martes 11 de agosto de 2020
NOVEDADES | 16-07-2020 16:20

“Bala perdida”: acción al volante Renault 21 turbo de los 80'

En la reciente película francesa, una de las más vistas en la plataforma digital, un impoluto ejemplar del sedán del rombo es el protagonista excluyente. Miralo en acción en el video. 

El cines francés ha hecho de las escenas de persecuciones en autos una declaración de principios. Y la película Bala perdida (Balle perdue) de origen galo -creación de Netflix y una de las más vistas en esta plataforma- es un buen ejemplo de ello.

Bala perdida (Backstage Netflix)
Backstage de la filmación de Bala Perdida: el impoluto Renault 21 trubo antes de terminar destruido. 

Quienes peinan canas recordarán aquellos electrizantes tramos del film de Claude Lelouch de 1966 “Un homme et une femme” (también conocido como “20 años después”) con muchos autos en en acción.

O bien su sorprendente cortometraje de 1978 que muestra en tiempo real el recorrido de más de seis minutos de una Ferrari 275 GTB -a fondo- por las calles de París. 

Cómo no mencionar también las persecuciones que tenían como principal protagonista a Jean Paul Belmondo en “Le professionnel” de 1981 y “Le marginal” de 1983”, donde autos a toda velocidad se desplazan por las estrechas calles de la capital francesa realizando maniobras evasivas: impensadas para la época y la tecnología disponible al servicio del cine. 

Otro ejemplo del “expertise” francés en este rubro, pero más actual, es Taxi: una “comedia de acción” estrenada en 1998 que mostraba las aventuras de un joven repartidor de pizzas que, tras obtener una licencia para manejar taxis, con su "particular” Peugeot 406 humilla a varios Mercedes-Benz w124 durante el rodaje.
Peugeot 406

Bala perdida: cuáles son los encantos de la película
Esta producción original de Netflix dirigida por Guillaume Pierret está catalogada por muchos críticos como "la versión francesa de Rápidos y Furiosos".

Bala perdida renault 21
Captura de Netflix: Lino, el experimentado mecánico que prepara autos para la policía.

Se trata de una trama policial, muy simple pero efectiva, donde los autos cobran gran preponderancia: fundamentalmente el recordado Renault 21 turbo que se produjo en Europa entre 1987 y 1992, que contaba con un motor 2.0 de 175 caballos.
Bala perdida renault 21
La historia gira en torno a Lino (Alban Lenoir), un experto mecánico que se dedica a preparar autos de carreras pero también para efectuar robos.

En uno de los atracos no todo resulta lo planeado y Lino termina tras las rejas. Para evitar una pena mayor, el jefe de la brigada antidrogas le propone unirse bajo libertad condicional para asistir a la policía optimizando los patrulleros, y allí comienza su derrotero. 
Bala perdida renault 21
Durante la película, Lino termina heredando circunstancialmente el inmaculado Renault 21 turbo de la década del ochenta de su jefe, modelo con el cual protagoniza una impactante escena de persecución. 

Spoiler: el final de Renault 21 turbo no es el que un fanático de los autos de colección hubiera deseado . ¡Mirá en este fragmento de la película cómo tratan a esta joyita!

 

Galería de imágenes

Alejandro Cortina

Alejandro Cortina

Comentarios

Más en