miércoles 3 de marzo de 2021
TEST | 17-04-2020 09:00

Probamos el Toyota Corolla 2.0 SEG CVT

La nueva generación del sedán mediano fabricado en Brasil estrena diseño, plataforma y mecánica. Además, se destaca por ofrecer un nivel de seguridad excepcional. Manejamos la versión naftera que incrementó su potencia y equipa una nueva caja automática.

¿En cuántas películas medievales habremos escuchado la frase “larga vida al rey”? Este término, muy utilizado para vitorear a la corona ante una amenaza, bien podría aplicarse al best-seller de la marca nipona.

Básicos:      
Velocidad máxima: 196,3 km/h / Potencia: 170 CV / Consumo promedio: 14,9 km/l / Precio: 1.987.800 pesos

Diseño/Aerodinámica (✭✭✭✭): Su estilo ganó modernidad y la carrocería ofrece una correcta resistencia al viento.

Confort /Espacio interior (✭✭✭1/2):  La calidad general es agradable y ofrece un generoso espacio interior. El habitáculo está bien insonorizado. Rueda de auxilio temporal.

Motor/Prestaciones (✭✭✭1/2): Mecánica eficaz, sin pretensiones deportivas. El rendimiento promedio es elogiable.

Los más: Diseño • Confort de marcha • Equipamiento de seguridad • Rendimiento.

Equipamiento/Instrumental (✭✭✭1/2): La dotación de confort es adecuada y el instrumental muy intuitivo.

Suspensión/Dirección (✭✭✭✭): El eje trasero independiente mejora su experiencia de manejo. La dirección eléctrica ofrece mucha suavidad para maniobrar.

Transmisión/Caja (✭✭✭): Pese a contar con más relaciones, la caja CVT se muestra un tanto perezosa ante la exigencia.

Los menos: Auxilio temporal • Prestaciones mejorables • Respuesta de la caja Despeje del suelo.

Seguridad/Frenos (✭✭✭✭1/2): Los discos en las cuatro ruedas responden de manera muy eficaz. La dotación es de las mejores de su clase.

Precio/Garantía (✭✭✭1/2): Elevado, en un segmento donde muchos rivales están desactualizados. Garantía de cinco años: excepcional.

Toyota Corolla 2.0 SEG CVT

Y no es para menos: en un segmento que cada vez pierde más jugadores ante la imparable oleada de los SUV, Corolla sigue encabezando los rankings de ventas en todo el mundo. Tras lanzarse su decimosegunda generación y evaluar la inédita variante híbrida (VER TEST), nos pusimos al volante de la flamante versión naftera, la más potente que se haya comercializado hasta el momento en nuestro país.

Mini Camry

El Toyota Corolla nunca fue un modelo que se destacara por su imagen. Por el contrario, para muchos siempre ha sido uno de sus puntos menos seductores. Sin embargo, a esta generación podríamos considerarla como la más rupturista en este sentido, dado su radical cambio de imagen, con un diseño que se adapta a los tiempos que corren, pero sin perder elegancia.

Toyota Corolla 2.0 SEG CVT

En la trompa llaman la atención los cromados de la parrilla superior, el formato rasgado de los nuevos faros full led (tecnología de iluminación que también nutre a los grupos ópticos traseros) y las baguetas que rodean las luces antiniebla, mientras que en la parte baja una gran toma de aire asemeja al flamante mediano de Toyota con su hermano mayor, el Camry.

Los laterales dan cuenta de un clásico sedán, con una armoniosa línea de cintura ascendente que termina por confluir en las luces traseras, en este caso conectadas a través de un listón cromado que recorre toda la superficie del baúl. Estructuralmente, la carrocería es apenas 10 mm más larga que la anterior, 5 mm más ancha y 5 mm más baja, pero la distancia entre ejes mantiene los 2,7 metros del modelo anterior.

Toyota Corolla 2.0 SEG CVT

Esta nueva generación estrena la moderna plataforma TNGA (Toyota New Global Architecture, por sus siglas en inglés), misma base arquitectónica que da vida a otros modelos de la marca, entre ellos el SUV híbrido C-HR que ya se vende en el país. Además de optimizar los procesos de producción y utilizar materiales más livianos, se caracteriza por tener el centro de gravedad más bajo y, en consecuencia, adoptar una posición de manejo más cercana al suelo.

Confort a bordo
La bienvenida cuota de modernidad exterior también se replica puertas adentro. El habitáculo presenta un ambiente atractivo aunque sin estridencias, donde confluyen materiales blandos, revestimientos símil cuero y plásticos con buenas terminaciones.

Toyota Corolla 2.0 SEG CVT

Sobre el panel de a bordo se destaca la nueva pantalla de ocho pulgadas del tipo flotante, compatible con Android Auto y Apple CarPlay, desde la que se pueden controlar los sistema de confort y visualizar la cámara de retroceso y el navegador satelital, además de la televisión digital. Esta central combina tecnología táctil con botones y perillas a los costados para facilitar su operación, pero la nitidez de la imagen no es de las mejores.

El tablero de instrumentos es parcialmente digital y ofrece una serigrafía bien legible, además de una completa computadora de a bordo. El volante multifunción está revestido con cuero y dispone de levas para el paso de marchas, y ofrece regulación en altura y profundidad.

Toyota Corolla 2.0 SEG CVT

Las butacas delanteras son mullidas y con una adecuada sujeción lateral, en tanto que la del conductor dispone de múltiples ajustes eléctricos que permiten encontrar con facilidad una óptima posición frente al volante. Tapizado de cuero, climatizador bizona, espejos plegables eléctricamente y doble toma USB (uno para carga rápida) son algunos de los “amenities” que ofrece esta variante tope de gama.  

Al igual que en sus generaciones anteriores, el espacio trasero es generoso, adecuado para tres pasajeros. La sensación de amplitud se acentúa aún más por el techo panorámico, aunque llama la atención que ahora los apoyacabezas son fijos, y el de la plaza central está presumiblemente orientado a un niño, ya que es de dimensiones más pequeñas. En este sector, lamentablemente el Corolla carece de salidas de aire acondicionado y tomas USB o de 12 V.

Toyota Corolla 2.0 SEG CVT

El baúl mantiene los generosos 470 litros de capacidad de carga, aunque la mala noticia radica debajo del piso: allí aloja una rueda de auxilio con llanta de chapa que, pese a ser de una medida que compensa el tamaño de las titulares (205/55 R16 frente a 225/45 R17), cuenta con un sticker que advierte de su uso temporal (limitado a 80 km/h).
 
Potencia controlada
Uno de los grandes cambios del nuevo Corolla tiene que ver justamente con lo que sucede debajo del capó. El conocido 1.8 atmosférico de 140 CV fue reemplazado por uno de dos litros de cilindrada y 170 caballos de potencia, aunque sigue siendo aspirado: un detalle llamativo en un segmento donde la mayoría ofrece motorizaciones turbo.

Toyota Corolla 2.0 SEG CVT

Más allá de eso, cabe destacar que este moderno impulsor (disponible en toda la gama, menos en la versión híbrida), que cuenta con doble distribución variable por cadena y un sistema de inyección mixta, entrega sus 20,3 kgm entre las 4.400 y 4.800 rpm. Trabaja asociado con una nueva transmisión automática CVT de diez velocidades que se caracteriza por las nueve últimas marchas preprogramadas sobre la base del variador continuo, mientras que la primera dispone de un engranaje mecánico convencional destinado a aprovechar la respuesta en arranques.

Esta configuración le permite al Corolla salir de parado de manera muy ágil: durante nuestras pruebas de rigor aceleramos de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos, una cifra adecuada teniendo en cuenta que pesa 1.405 kilos.

Toyota Corolla 2.0 SEG CVT

Es al momento de realizar un sobrepaso en ruta donde la caja nos recuerda su condición CVT: los característicos patinamientos hacen crecer el sonido del motor y las elevadas rpm se adueñan de la escena, sin que el vehículo avance considerablemente. Pese a esto, las prestaciones son más que correctas para un vehículo orientado al uso familiar: alcanza una velocidad máxima de 196,3 km/h y el consumo es notable, con un rendimiento promedio de 14,9 km/l.

Por supuesto que no se trata de un auto con aspiraciones deportiva: si se lo exige mucho en curvas, la carrocería tiende a inclinarse, aunque el ESP enseguida se ocupa de corregir la trayectoria.
Definitivamente, lo suyo es el confort de marcha, cualidad que lo convierte en un auto ideal para el día a día. En eso cumple un rol fundamental la adopción de un eje trasero con suspensión independiente que le permite absorber eficazmente las imperfecciones de las calles, filtrando muy bien las vibraciones de la carrocería.

Toyota Corolla 2.0 SEG CVT

La dirección con asistencia eléctrica aporta una gran cuota de confort para realizar maniobras, aunque el aspecto negativo es que los voladizos delanteros son muy largos y, sumado al acotado despeje, tiende a rozar en la mayoría de los lomos de burro, cunetas y badenes.

Cabe destacar que cuenta con cuatro discos de freno con ABS y asistentes electrónicos que respondieron eficazmente ante la exigencia: durante las pruebas de frenado, desde una velocidad de 120 km/h logró detenerse por completo en 56,5 metros sin perder la línea.

Toyota Corolla 2.0 SEG CVT

Foco en la seguridad
Ya en su generación anterior el Corolla había realizado una suerte de declaración de principios en el apartado de seguridad, dotando a todas sus versiones con siete airbags y control de tracción y estabilidad de serie.

Pero, por si fuese poco, ahora da un paso más hacia adelante, incorporando en esta opción tope de gama el Toyota Safety Sense, un paquete compuesto por control de velocidad crucero adaptativo (ACC), sistemas de precolisión frontal (PCS), alerta de cambio de carril (LDA), luces altas automáticas (AHB) y alerta de vaivén (SWS), entre lo más destacado.

Toyota Corolla 2.0 SEG CVT

Argumentos de sobra para un éxito actualizado que, con estos aditamentos, consolida su propuesta racional pero ahora en un envase mucho más atractivo. Esta variante full se ofrece a 1.987.800 pesos, es decir, 102.000 pesos menos que la variante híbrida que probamos en la edición anterior de Parabrisas. Es de los más caros del segmento, pero cuenta con garantía de cinco años ó 150.000 kilómetros que se ubica como una de las mejores de su clase.

FICHA TÉCNICA Y PRESTACIONES - TOYOTA COROLLA 2.0 CVT SEG

 

Alejandro Cortina

Alejandro Cortina

Comentarios

Más en