miércoles 21 de octubre de 2020
CLáSICOS | 23-09-2020 08:00

Ford Falcon, el último sobreviviente

Un día como hoy pero de 1991, el modelo del óvalo pasaba a la inmortalidad. Junto a algunos autos nacionales se convirtió en un clásico argentino.

1978, 1980, 1981, 1991 son algunos de los años que marcaron un antes y un después en el mercado argentino. ¿Por qué? La respuesta es sencilla. Durante esos años se produjo el paso a la inmortalidad de diferentes modelos nacionales icónicos como la gama Polara de Dodge (1980), Chevrolet Chevy (septiembre de 1978), Torino (diciembre de 1981) y Ford Falcon.

Obviamente, hay muchos modelos más considerados históricos como 600, 504, la línea Rambler, entre otros, pero recordamos estos cuatro por pertenecer a categorías superiores que se despidieron de la Argentina, pero siguen en la memoria de nuestra sociedad e incluso pisan fuerte en la actualidad en el Turismo Carretera.

En relación al modelo del óvalo, lo denominaremos "el último sobreviviente", ya que en septiembre de 1991 se cerraba una etapa gloriosa en el mercado argentino. La competencia había sido muy abrupta en los segmentos E y F, pero Falcon se había quedado sólo, luego de que en la década de 1980, la nueva oferta de modelos se inclinó por vehículos más compactos en relación a los clásicos "tanques" de antes, sumado a una "europeización" en varias de las gamas de modelos de diferentes marcas, a diferencia de años anteriores donde la presencia de autos con ADN estadounidense era mayor, junto motores de un consumo superior.

Ford Falcon

Por ejemplo, Ford había atravesado este proceso con el Fairlane, vendido hasta 1982 y en contraposición, la gama apostó por "el chico de Ford" con Taunus hasta 1984 y luego con Sierra por 10 años más (1984-1994). Con Galaxy entre 1994 y 1996 y Mondeo, entre 1996 y la actualidad, la marca del óvalo comenzó a poner "límites" en las dimensiones de los autos ya que nunca más apostó por un auto de segmento superior al D. 

Este antes y después para los modelos grandes se dio justamente el 10 de septiembre de 1991 cuando en la planta de Ford en General Pacheco se fabricó la última unidad de Falcon, dejando a Sierra como el modelo con mayores dimensiones dentro de la gama de modelos. De todas formas, el último adiós fue el día 23 del mismo mes, exactamente hace 29 años, cuando se realizó el acto oficial de despedida con 494.209 unidades fabricadas.

Ford Falcon

De esta manera, Falcon dejó el camino libre para una nueva era de autos más pequeños, pero ¿de qué sirvió dejarlo tanto tiempo en la línea de montaje? El proyecto que dio vida a este auto surgió en 1957 en Estados Unidos y en 1960 vio la luz por primera vez. En nuestro país, fue presentado de forma oficial en febrero de 1962 y supuestamente se iba a convertir en un modelo de transición de cuatro años, pero nadie imaginó que iba a estar casi 30 en la planta de Pacheco, debido a su éxito rotundo.

Un año más tarde, en julio de 1963, el Falcon comenzó a adoptar elementos completamente nacionales y con el correr del tiempo fueron saliendo diferentes versiones. 

Tras varios años de gloria, en 1982 adoptó el último gran restyling y en 1985 comenzó el principio del fin. Los años 80' empezaron a llevarse las diferentes configuraciones de Falcon y a pesar de las caídas en las ventas, Ford comenzó a reducir cada vez más los costos para que el sedán siga siendo un modelo atractivo para comprar. Primero lo hizo en soledad y luego en sociedad con Volkswagen cuando se unieron para dar vida a Autolatina.

En contrapartida, el final llegó en el noveno mes de 1991, como se mencionó anteriormente, cuando la firma estadounidense le puso punto final a este ícono argentino, para pasar a la gloria y convertirse en el último sobreviviente.

Ford Falcon

Galería de imágenes

Dilan Bucchianeri Lima

Dilan Bucchianeri Lima

Comentarios

Más en