jueves 25 de febrero de 2021
TEST | 17-04-2020 10:00

BMW 118i SportLine vs Mercedes-Benz A 200 Progressive

A poco de la llegada de la nueva generación del Serie 1, BMW completó la oferta con la variante 118i SportLine, que se comercializa casi al mismo valor que el Mercedes-Benz Clase A200 Progressive. Motivo para enfrentarlos y sacar nuestras propias conclusiones sobre estos dos exponentes de acceso al mundo premium.

No hay dudas de que la tercera generación del BMW Serie 1 se estrena con un planteo rupturista. Si bien se mantuvo su estilo general, las proporciones fueron alteradas por una decisión drástica: abandonar el clásico formato de motor longitudinal y tracción trasera que lo convertían en un vehículo singular, hasta con identidad propia.

COMPARATIVO / BMW 118i SportLine - Mercedes-Benz A 200 Progressive

El hecho de montar por primera vez el motor en posición transversal, con tracción delantera (aunque cuenta con variantes de tracción integral) hizo que sus proporciones se alteraran, con una trompa más corta y proporciones más “convencionales” de acuerdo con lo que proponen sus rivales.

Entre ellos, el principal es el Mercedes-Benz Clase A, lanzado en la Argentina hace poco más de un año y con el que ya tuvimos contacto previamente. Aprovechando el lanzamiento del BMW 118i SportLine, una variante con más equipamiento que el inicial Advantage, optamos por compararlo con el A200 Progressive, su rival directo. De aquí en más, las conclusiones.   

Equipamiento destacado    

Diseño/Aerodinámica
Serie 1 (✭✭✭1/2)
Clase A (✭✭✭1/2)

Aquí entran a jugar gustos personales, pero justo es decir que ambos lucen modernos y atractivos. Sus carrocerías bajas y anchas los dejan bien plantados al piso. Personalmente, me parecen exagerados los riñones frontales del nuevo Serie 1, aunque el remate posterior, con ópticas horizontales y una caída del techo marcada pero no tan pronunciada, elevan un poco la percepción.

El Clase A logra una presencia frontal indiscutidamente llamativa, con una trompa lanzada y una gran estrella que impone respeto. A su vez, el estilo redondeado de su carrocería representa la inspiración que la marca provee a sus autos desde los últimos años.

COMPARATIVO / BMW 118i SportLine - Mercedes-Benz A 200 Progressive

Desde las proporciones exteriores, el Mercedes tiene una carrocería diez centímetros más larga (4,41 metros), con una distancia entre ejes que se extiende cinco centímetros con respecto al Serie 1, llegando a los 2,72 metros. Son semejantes en el alto y el ancho, pero el de Stuttgart cuenta con un CX algo mejorado de 0,25, frente a los 0,26 del BMW.   

Confort/Espacio interior
Serie 1 (✭✭✭1/2)
Clase A (✭✭✭)

Si bien en la Argentina estos autos compiten dentro del segmento mediano, en el continente europeo no dejan de ser autos compactos. Allí incluso deben competir también con productos de marcas generalistas, tales como el Renault Mégane, el Ford Focus y el Volkswagen Golf, modelos que aquí, probablemente, ni siquiera llegarán a venderse. Claro que los premium ofrecen un extra de calidad y tecnología, a cambio de habitáculos no tan generosos, debido a su formato exterior, que muchas veces prioriza el diseño.

COMPARATIVO / BMW 118i SportLine - Mercedes-Benz A 200 Progressive

En estos casos particulares, los productos de Mercedes-Benz y BMW dejan en claro que también han sido diseñados para ser habitables, al menos para cuatro pasajeros. En este sentido no existen grandes diferencias entre ellos, aunque los cinco centímetros extra del Clase A en distancia entre ejes se notan en el espacio disponible para las piernas.

Sin embargo, pasajeros de contextura mediano-alta podrán viajar sin problemas, con un acceso que no será de las tareas más sencillas, debido a los formatos de sus techos. No es recomendable la quinta plaza de ninguno de los dos, ya que presentan un importante túnel de transmisión, útil para las versiones de tracción integral. En cuanto al confort para el conductor, en el Mercedes se agradece la butaca eléctrica con memorias, mientras que el BMW responde con salidas de climatización para las plazas traseras.

COMPARATIVO / BMW 118i SportLine - Mercedes-Benz A 200 Progressive

Al volante, no hay críticas: priorizan una postura casi deportiva, con excelentes butacas para el Serie 1, de gran sujeción lateral. Comparten comandos a mano y de muy buena percepción. Los baúles son muy semejantes en capacidad: 370 litros para el Mercedes y 380 para el BMW. Por último, el 118 entrega, al menos, una rueda de auxilio temporal, algo que Mercedes-Benz suplanta en el Clase A por un kit de reparación.  

Motor/Prestaciones
Serie 1 (✭✭✭✭) 
Clase A (✭✭✭✭) 

Los dos motores ya han sido probados anteriormente. El 118i sería competidor del A180 que no se ofrece en la Argentina, motivo por el que se explican los 140 CV del BMW por sobre el 163 del Mercedes-Benz. El del primero, un tres cilindros en línea con 1.5 litros de cilindrada y turbo de doble entrada, entrega un funcionamiento acorde y muy progresivo, con un torque máximo de 22,5 kgm a partir de 1.500 vueltas, que permanece plano hasta las 4.600.

COMPARATIVO / BMW 118i SportLine - Mercedes-Benz A 200 Progressive

El de la estrella es un 1.3 litros de cuatro cilindros en línea y origen Renault: un motor con muy buena percepción de potencia y entrega instantánea, y un torque que llega hasta los 25,5 kgm a partir de 1.600 rpm.

De todas formas, a pesar de la diferencia en potencia a favor del Mercedes, las prestaciones obtenidas por el BMW fueron superiores, aunque aquí vale hacer una mención. En la prueba de aceleración que realizamos con nuestro Racelogic, el BMW se tomó siempre unas décimas de segundo en “preparar” el embrague para lograr una partida excelente, en el que libera la potencia de una manera sorprendente.

COMPARATIVO / BMW 118i SportLine - Mercedes-Benz A 200 Progressive

Eso sí: durante ese tiempo muerto en el que soltamos el freno y mantenemos el acelerador a fondo, el instrumento que mide las prestaciones vía GPS no inicia su procedimiento de medición hasta iniciar el movimiento. Debido a ello, las prestaciones reales podrían ser incluso más parejas de lo que resultaron.

Los consumos son excelentes, con un promedio en el orden de los 16 km/l, beneficiados en la ruta por circular a muy bajas vueltas. En la ciudad presentan un rendimiento lógico, resultando algo más eficiente el Serie 1, algo que se potencia por el sistema Start & Stop, demasiado intrusivo.  

COMPARATIVO / BMW 118i SportLine - Mercedes-Benz A 200 Progressive

Equipamiento/Instrumental
Serie 1 (✭✭✭1/2)
Clase A (✭✭✭✭)
 
En materia de equipamiento entregan una dotación acorde. Entre las diferencias anotamos que el Serie 1 SportLine viene de serie con techo panorámico corredizo, climatizador bizona, acceso manos libres y navegador satelital integrado. El Clase A Progressive agrega, en cambio, pantalla multimedia de 10,25” (8,8 en el Serie 1) con Android Auto y Apple CarPlay, sistema de estacionamiento asistido y asistente por voz Linguatronic, a través del “Hola Mercedes”.

COMPARATIVO / BMW 118i SportLine - Mercedes-Benz A 200 Progressive

Los sistemas multimedia, ambos con pantalla táctil, se comandan también desde la clásica ruedita del sistema Command de BMW, sin opción táctil, o el pad táctil de Mercedes-Benz para el sistema MBUX, ambos intuitivos y ubicados en el centro de la consola central.

El tablero de instrumentos del 118i, por su parte, es completamente digital, pero no una pantalla plana como trae el 135i. En su caso hay dos esferas principales salientes, mientras que la computadora de a bordo se encuentra en el centro.

COMPARATIVO / BMW 118i SportLine - Mercedes-Benz A 200 Progressive

El instrumental del Mercedes, más moderno, cuenta con una pantalla de tamaño escaso, de apenas 8” (en el A250 es de 10,25”), por lo que sólo entra una esfera en el cuadrante. Eso hace que haya que configurar el instrumento deseado por cada conductor.

Pero es cierto que la disposición de doble pantalla del Mercedes luce mucho más rupturista e incluso futurista, algo que puede gustar o no. La calidad general percibida en ambos modelos no merece críticas y está a la altura de un vehículo premium.

COMPARATIVO / BMW 118i SportLine - Mercedes-Benz A 200 Progressive

Suspensiones/Dirección
Serie 1 (✭✭✭✭1/2)  
Clase A (✭✭✭✭) 

Ambos entregan un manejo seguro y un confort general apropiado. Sin embargo, del BMW se obtiene una sólida sensación al doblar, acompañado de un muy buen confort de marcha (siempre considerando que estamos en vehículos de cierta estirpe), a pesar de los neumáticos con perfil 45, encargados de transmitir alguna que otra sequedad.

COMPARATIVO / BMW 118i SportLine - Mercedes-Benz A 200 Progressive

El A200 se percibe más suave de suspensiones, pero no por ello más confortable.Se nota en este caso la utilización de un eje trasero semi-independiente. Los sistemas de dirección funcionan de manera precisa, con mejor radio de giro en el producto de la estrella.

Transmisión/Caja
Serie 1 (✭✭✭✭) 
Clase A (✭✭✭✭) 

Utilizan transmisiones de doble embrague y siete velocidades con funcionamiento rápido y patinamiento casi nulo. En el caso del Mercedes no es tan predictiva, pero hay que considerar que el A200 tiene en exclusiva levas para el pasaje manual.

COMPARATIVO / BMW 118i SportLine - Mercedes-Benz A 200 Progressive

El renovado selector de BMW, de escasas dimensiones, presenta mejor empuñadura que el empleado en los modelos previos. El Clase A recurre al singular y minimalista selector en la columna de dirección, que muchos odian, pero personalmente me parece muy práctico e intuitivo.  

Seguridad/Frenos
Serie 1 (✭✭✭) 
Clase A (✭✭✭✭) 

Fabricados con un concepto global, sus estructuras están más que garantizadas. Sin embargo, el equipamiento en nuestro país dista un poco de los ofrecidos en otros mercados. El Serie 1 SportLine no trae ningún tipo de asistencia a la conducción, y dispone de un total de seis airbags.

COMPARATIVO / BMW 118i SportLine - Mercedes-Benz A 200 Progressive

El A200 Progressive tiene un airbag extra (el de rodilla de conductor), y asistente de frenado de emergencia, algo que suma a la hora de buscar seguridad.

No obstante, no ofrecen ni control de mantenimiento de carril ni control de velocidad crucero adaptativo, entre otros elementos que deberían ser de serie si consideramos sus precios. La respuesta de los frenos fue excelente, deteniéndose ambos en distancias casi calcadas.

COMPARATIVO / BMW 118i SportLine - Mercedes-Benz A 200 Progressive

Precio/Garantía
Serie 1 (✭✭1/2) 
Clase A (✭✭1/2) 

El BMW 118iSportLine vale 51.800 dólares, un valor levemente superior al del A200 Progressive, que cuesta u$s 51.100. En los dos casos existen versiones con menor dotación pero similar grupo mecánico: BMW ofrece el 118i Advantage a 45.900 dólares, mientras que Mercedes-Benz cuenta con el A200 Style a u$s 45.700.

Como se puede apreciar, un planteamiento muy similar en lo que respecta a su oferta, algo que no ocurre con los plazos de garantía, ya que el BMW brinda tres años ó 200.000 kilómetros, frente a los dos años sin límite de kilometraje del auto de la estrella.

FICHA TÉCNICA Y PRESTACIONES

 

 

René Villegas

René Villegas

Comentarios

Más en