lunes 23 de septiembre de 2019
TEST | 05-06-2019 17:50

Peugeot 208 HDI

Llega desde Europa para mantener viva la oferta de motores Diesel entre los hatchback compactos. Bien equipado, la respuesta del motor, con un consumo mínimo, es su mayor virtud.

Los motores Diesel enfrentan una época de duda para la propulsión de modelos de pasajeros. Su efectividad en términos de niveles contaminantes está en discusión en muchos de los países de la Unión Europea, condición que viene de larga data y que se agudizó luego del famoso Diesel Gate de Volkswagen.

Según estudios de entidades del Viejo Continente (Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, por ejemplo), los motores Diesel generan hasta cuatro veces más contaminación atmosférica al emitir niveles muy superiores de dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas en suspensión (dos de los principales contaminantes del aire), que los similares del ciclo Otto.

Para tratar de corregir este problema, las autoridades impusieron leyes más estrictas que obligan a las automotrices a aplicar métodos cada vez más sofisticados para alcanzar las metas que esas normas exigen. Así nacieron los filtros de partículas (conocidos como FAP, o Filtro Anti Partículas), y la tecnología de aditivos (urea) que se inyectan en el sistema de escape. Con todo, los motores Diesel siguen representando un problema para algunas naciones que han decidido prohibirlos en un futuro no muy lejano.

Resumen:

Básicos:  Velocidad máxima 178,7 km/h / Potencia 92 CV / Consumo promedio 18,7 km/l

Calificación:

Diseño aerodinámico (✭✭✭1/2): Su diseño no acusa el paso del tiempo. En esta versión el despeje nos pareció algo acotado, especialmente en la zona de la trompa. 

Confort espacio interior (✭✭✭): Las butacas delanteras son amplias, pero en las plazas traseas el espacio es reducido. Baúl de capacidad promedio: 318 litros.

Los más: Consumo/Autonomía • Respuesta del motor • Equipamiento • Diseño

Motor prestaciones  (✭✭✭✭): Uno de los pocos exponentes de los Diesel entre los compactos. Responde con agilidad, aunque las prestaciones son ajustadas. Pero se destaca en consumo: no gasta nada.

Instrumental equipamiento (✭✭✭✭): La dotación es generosa, tanto en confort como en seguridad. La rueda de repuesto es temporal.Tablero completo y preciso.  

Los menos: Precio • Garantía • Tacto de la selectora • Habitabilidad trasera

Suspensión dirección (✭✭✭1/2):La respuesta dinámica es muy buena, pero en la ciudad los trenes de rodaje se muestran algo ásperos. La dirección eléctrica puede resultar liviana en la ruta.

Transmisión caja (✭✭✭1/2): La caja de quinta está bien relacionada y no hace necesaria una sexta. El tacto de la selectora no es el más agradable.

Seguridad frenos (✭✭✭✭): Está bien equipado en este rubro: cuatro discos, ESP, Isofix... Y responde bien en la pista. 

Precio Garantía: Es caro. Por su precio se puede acceder a modelos de mayor jerarquía. Además, la garantía es de dos años.

Peugeot 208 HDI

Mientras tanto, nuestro mercado también se ha alejado de esa tecnología, aunque por otros motivos. Hace tiempo que los vehículos con motor a gasoil vienen perdiendo terreno, especialmente en el segmento de los compactos; tanto es así, que en la actualidad es el grupo PSA Peugeot-Citroën el que tiene la "exclusividad" con algunos de sus modelos. En el segmento B aparecen los "primos" Peugeot 301 y Citroën Celysée, que compiten en el nicho de los sedanes, pero en el de los hatchback el único modelo con motor Diesel disponible es el Peugeot 208 HDI.

Siempre a la moda

Esta nueva versión del 208 fue presentada en el Salón de Buenos Aires en junio de 2017, pero su comercialización se inició a finales de ese año. Llega desde Eslovaquia, con una carrocería que parece no acusar el paso del tiempo y en la que sólo podemos indicar como detalle a tener en cuenta un despeje que obliga a tener cuidado con las imperfecciones del camino, especialmente lomos de burro y badenes pronunciados.

Peugeot 208 HDI

Vale destacar que una de las diferencias de este modelo con el resto de la gama aparece en los retrovisores externos: en el HDI tienen carcasa cromada con luz.

En el interior, el nivel de calidad está por sobre el promedio del segmento, aunque sin exagerar. Aparece una gran cantidad de plástico y algunos encastres se mostraron ruidosos en terrenos desparejos. Por lo demás, no se advierten muchas diferencias respecto de los 208 disponibles hasta ahora.

Las butacas delanteras son confortables, con la del conductor regulable en altura, la cual, al combinarse con el volante de doble ajuste, facilita la maniobra de encontrar la mejor posición de manejo en el entorno conocido como i-Cockpit, conformado por un volante de diámetro reducido y tablero elevado.

Peugeot 208 HDI

Atrás, las superficies se reducen notablemente: tanto el espacio libre hasta el techo como el disponible para las piernas son ajustados, motivo por el cual los viajes prolongados pueden resultar incómodos. Además, la plaza central es muy pequeña.

En cuanto al baúl de este modelo, ofrece 318 litros de capacidad, medida destacada ya que en la mayoría de sus rivales es menor. Por ejemplo, el Ford Fiesta hatchback dispone de 281 litros. Para incrementar la capacidad, los respaldos traseros se abaten en proporción 60/40.

Peugeot 208 HDI

Completo

La dotación de equipamiento de la que dispone el 208 HDI es la correspondiente al nivel Allure, conformada por una interesante lista de elementos. En ella se destacan el climatizador bi-zona (sin salidas para las plazas traseras) y la pantalla táctil de siete pulgadas desde la que se comandan varias funciones y hace las veces de monitor para la cámara de marcha atrás, pero no dispone de navegador. El techo panorámico de cristal es enorme (llega hasta las plazas traseras), pero es fijo y su perímetro interior está recorrido por luces led de color azul de dudosa elegancia.

El volante es multifunción, pero sólo para los controles del audio, mientras que el control de velocidad crucero y el limitador de velocidad se gobiernan desde un comando remoto que aparece a la izquierda de la columna de dirección. Las llantas son de aleación, pero la rueda de repuesto es de uso temporal.

Peugeot 208 HDI

El tablero dispone de cuatro instrumentos de aguja y un gran display central para las lecturas de la computadora de a bordo. Es preciso y, tanto por diseño como por tipografía de los cuadrantes, su lectura se hace sencilla. Sólo puede aparecer algún inconveniente para las personas que prefieren manejar con la butaca muy abajo y el volante en la posición más alta porque, en tal situación, el volante puede tapar parte del tablero.

ESP, seis airbags, ABS con REF y AFU, anclajes Isofix, cinco inerciales y cinco apoyacabezas regulables en altura, sensores de estacionamiento y antinieblas delanteros y trasero, conforman una dotación completa en el rubro seguridad, en la que también aparecen los frenos a disco en las cuatro ruedas.

Peugeot 208 HDI

La clave

La respuesta dinámica de este modelo es muy buena, aunque con cierta tendencia a la dureza. Los trenes de rodaje se muestran firmes, condición que beneficia la circulación en la ruta y que se manifiesta con rebotes molestos en el circuito urbano. La dirección, en cambio, responde muy bien en la ciudad con un volante que se deja manipular casi sin esfuerzo, suavidad que en ocasiones resulta liviana para la ruta.

También frena muy bien, aunque hay que acostumbrarse al tacto del pedal de frenos, que al principio reacciona muy arriba. En la pista medimos una respuesta coherente: por ejemplo, para detenerse por completo desde 120 km/h recorrió 63,6 metros.

Pero la clave de este 208 es el motor HDI, el mismo que utilizan sus primos de tres volúmenes. Se fabrica en Francia y es un cuatro en línea 1.6 alimentado por inyección directa common rail con turbo e intercooler que entrega 92 CV de potencia y 23,5 kgm de par, destacada marca de torque disponible a partir de las 1.700 rpm, régimen muy bajo que le otorga a este eficaz propulsor un desempeño sobresaliente. Efectivamente, esta es la clave del pequeño león.

Peugeot 208 HDI

Se trata de un propulsor progresivo, que entrega su poder en todo momento,característica que se traduce en una sorprendente agilidad urbana, aunque por la relación elegida para la caja (que trabaja con una selectora de tacto algo impreciso), los cambios más utilizados en la ciudad son primera y segunda. Las tres restantes son largas, condición que contribuye a reducir el nivel de ruido del motor y, especialmente, el gasto de combustible; en nuestras pruebas medimos un consumo “miserable”: el rendimiento promedio fue de 18,7 km/l, excelente, marca que implica una autonomía de 990 kilómetros.

Peugeot 208 HDI

El resto de las prestaciones están a la altura de este tipo de modelos: 178,2 km/h de velocidad máxima y 12,6 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h. Las recuperaciones también son muy buenas: para pasar de 80 a 120 km/h en cuarta tardó 10,1 segundos.

Pieza única

El Peugeot 208 HDI se ofrece en una sola versión, Allure, pero, además, es el único hatchback compacto con motor Diesel que actualmente se puede adquirir en el mercado local. Esa característica y su procedencia (por llegar de Europa debe pagar un arancel a la exportación), hacen que su valor de venta sea elevado: al cierre de esta edición la lista de Peugeot Argentina le otorgaba un precio de 445.700 pesos.

Por otra parte, la garantía que Peugeot ofrece por el 208 HDI es de dos años o cien mil kilómetros, cobertura que se queda corta incluso con respecto a modelos de la misma marca.

FICHA TÉCNICA

 

En esta Nota

Alejandro Cortina

Alejandro Cortina

Comentarios

Actualidad

Minuto de Noticias

Toda la información en 60 segundos.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario