domingo 15 de septiembre de 2019
CLáSICOS | 25-08-2019 12:40

Así probábamos al Chevrolet Corsa

Recordamos el test realizado a uno de los míticos compactos del moño, en su versión GL de tres puertas.

Luego del retorno a la Argentina en 1994, General Motors tuvo como misión volver a reinsertarse en el mercado con un nuevo vehículo exitoso. Dentro de la gama de opciones que tenía la compañía, en Brasil se presentó al Chevrolet Corsa en 1993, un pequeño auto que derivaba de la marca Opel, como sucedió con diferentes modelos de la época.

Tras la revelación del rodado del moño, un año después se presentó el Corsa GL, una inédita variante que incorporaba nuevo equipamiento para el clásico de Chevrolet. A la Argentina, provino desde los primeros años desde el país vecino, aunque a partir de 1997, la inauguración de la terminal industrial automotriz ubicada en Rosario (Santa Fe), incentivó los planes de producción nacional.

El auto de GM se vendió a lo largo de los años en variantes tres y cinco puertas, sedán, familiar (rural), y pick-up. A continuación, recordamos el test realizado en la edición de junio de 1995 de Revista Parabrisas a la variante GL, del vehículo de Chevrolet. 

TEST

Moderno y costando u$s 14.600, el Corsa 1.4 plantea el ingreso de General Motors al peleado segmento de los chicos

El Corsa de General Motors representa algo así como el ariete de la poderosa empresa en su retorno al país. Sin duda, entre su ida -1978- y la vuelta -1994- muchas cosas cambiaron, y una de las principales fue la decisión de encarar el segmento de los autos chicos. Una gama que en los últimos tiempos cobró vigencia también en nuestro mercado, hacia el cual las principales terminales e importadores apuntaron sus armas. Ford Fiesta, Renault Clio, Daihatsu Cuore, Fiat Uno, Daewoo Tico, etc, se abalanzaron sobre el segmento en la Argentina. El Chevrolet Corsa GL 1.4 EFi, recién llegado a éste, promete complicarles la existencia a todos. En principio, con un diseño moderno, muy agradable y técnicamente apropiado. 

Luego, también con un precio que hace temblar a muchos; poco más de u$s 14.600.

El estilo de este Corsa es, dentro de todos los que apreciamos en nuestras calles, uno de los más atractivos y simpáticos. Sin llegar al revolucionario Twingo, es más personal que éste. Su fundamento parte de una línea ovoidal, muy estilizada, donde las luces -por tamaño y forma- influyen más que en otros casos el carácter del diseño. El capot es bajo y lanzado, el parabrisas muy inclinado y el techo corto. Esto se completa con una caída marcada de la luneta, que hacen muy interesante el perfil. De frente, se destacan sus faros chatos y ovales en una trompa que presenta un babero plástico agradable y pronunciado.

Chevrolet Corsa

De atrás, también los grandes faros personalizan el sector. El hecho de contar con sólo dos puertas y un Cx de 0.35, contribuyen a la fluidez de la línea. Los embellecedores de ruedas, se integran muy bien al concepto general.

El motor 1.4 deriva directamente del 1.0 que equipa al Corsa Wind brasilero -para cuya entrega había que esperar hasta seis meses-. En relación a éste, tiene 10 CV más, lo que posibilita que su máxima supere levemente los 150 km/h. Este cuatro cilindros, transversal, tiene árbol único a la cabeza e inyección monopunto. Con una compresión de 9.4:1 desarrolla 60 CV a 5.200 rpm y acelera de 0 a 100 km/h en 14s15. El consumo es contenido: 13.85 km/l a 100 km/h. Lo que, con una capacidad de tanque de 46 litros, le brinda muy buena autonomía -supera holgadamente los 600 kilómetros.

El momento de ascender o descender del Corsa es lo más comprometido respecto a su confort. Allí, el hecho de contar con dos puertas, condiciona la operación, aunque no más que en otros casos similares. Los asientos delanteros son cómodos. Anatómicos y confortables con posibilidades normales de regulación. Los traseros, también son cómodos en sí mismos, aunque el sector está condicionado por el limitado espacio para las piernas de los ocupantes.

Los comandos son accesibles y anatómicos, racionalmente ubicados y, sobre todo, modernos. El instrumental es muy visible y de agradable diseño. Tiene gran cuenta kilómetros y cuentavueltas y dos relojes más pequeños con temperatura de motor y depósito de combustible. El panel se integra muy bien a la consola central y a la arquitectura general del interior. Es buena la calidad del tapizado y también la terminación.

Chevrolet Corsa

En ciudad, este Corsa GL 1.4 EFi es muy ágil. Su tamaño, peso y buena dirección -no asistida, aunque liviana y precisa- son determinantes. A esto también contribuye una caja de cinco marchas y MA con relaciones muy bien escalonadas y comando preciso. Es rumoroso, sin embargo, en piso irregular y copia fielmente el terreno, lo que agudiza el inconveniente. En ruta, su comportamiento es bueno, aunque su escasa distancia entre ejes -2m44- lo hace sensible a vientos cruzados y pavimento desparejo, aunque sin llegar a comprometerlo.

La visibilidad del Corsa es muy buena. Sus amplias superficies vidriadas sobre un diseño muy compacto y con sectores curvos y retrovisores de buen tamaño, ayudan mucho a la función. En tren de críticas, los apoyacabezas traseros afectan la visión hacia atrás a través de la luneta, sin embargo, esto está muy bien compensado por los retrovisores externos. Los frenos son buenos. No muestran fatiga ante la exigencia, aunque presentan vibraciones cuando se aplican sobre terreno irregular. Sin embargo, en ningún momento perdieron capacidad, ni variaron su consistencia.

El Corsa GL viene equipado con cinco cinturones de seguridad: dos combinados delanteros -regulables en altura- y tres abdominales traseros. Todos cumplen muy bien su función. Se destaca la presencia de cuatro apoyacabezas.

Chevrolet Corsa

Las luces son un punto a favor muy grande del Corsa. Las delanteras tienen gran penetración, proporcionando iluminación clara y repartida. Las traseras, están muy bien diagramadas y presentan buen tamaño, ubicación y color, siendo fácilmente distinguidas.

Este desembarco dentro del interesante segmento de los chicos, está avalado por la fábrica más grande del mundo, experiencia del modelo a todo nivel, diseño personal, moderno y exitoso y un precio más que tentador. En caso de que se construya en Argentina, este Chevrolet Corsa tiene argumentos de sobra para pelear con buenas posibilidades en el competitivo mercado de los más pequeños. Y esto sólo significa que le puede "aguar la fiesta" a más de uno de sus potenciales rivales.

Otros datos 

Motor: 1.4 litros con cuatro cilindros en línea y 60 CV

Transmisión: Manual de cinco marchas

Velocidad máxima: 150,6 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 14,2 segundos

Distancia de frenado a 120 km/h: 58,5 metros

Consumo en ruta a 100 km/h: 13,8 km/l

Consumo en ciudad: 12,4 km/l

Galería de imágenes

Comentarios

MUSICA

Bambi

"Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario