de cola, en ésta, en especial durante bruscos cambios de dirección, brinda una envidiable sensación de seguridad, sobre todo cuando se realiza un manejo de índole deportivo.

Por otro lado hay que tener en cuenta que esta eficacia se traduce en un andar demasiado áspero en ciudad y asfaltos desparejos. La dureza de las suspensiones hace que se transmitan vibraciones y ruidos al transitar por empedrados o pequeños pozos, muy comunes en las calles de nuestro país.

Transmisión – Caja

Algo ruidosa y de largos recorridos, la selectora presenta algunas imprecisiones en el paso de los cambios. De todas maneras la caja está bien relacionada y permite aprovechar la potencia del motor. Durante las pruebas de aceleración, el tren delantero presentó excesivos patinamientos; se recomienda acelerar con extrema suavidad en terrenos resbaladizos para evitar molestos retardos.

Peugeot 206 GTI

Seguridad-Frenos

En cuanto a los frenos, con discos en las cuatro ruedas, sólo cabe mencionar un sistema da gran poder que lo detiene en distancias cortas y con un antibloqueo que actúa de manera impecable. En condiciones extremas mantiene la línea recta y transmite una agradable sensación de seguridad (claro que se trata de un auto bastante liviano). Otro de los aspectos que refuerzan su nivel de seguridad son los airbags laterales y la agilidad en el tránsito.

Precio

Los $ 21.820 que cuesta colocan al 206 GTI, como se dijo, casi 1.000 pesos por debajo de su principal rival, el Clio Sport 2.0. Este último lo supera en potencia, velocidad final y aceleración, pero el Peugeot tiene más elasticidad, lo que le confiere mayor confort en el manejo urbano y de ruta. También el autoestéreo ofrece mejor sonido y el tablero cuenta con más información. En resumen, el pequeño León está mejor equipado y cuesta unos pesos menos que el Clio. En pocas palabras, un auto con carácter que no defraudará a los usuarios de la marca y que sigue ofreciendo un diseño muy actual y atractivo.

Por Augusto Brugo Marcó
Fotos: Christian Welcomme y Renaldo Rezzo.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios

Más en