sábado 16 de febrero de 2019
TEST | 2 years ago

Test: Renault Duster Oroch 2.0 Outsider Plus

Esta pick-up, que deriva del SUV Duster, apunta a un público que utiliza el vehículo con fines de esparcimiento y laborales a la vez, cuidando al mismo tiempo el bolsillo. Probamos la versión más “aventurera” con motor de 143 CV.

Buena iniciativa tuvo la marca del rombo al convertir su exitoso SUV en una pick-up, dando el puntapié a la creación de un nuevo segmento. Gracias a su desarrollo en la planta cordobesa de Santa Isabel, Renault logró un vehículo que conjuga el uso familiar con el profesional respetando el origen low cost del modelo, convirtiéndose en una gran alternativa a las casi inalcanzables variantes full de las medianas, como Hilux, Amarok, Ranger, S10, Frontier y L200. Con un interior muy similar al del Duster, la Oroch suma una gran capacidad y practicidad para cargar y descargar mercadería o herramientas de trabajo. En esta oportunidad llega a nuestras manos la variante con aditamentos estéticos, como los overfenders laterales y la protección frontal, que le dan una apariencia más off road.

En la pista

Al igual que el Duster, la Oroch propone dos motorizaciones: la de base, naftera 1,6 litros de 110 CV (que también cuenta con una versión Outsider) y la tope probada, 2,0 litros de 143 CV y 20,2 kgm de torque, a unas algo elevadas 4.000 rpm. En sociedad con la caja manual de sexta, alcanza una velocidad máxima de 182,8 km/h, mientras que acelera de 0 a 100 km/h en 11,1 segundos. Dichos valores son razonables para un vehículo de su clase, y más teniendo en cuenta que la relación de la primera marcha es bien corta con el fin de priorizar la fuerza a la hora de comenzar a moverse con el vehículo cargado. La elasticidad no es uno de sus fuertes: pasa de 80 a 120 km/h en 9,4 segundos. El consumo también está acorde con su porte: en ciudad arrojó un valor de 9,2 km/l; en ruta, a 90 km/h estableció 13,8 km/l y a 120 km/h rindió 10,6 km/l. Para ayudar de alguna manera a controlar el consumo, este modelo cuenta con indicador de paso de marcha y de un sistema ECO, que informa al conductor acerca del buen uso del acelerador.

Trabajo y ocio

El amplio habitáculo propone un espacio razonable para que una familia viaje con comodidad, con la salvedad de que los respaldos traseros son un poco rectos y su ergonomía no es de lo mejor, ya que además de planos, son algo duros. La posición de manejo, en reglas generales, es buena, y se adapta a las distintas tallas y gustos a través de las regulaciones habituales de la butaca, que suma una manual en altura, y del ajuste del volante, que se desplaza de manera vertical. Debido a la altura del portón de la caja y de las dos barras de protección que atraviesan la luneta a lo ancho, la visibilidad trasera es bastante reducida, aunque en gran parte se compensa con los sensores de estacionamiento y los espejos laterales eléctricos. Con elementos compartidos con el Duster, la Oroch muestra una extraña y poco intuitiva distribución de comandos y teclas, mientras que se advierten algunos detalles de terminación, al igual que una aislación mejorable, ya que a partir de los 100 km/h se filtran ruidos de viento a través de los burletes de las puertas.

Todoterreno

El andar confortable es una de las tantas virtudes que caracterizan a esta pick-up. Con unos neumáticos intermedios desarrollados por la firma Michelin específicamente para el modelo, el vehículo se comporta bien, tanto en el asfalto liso como en superficies rugosas. Atrás cuenta con suspensión independiente multibrazos, configuración por la cual se desempeña de forma adecuada tanto en nuestras maltratadas calles como a la hora de encarar un trazado rutero donde, si uno no se excede en las exigencias, esta pick-up responde de manera correcta, con leves inclinaciones en las curvas, sobre todo cuando está bien cargada, como lo hicimos durante un largo recorrido por los caminos rurales del interior de Buenos Aires. Al igual que la selectora y el embrague, la dirección con asistencia hidráulica es liviana, aunque su dureza no se ajusta a medida de que aumenta la velocidad, quedando demasiado sensible en alta. Con un despeje de 20,6 cm y ángulos de entrada y salida de 26 y 20 grados, respectivamente, ahora solo disponible en tracción delantera (más adelante habrá 4x4, lo mismo que una caja automática), sin ser un vehículo off road se la rebusca para moverse en terrenos más complicados de lo común. Para ello también cuenta con un resistente chapón cubremotor y con gancho de remolque adelante. El agregado que tiene esta versión desde la altura del paragolpes hacia abajo y que contiene las luces altas no ayuda demasiado, ya que está muy expuesto tanto por las luces como por la parte inferior.

Bien en dotación

Teniendo en cuenta su posicionamiento, el equipamiento es muy completo. La pantalla táctil de siete pulgadas incluye el Media Nav Evolution, que ofrece, además del navegador, posibilidad de conectarse con una innumerable cantidad de emisoras de música online, noticias y libros audibles. También funciona para los mandos del Bluetooth y recibe datos del conector USB. Entre otros ítems, se encuentran los cuatro levantavidrios eléctricos con one touch, control de velocidad crucero, comandos de radio satelital y cierre centralizado de puertas. Con llanta de acero estampado en lugar de aleación, la rueda de auxilio es de igual tamaño que las otras cuatro. En seguridad cuenta solo con lo básico: dos airbags, ABS con EBD y AFU, faros rompenieblas delanteros y cinturones de tres puntos acompañados por apoyacabezas en las cinco plazas. En contraposición, carece de control de estabilidad y de anclajes Isofix, como elementos más importantes. Frena en distancias razonables para sus 1.346 kilos, siempre derecho y sin sustos cuando se detiene bruscamente.

Todo va atrás

Con una capacidad para transportar un máximo de 650 kilogramos, incluyendo los pasajeros, la caja de la Oroch ofrece 683 dm3 de volumen. Para los que necesitan más espacio de carga, existe un accesorio que sirve de extensor de caja, que permite aumentar en 306 dm3 su capacidad y ofrece una diagonal de dos metros para, por ejemplo, poder transportar hasta una moto. Es muy útil la lona marítima que viene de serie en esta versión y en la Privilege, como también lo son los ocho ganchos de sujeción distribuidos en los cuatro laterales, en la parte inferior y superior de la caja. El precio accesible la coloca en una posición casi única, ya que la Fiat Toro (que solo viene con motor Diesel, es algo más grande y trae mayor equipamiento de serie) arranca de más arriba. Por eso la Oroch se ubica en un buen lugar ante las costosas pick-ups medianas y con una mejor versatilidad ante las compactas VW Saveiro y Fiat Strada. También es una alternativa viable para quienes, por cuestiones de espacio interior y volumen, antes acudían a los furgones, como el Peugeot Partner, el Citroën Berlingo y el Renault Kangoo. Por lo pronto, las buenas cifras de patentamiento están hablando de una gran demanda por parte del público local.

Seguí a Alejandro Cortina (@cortinale) en Twitter.

Ver ficha técnica en el número 452 de junio 2016 de la revista PARABRISAS.

Galería de imágenes

Comentarios