miércoles 20 de enero de 2021
CLáSICOS | 29-11-2020 14:07

Así probábamos el Jeep Grand Cherokee TDI

Recordamos la prueba de manejo de uno de los SUV más exitosos de la firma estadounidense. En esta ocasión, el test pertenece a la edición de octubre de 1999 de Revista Parabrisas.

La nueva nave insignia de Jeep es un elegante SUV que brilla en la ruta con el motor turbodiésel más poderoso de su categoría.

Antes de comenzar el viaje que nos llevaría a recorrer un par de miles de kilómetros por la provincia de Buenos Aires, dedicamos unos minutos a observar las principales modificaciones del nuevo Jeep Grand Cherokee TDI.

A simple vista deja entrever que está lejos de ser una pasada en limpio de la versión anterior (del cual se vendieron 1.8 millones de unidades a nivel mundial y más de 3.500 en Argentina); sólo un centenar de piezas son lo que tienen en común.

Con dichos antecedentes y el hecho de que el modelo predecesor de este nuevo Grand Cherokee dejó el escenario preparado para la llegada de este último, Chrysler se propuso un importante desafío en nuestro país: invertirá 20 millones de dólares para su producción en la planta de Córdoba, con lo que apunta a fabricar un estimado de 3.500 unidades por año a un ritmo de 20 por día; curiosamente, la misma cifra de vehículos vendidos hasta el momento en nuestro mercado.

Pero más allá de sus importantes objetivos, la nueva Grand Cherokee llega con una fuerte novedad: el propulsor Diesel más potente que existe en su segmento. Con 5 cilindros y 150 CV, este motor convierte a la Grand Cherokee en el SUV más poderoso entre los TDi y, además, se ofrece en versión V8 de 235 CV y de 6 cilindros con 195 CV.

Jeep Grand Cherokee TDI

Estas primeras unidades se importarán desde la planta austriaca de Graz; a principios de noviembre comenzarán a producirse aquí y, un mes después, a comercializarse. Con estas versátiles motorizaciones, Chrysler deja bien marcado que su política comercial apunta a liderar el mercado de los Sport Utilities en Argentina.

Diseño - Aerodinámica

Al mirarla de frente queda en evidencia que su estética difiere notoriamente con respecto al modelo anterior. Ahora su trompa tiene la parrilla más redondeada, el parabrisas está más inclinado y los grupos ópticos conforman un conjunto armónico que, a pesar de sus sensibles diferencias, hacen que conserve la identidad de los productos Jeep. Estas formas no sólo dinamizan la imagen del vehículo; favorecen su coeficiente de penetración, que retribuye con un consumo más ajustado y mayores posibilidades velocísticas.

La gama Grand Cherokee viene con dos niveles de equipamiento. Limited y Laredo (esta última fue la que probamos). Mientras que por un lado mantiene casi la misma distancia entre ejes respecto al modelo anterior, por otro aumenta la longitud en 10.9 cm, el ancho en 4 cm y el alto en 5.5 cm. Mayores dimensiones que han contribuido a mejorar el confort interior.

Jeep Grand Cherokee TDI

Motor - Prestaciones

El probado motor de origen italiano VM que equipaba a la anterior versión fue utilizado como base para obtener un propulsor estupendo. Así pasó de cuatro a cinco cilindros, de 2.500 cm3 a 3.100 cm3 y de 115 CV a nada menos que 150 CV conservando las mismas medidas internas (diámetro por carrera). Pero eso no es todo; también obtiene un envidiable torque: 37.5 kgm a 2.000 rpm. La unidad, acoplada a una caja automática de cuatro velocidades, proporciona comportamiento intachable en ruta y ciudad.

Acelera bien de abajo -de 0 a 100 km/h en 13.7 segundos-, y tiene una buena progresión a altos regímenes, obteniendo una nada despreciable máxima de 173 km/h. Esta nueva planta motriz supera con creces a la anterior, aunque en los consumos promedio resulta algo golosa: 1 litro cada 8.4 kilómetros.
También se le puede criticar el rumoroso sonido que emite el motor, una característica que ya es típica en los motores VM.

Confort -Espacio interior

En un habitáculo cuyo acceso se ha facilitado al disminuir su altura en 2.8 cm, tomamos la ruta 3 para dirigirnos a Tandil. Fue en este ámbito donde vivimos las primeras impresiones de la Grand Cherokee.

Como era de esperar, en el interior la percepción de calidad de los materiales, la ambientación, la ergonomía de los asientos y los comandos están al más alto nivel de confort. Sentarse en la mullida butaca con múltiples reglajes eléctricos invita a recorrer centenares de kilómetros sin mayor esfuerzo.

Jeep Grand Cherokee TDI

El espacio de las plazas delanteras resulta formidable... contrariamente, el confort de las plazas posteriores que, pese a ofrecer mayor espacio -4 cm más ancho-, no guarda relación con el de las delanteras. Esto lo notarán, sobre todo, las personas altas, que deberán flexionar demasiado las piernas y se verán imposibilitadas de descansar bien los muslos sobre el cojín.

Respecto al espacio de cargas, ahora la rueda de auxilio se esconde bajo el piso, por lo que creció en 36 litros de capacidad y, a la vez, se ha favorecido el acceso de la carga al rebajar el piso en 2.8 centímetros.

Instrumental - Equipamiento

En los largos trayectos de ruta, alternamos el manejo con Ricardo Delgado, y entre otros intercambios de opiniones (como destacar el confort impecable de este Grand Cherokee), coincidimos plenamente en que ofrece un instrumental claro, grande y sobre todo completo. La amplitud de información se ve reflejada en el velocímetro en millas y km/h -con mínimo error-; indicadores de presión de aceite, nivel de carga y temperatura del motor, odómetro digital y un sinnúmero de luces testigo que anuncian, entre otras cosas, anomalías en el motor. Airbags y ABS son el valor agregado al que la marca Jeep nos tiene acostumbrados.

Este modelo ofrece un verdadero placer en viajes; autoestéreo de alta fidelidad de 180 vatios con comandos satelitales en el volante, práctico control de velocidad de crucero, amplios retrovisores con comando eléctrico y acabados en madera, lo definen como un auténtico living rodante. Asegura manejar largos tramos sin fatigas y con los sentidos satisfechos.

Jeep Grand Cherokee TDI

Dirección - Suspensión

Tomamos la ruta Interbalnearia desde Mar del Plata para dirigirnos a los médanos de Pinamar. Y, tras 124 km, confirmamos que las suspensiones ofrecen lógico equilibrio; se adaptan muy bien a la ruta, la ciudad y los caminos de ripio. Sus recorridos no fueron concebidos para el más crudo de los triales pero, de todas formas, ambos ejes responden muy bien en la arena y en los huellones con barro. Su fuerte, como dijimos, es el confort.

El sistema de dirección es a bolillas recirculantes asistido, ofrece una excelente maniobrabilidad y un reducido radio de giro si tenemos en cuenta su porte de 4.610 mm de largo.

Transmisión - Caja

Cuando solicitamos los vehículos para test, en lo más íntimo siempre deseamos que la unidad venga equipada con caja manual. Esta vez no pudimos cumplir nuestro anhelo, ya que al momento de la entrega, la eficiente Moira Dillon, de Chrysler, nos anunció que el nuevo Grand Cherokee se equipa sólo con caja automática.

Tras conectar la palanca en posición "D" notamos que las relaciones son un poco largas; en la ciudad se revela muy ágil y útil, pero en la ruta y, sobre todo, al momento del sobrepaso, el instinto nos invitaba a bajar un cambio. Aunque se trata de una cuestión de costumbre, consultados los usuarios de Grand Cherokee con caja automática, la mayoría asegura que, puestos a elegir, no volverían a utilizar la manual.

Jeep Grand Cherokee TDI

En cuanto al sistema de tracción, dispone del sistema Quadra Trac que se basa en un esquema mecánico - hidráulico con diferencial central. En condiciones normales reparte el 90 % de la fuerza al tren posterior y el 10 % restante al anterior. En función de la pérdida de motricidad de un eje u otro, el par se distribuye de forma automática al eje con mayor motricidad. En un futuro se ofrecerá como opción el novedoso sistema Quadra Drive -similar al que utiliza el clase M de Mercedes Benz- que puede llegar a distribuir toda la fuerza a la única rueda que pisa el suelo.

Ruta - Todo terreno

Las cualidades dinámicas del nuevo Grand Cherokee se disfrutan sobre todo en la ruta, aunque al momento de encarar terrenos difíciles no desentona. Como dijimos, no fue pensado para el trial más atrevido, pero de todas maneras puede subir médanos con la más absoluta soltura, vadear agua de 87 centímetros de profundidad, afrontar ángulos de 37 grados, inclinarse 45 grados y hasta superar obstáculos con más de 20 centímetros de alto sin que toquen abajo. Esto significa que, a pesar de sus limitaciones para el off - road puro, lleva el sello Jeep, lo que no significa poco para estos menesteres.

Seguridad - Frenos

Tránsito de domingo a la noche y lluvias intermitentes. De regreso a Buenos Aires por la Ruta Nacional 2, ese fue el exigente escenario propicio para comprobar las aptitudes de este Grand Cherokee en lo que concierne a seguridad.

Los faros delanteros con ópticas dobles integradas, ofrecen un 60 % más de luminosidad y proyectan un haz más ancho y más largo. Un punto en el que se reveló excelente.

Jeep Grand Cherokee TDI

Los frenos de disco en las cuatro ruedas, el ABS y el EBD (distribuidor de fuerza de frenado) fueron eficientes, no acusaron fatiga y lo detuvieron en distancias coherentes: de 120 km/h a 0 en 64.8 metros. La visibilidad general ha mejorado, aunque la inclinación y el grosor del parante delantero la dificulten. Mantiene el doble airbag de serie, cuatro apoyacabezas y cuatro cinturones inerciales con reglaje en altura (el trasero central es abdominal). En síntesis, un vehículo al que se lo percibe seguro en toda situación y terreno.

Precio

Es evidente que Chrysler pretende aumentar su volumen de participación en el mercado de SUV con la incorporación de este motor Diesel de 150 CV de potencia. Sus principales competidores ofrecen 125 CV y son menos veloces. Esta versión Laredo cuesta u$s 54.900 (el Limited, u$s 59.900), por lo que se ubica por sobre la mayoría a excepción del Mitsubishi Montero, que cuesta 5.000 más.

Desde que fuera lanzado en los EE.UU. hace un año, ya se vendieron 198.000 unidades; un dato que quizás le interese a los 3.500 propietarios argentinos de la anterior Grand Cherokee... por aquello de que a mayor cantidad de usuarios menor cantidad de problemas.

Por: Augusto Brugo Marcó
Fotos: Juano Fernández

Jeep Grand Cherokee TDI

Más "correcaminos" que "trialero"

Primera sorpresa: el nuevo Grand Cherokee es bastante más grande que la versión que conocemos; sin embargo, no lo parece y, por lejos, es más lindo. La segunda sorpresa provino de un motor que mueve bien de abajo y que cuando el cuentavueltas acusa apenas 2.900 rpm en directa, ya está en 160 km/h. Este par de comentarios fue lo más elocuente que se me ocurrió para definir al nuevo Jeep Grand Cherokee TDi. Pero luego de hacerle casi 1.500 km, lo mío sería muy pobre si fuese lo único que hubiera observado.

Es notable el nivel de insonorización del habitáculo a máxima velocidad (además, es muy confortable y suntuoso); no hay filtraciones de aire ni ráfagas ruidosas. La caja automática me pareció muy cómoda, pero con relaciones intermedias muy largas (2da y 3era), que penalizan al Grand Cherokee en elasticidad y recuperación.

La cuarta acopla cuando el motor alcanza las 3.650 rpm y ya suena exigido. Impresionan también la capacidad de frenaje y la tenida en ruta. No hay cabeceos inquietantes ni rebotes de las suspensiones; los únicos movimientos fuera de lugar tienen más que ver con el suelo desparejo y un despeje al piso (22 cm) que no el el ideal para el correcto desempeño aerodinámico. En definitiva, creo que, a pesar de cumplir con un buen número de requisitos para ser un Todo Terreno, a este Grand Cherokee TDi se le advierten más condiciones como un muy válido Sport Utility.

Por Ricardo Delgado

OTROS DATOS

Motor: 2.5 turbodiésel con cinco cilindros en línea y 150 CV

Transmisión: Automática cuatro velocidades

Velocidad máxima: 173,6 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 13,6 segundos

Distancia de frenado a 100 km/h: 47,2 metros

Consumo promedio: 8,4 km/l

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios

Más en