martes 21 de mayo de 2019
NOVEDADES | 26-04-2019 18:54

Ford Ranger Raptor: manejamos la nueva pick-up que llegará a la Argentina

Es la flamante versión deportiva de la pick-up mediana del óvalo que se fabrica en Tailandia. Estrena una motorización más potente y caja de diez velocidades. Se destaca por el tratamiento de su chasis orientado al uso off-road extremo. Ya se puede reservar en la Argentina.

Durante el pasado mes de abril viajamos a la provincia de Mendoza para participar de la travesía “Aventura Raza Fuerte” que organiza Ford Argentina en el marco del Winerock. La marca del óvalo aprovechó este exclusivo festival –que reúne a destacados músicos, artistas y, por supuesto, el mejor vino del mundo–, para comunicar el inicio de la preventa de la Ranger Raptor en nuestro país

Ford Ranger Raptor
Se trata de la variante más radical de la conocida pick-up mediana: un modelo de corte global, producido únicamente en Tailandia, con el cual aprovechamos nuestra estadía en tierras cuyanas para tomar un breve contacto antes de su inminente lanzamiento. 

Más que una cara bonita
Indudablemente, la Ranger Raptor tiene un tratamiento estilístico que va muchísimo más allá de algunos calcos en su carrocería. Claro que tiene varios puntos en común con la pick-up fabricada en Pacheco, pero estamos frente a un modelo reformulado desde sus entrañas. 
A simple vista llama la atención su enorme parrilla con la inscripción “Ford” en tipografía gigante, al mismo tiempo que cobran protagonismo sus robustos paragolpes y el llamativo cubrecárter con dos ganchos de rescate y los faros de led, entre otros elementos. 
Mantiene la misma distancia entre ejes de 3.220 milímetros de la Ranger que conocemos, pero, debido a sus modificaciones estructurales y a los prominentes overfenders de plástico en los pasarruedas y paragolpes, su carrocería creció 3,9 cm de largo (5.398 mm) y 17,8 cm de ancho (2.028 mm).

Ford Ranger Raptor
Si bien utiliza la misma plataforma de la Ranger “made in Argentina”, los ingenieros de la división deportiva de la marca del óvalo (Ford Performance) realizaron un tratamiento estructural muy profundo en la tailandesa: se reforzó el chasis y se modificó el esquema de suspensiones. De esta manera, se ensancharon las trochas en 12 centímetros (1.710 mm) y aumentó 5,1 cm el despeje del suelo (283 mm)
En el tren trasero se reemplazaron los típicos elásticos por espirales, mientras que adelante la Raptor monta unos amortiguadores de competición “Fox Racing Shox” que ofrecen un 30 por ciento más de recorrido que los convencionales. Estas características, sumadas a los enormes neumáticos BF Goodrich All-Terrain (en medida 285/70 R17) brindan un notable confort de marcha y la predisponen de mejor manera para un uso off-road intensivo. 
Pese al redimensionamiento del chasis, la habitabilidad no cambia respecto de la Ranger nacional, pero sí encontramos algunas diferencias en la percepción del habitáculo. En la Raptor, el panel de a bordo está revestido con cuero y bordado con hilo de color azul, al igual que los paneles de las puertas. El tablero de instrumentos es específico para este modelo, con dos relojes analógicos (cuya serigrafía denota la esencia deportiva) y un generoso display digital para la completísima computadora de a bordo.  
El volante sigue sin ofrecer regulación en profundidad, pero cuenta con un grip más grueso y blando en comparación con la Ranger común, además de contar con dos enormes levas metálicas para el paso de marchas.

Ford Ranger Raptor
El cambio más notorio tiene que ver con las butacas delanteras. La Raptor dispone de dos asientos bien anchos y mullidos tipo “baquet” que mejoran el confort a bordo: ambos disponen de ajuste lumbar, pero sólo el del conductor ofrece regulación eléctrica para manipular el cojín. Los tapizados combinan cuero ecológico con un material símil Alcántara, y en las plazas traseras ofrece un práctico toma corriente de 220 y otro de 12v.
El espacio de carga mantiene sus dimensiones internas, pero redujo su capacidad a 740 kilos (120 menos), puesto que este modelo es de por sí bastante más pesado que la Ranger convencional, pero además porque sus suspensiones no están orientadas a soportar cargas pesadas, sino a absorber el impacto de los saltos. 

Un estreno singular
Desarrollado y fabricado en Inglaterra, bajo el capó de la Ranger Raptor encontraremos un nuevo propulsor Diesel de la familia EcoBlue. Se trata del 2.0 con doble turbocompresor, cuatro cilindros en línea y tapa de 16 válvulas, que desarrolla 213 caballos de potencia (13 CV más que el conocido motor 3.2 de la Ranger nacional) y entrega 50,3 kgm de torque a partir de las 2.000 rpm (apenas 3 kgm más que la mencionada). 

Ford Ranger Raptor
¿Empuja? Claro, pero no deslumbra; al menos como esperábamos. Tampoco escucharemos un gran ronquido cada vez que pisemos a fondo el acelerador. La clave de la Raptor no pasa por “bajar tiempos”, sino por ofrecer un gran poder de tracción fuera de ruta y un comportamiento dinámico único: el mullido esquema de suspensiones, el rodado grande, las trochas ensanchadas y su altura, entre otras características, brindan una holgada capacidad para el uso off-road intensivo.
Durante nuestro breve contacto por los caminos de la precordillera pudimos constatar la suavidad que transmitió en los accidentados terrenos montañosos, mientras que en ciudad ningún bache o lomo de burro obligó a bajar la velocidad para evitar “golpeteos”. Insistimos: no parece una pick-up.  
Desde la marca aseveran que la Raptor “fue concebida para andar rápido y saltar”. Así es que en Parabrisas tomamos nota para liberar nuestro espíritu lúdico cuando tengamos una unidad de prueba a disposición para comprobarlo. 

Ford Ranger Raptor
Durante el trayecto, que combinó algo de ruta, ciudad y ripio, no fue posible realizar mediciones de performance, pero cabe destacar que Ford declara una aceleración de 0 a 100 km/h en poco más de 10 segundos, mientras que la velocidad máxima es de unos modestos 170 km/h, presumiblemente condicionados por el peso del vehículo (180 kilos más que las Ranger Limited o Black), y su desfavorable aerodinámica.
Vale mencionar que este motor trabaja asociado con una caja automática de diez velocidades (derivada de la serie F), que dispone de reductora y sistema de doble tracción desconectable con bloqueo de diferencial trasero. 
En directa, el funcionamiento es agradable y está claramente orientado al bajo consumo de combustible, estirando el paso de marchas: para exprimir mejor el motor es necesario hacerlo de forma secuencial, a través de las enormes levas de magnesio ubicadas detrás del volante. Lo más interesante es que ofrece, además, un programa con seis modos de manejo, denominado “Terrain Management” (Baja, Sport, Weather, Mud, Rock y Normal), que básicamente actúa sobre el motor, la respuesta del acelerador, la transmisión y las asistencias electrónicas para adaptarse a diferentes utilidades. 

Ford Ranger Raptor
Destacamos la suavidad de la dirección (con asistencia eléctrica), que permite maniobrar por los trabados caminos de montaña como si estuviésemos en un auto, y la eficaz respuesta de los frenos, que hacen gala de enormes discos ventilados en ambos ejes. 

Equipamiento y precio
Por el momento Ford no dio a conocer la dotación que equipará este modelo, pero pudimos averiguar qué elementos de confort y seguridad estarán en el listado.  Desde lo tecnológico, se sabe que contará con cámara de retroceso, climatizador bizona y pantalla táctil de ocho pulgadas, con Apple CarPlay y Android Auto. 
En materia de seguridad, sorpresivamente no estará disponible el paquete ADAS (Advanced Driver Assistance Systems) que sí ofrece la versión tope de gama de la Ranger nacional Limited: entre esas asistencias a la conducción se cuentan el sistema de mantenimiento de carril, el control de crucero adaptativo, la alerta de riesgo de colisión y el detector de fatiga.
No obstante, el equipamiento de serie contempla siete airbags, anclajes Isofix para sillas infantiles, frenos ABS (con discos en las cuatro ruedas), control de tracción y estabilidad, control de balanceo de tráiler y asistentes de ascenso y descenso, entre otros ítems.
Como decíamos anteriormente, Ford inició la preventa de este singular modelo en la Argentina (casi en simultáneo con otros mercados globales) a un precio inicial de 52.990 dólares: según los responsables de la marca en nuestro país, quienes adquieran una Raptor por esta vía recibirán sus unidades a partir del próximo mes de septiembre. Pero antes, esperamos probarla en profundidad. 

FICHA TÉCNICA
● Motor
Diesel, delantero, transversal. Cuatro cilindros en línea, dieciséis válvulas, doble árbol de levas a la cabeza comandado por correa dentada. Inyección directa, bi turbo con common rail e intercooler.  
Cilindrada    1.996 cm3
Relación de compresión    16:1
Potencia    213 CV a 3.750 rpm
Torque    50,9 kgm 
entre 1.750 y 2.000 rpm

● Transmisión
Tracción integral con Alta y Baja y bloqueo de diferencial. Caja automática de diez velocidades.

● Suspensiones
Delantera: Independiente, pseudo MacPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores telescópicos y barra estabilizadora.
Trasera: Multilink con eje rígido y resortes helicoidales.
  
● Frenos
ABS, EBD, AFU
Delanteros    discos ventilados
Traseros    discos ventilados

● Dirección
Piñón y cremallera, asistencia eléctrica

● Dimensiones
Largo/ancho/alto    5.398/2.028/1.873 mm
Entre ejes    3.220 mm
Peso    2.332 kg
Capacidad de carga    758 kg
Tanque     80 l

● Prestaciones (*)
Velocidad máxima:     170 km/h (limitado)
0-100 km/h    9,4 s
Consumo promedio     12,1 km/l
*Datos de fábrica

Alejandro Cortina

Alejandro Cortina

Comentarios

Minuto de Noticias

Resumen informativo

Los principales acontecimientos de la jornada.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario