jueves 29 de septiembre de 2022
HISTORIA | 30-12-2017 10:00

El motor más exitoso en la historia de la F1 cumplió 50 años ¿Sabés cuál es?

Hace medio siglo la empresa inglesa Cosworth, con el financiamiento de Ford y la aprobación de Lotus, introdujo al motor DFV: el más exitoso en la historia de la máxima categoría.

Bien sabido es que la Fórmula 1 de hace cincuenta años atrás era muy diferente a la actual. En cada box se respiraba simpleza, se manejaban presupuestos no demasiado abultados, y el temor estaba a flor de piel en cada salida a pista. Sin duda la tecnología era un complemento minoritario, aunque no debía descuidarse.

En 1966 el reglamento estableció un incremento en la cilindrada de los motores, que hasta ese momento era de tan solo 1.5 litros. Los nuevos impulsores debían duplicar la cilindrada a tres litros. Lotus, el equipo de Colin Chapman y favorito del momento, no disponía de un motor a la altura. Su proveedor Coventry Climax decidió no desarrollar un motor de gran cubicaje, y Chapman debió buscar reemplazo. Pensó que Cosworth sería la solución.

La empresa de Mike Costin y Keith Ducksworth (Cosworth) era la encargada del desarrollo de diversos motores Ford, incluso los que se utilizaban en la Fórmula 2, de 1.8 litros. Los socios convencieron al gigante americano a que invierta en el desarrollo de un nuevo motor para Fórmula 1. El costo del desarrollo costaría 100.000 libras esterlinas.

Usando la tecnología de dos bloques de cuatro cilindros en línea enfrentados, crearon el Cosworth DFV, un V8 a 90° de 2.993 cm³, que desarrollaba algo más de 400 caballos de fuerza a 9.000 rpm. Su debut fue en Zandvoort 1967, donde los Lotus 49 de Graham Hill y Jim Clark lograron pole y victoria respectivamente.

Pero el secreto del motor iba más allá. El DFV (Double Four Valve) tenía un peso de tan solo 168 kilos, siendo además el primer block encargado de formar parte estructural del monoplaza. Si bien la potencia no era de las mejores en la época, ofrecía confiabilidad, era compacto y mucho más liviano que los V12 de Ferrari. En 1968 se llevó el primer campeonato de la mano de Graham Hill.

DFV: EL MOTOR ACCESIBLE

Sin embargo desde fines de 1967 el Cosworth DFV ya no fue exclusividad de Lotus. Viendo la supremacía que lograba, Ford decidió que diferentes equipos pudieran equiparlo. El objetivo era no convertir la categoría en un monopolio de Lotus, lo que podría haber dañado la imagen de la marca. Desde ese entonces, el mejor motor del momento estuvo disponible para cualquier equipo particular, y a un precio reducido.

Pronto los equipos Brabham, Tyrrell, McLaren, Matra, March, Lola, Williams, Ligier y otros, comenzaron a utilizarlo. Incluso en 1975 todos los F1, a excepción de Ferrari, contaban con motor Cosworth DFV. Con algunas mejoras con los años se supo elevar la potencia hasta los 500 caballos de fuerza a un régimen de 11.000 rpm. Estuvo vigente hasta mediados de la década del ochenta, logrando durante ese tiempo 12 títulos de pilotos, 10 de constructores y 155 victorias.

También tuvo participaciones en Cart (el campeonato norteamericano) donde obtuvo otros 10 títulos, junto a otras diez victorias en las míticas 500 Millas de Indianápolis, y diversos usos en carreras de larga duración en Europa o Estados Unidos. Estas variantes ofrecieron mejoras y diversas variaciones reglamentarias para que pueda ser competitivo, como la implementación del turbocompresor.

Además de ser el más exitoso en la historia de la Fórmula 1, muchos lo consideran el mejor motor de carrera de todos los tiempos. ¿Será así?

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Más en