lunes 3 de agosto de 2020
NOVEDADES | 05-07-2020 13:59

Rolls-Royce también cuida a sus patitos

La fábrica de la marca británica permaneció cerrada entre el 24 de marzo y el 4 de mayo. Sin embargo, aunque parezca contradictorio, la actividad productiva no se detuvo...

Desde el 24 de marzo el silencio se apoderó de la planta de Goodwood, Inglaterra, aquella desde la cual salen al mundo los modelos de Rolls-Royde. Sin embargo, aunque esa ausencia de ruido podría ser considerada como una señal de inactividad (impuesta por la pandemia del Covid-19, por supuesto), en las tres hectáreas que conforman el predio la producción no cesó. Claro que no estamos hablando de la fabricación de autos sino del avance de la Naturaleza.  

Rolls-Royce también cuida a sus patitos

Una de las señas particulares de la planta de Rolls-Royce surge a partir de los longevos tilos que lo rodean. Son 65 árboles cuya particularidad radica en la forma en la que fueron recortados: sus copas son cuadradas. No es un aspecto natural, por supuesto, sino que surgió de u diseño específico al cual se llega mediante la utilización de equipos de corte de precisión guiados por láser.

Rolls-Royce también cuida a sus patitos

El gran lago central, que actúa como un disipador de calor natural para los sistemas de control climático de la planta de fabricación, proporciona un hábitat excelente para las especies de aves silvestres, incluidos patos, cisnes y garzas.

Rolls-Royce también cuida a sus patitos

Muchas de estas aves produjeron crías durante el cierre; pero encantadores como son, los patitos y los pollitos son erráticos y poco hábiles en tierra y tienen muy poco sentido del tránsito. Para salvaguardar a estos encantadores pero altamente vulnerables residentes, Rolls-Royce ha instalado en puntos clave señales de advertencia (oficiales estándar como las que se utilizan en las rutas) para que los conductores estén atentos al eventual cruce de aves silvestres en la red de caminos del sitio, incluido The Drive que conduce a la entrada principal.

Rolls-Royce también cuida a sus patitos

La producción en el Goodwood también continuó sin interrupciones durante toda la pandemia en la colonia de 250,000 abejas melíferas inglesas, cuyas actividades ahora atraen a seguidores en todo el mundo en las redes sociales. Está trabajando las 24 horas para preparar el envío de esta temporada de su producto raro y precioso, el "Rolls-Royce of Honey".

Rolls-Royce también cuida a sus patitos

Oportunamente, las flores polinizadas por las abejas Goodwood en el curso de sus labores incluyen una que no crece en ningún otro lugar del mundo. Producida exclusivamente para Rolls-Royce por el galardonado criador de rosas británico Philip Harkness, la Phantom Rose florece en un cantero con flores de lavanda cerca de los estanques de reflexión al lado de la planta de fabricación. Una flor blanca y cremosa con una floración completa de 50 pétalos y un rico perfume, la Rose inspiró recientemente un interior a medida intrincadamente bordado, con más de un millón de costuras individuales, hechas a mano para el Rolls-Royce Ghost de un cliente sueco.

Galería de imágenes

Comentarios

Más en