jueves 17 de octubre de 2019
MANEJO PREVENTIVO | 20-07-2018 13:36

Viajemos seguros durante las vacaciones de invierno

Recomendaciones para evitar riesgos mientras nos dirigimos en auto a nuestro lugar de descanso, y poder así disfrutar a pleno del receso invernal.

Quienes viajan en auto durante las vacaciones de invierno, pueden estar expuestos en la ruta a diversos inconvenientes -algunos serios- si no toman los recaudos correspondientes. Es por eso que a continuación publicamos una serie de recomendaciones para poder trasladarse a los distintos puntos turísticos de manera más segura:

Antes de salir, es aconsejable planificar el recorrido del viaje y averiguar las condiciones del tiermpo y de la ruta en general. El parte oficial del estado de las rutas Nacionales se puede consultar en http://www.vialidad.gov.ar/dnv-estado-de-rutas o llamando directamente al Centro de Atención al Usuario de Vialidad Nacional (0800-222-6272), de lunes a viernes de 9:00 a 18:00.

Comenzar el viaje con las horas suficientes de descanso y evitar ingerir alcohol el día anterior. Por otra parte, es mejor usar ropa holgada y cómoda.

El uso del cinturón de seguridad por parte de todos los integrantes del vehículo es fundamental. Los niños deben ir siempre en las plazas traseras y con las sillitas correspondientes de acuerdo a su edad.

Respetar las velocidades máximas permitidas. Es necesario parar a descansar cada 2 horas o 200 kilómetros recorridos (las paradas que deben ser de al menos 15 minutos) y conducir como máximo 8 horas.

Llevar en todo momento las luces bajas encendidas y anticipar todas las maniobras usando las luces de giro.

Mantener la atención en el camino y no utilizar el teléfono celular u otro dispositivo electrónico al conducir.

Si la ruta se encuentra congestionada, paciencia. Mantener la ubicación en el carril, no realizar sobrepasos y no utilizar la banquina como vía de tránsito.

Conservar la distancia de seguridad entre vehículos (tomar un punto de referencia y cuando el vehículo de adelante pase por éste contar 2 segundos como mínimo). En condiciones de lluvia o niebla, aumentar esa distancia.

Programar paradas cada 2 horas o 200 km, por al menos 15 minutos.

Ante algún desperfecto en el camino, parar lo más lejano a la ruta posible (si es factible, en lugares destinados para detenerse) y colocar las balizas a 75 metros del vehículo en cada sentido de la ruta. Si es una autovía, colocar la primera a 75 metros del vehículo y la segunda baliza a 150 metros. En zonas montañosas y de bajas temperaturas, particularmente en las primeras horas de la mañana, se debe prestar especial atención a las sombras que se reflejan sobre el pavimento dado que suelen formarse capas de hielo o escarcha.

Los fenómenos meteorológicos propios del invierno; hielo, viento, nieve y lluvia, exigen conducir con mayor precaución, ya que los riesgos de un incidente son mayores.

Lee también: Lanzan un código de ética para la industria automotriz mexicana

PARA CONDUCIR SOBRE SUPERFICIES CON NIEVE O HIELO:

Circular con líquido refrigerante en el radiador.

De ser necesario, colocar los neumáticos de invierno o las cadenas correspondientes.

Además de las luces bajas, si nieva encender las antiniebla.

Aumentar la distancia de seguridad.

Mantener una velocidad constante regulándola mediante el uso de la caja de cambios.

En caso de tener que frenar, no pisar el pedal en forma sostenida, sino mediante toques cortos a efectos de evitar la pérdida de control del automóvil.

Ante un desperfecto técnico, parar en la banquina y señalar con las balizas intermitentes del vehículo y las triangulares fijas. En ruta o autopista, se recomienda encender las luces intermitentes del vehículo y colocar las balizas a 100 metros como mínimo detrás del éste.

Evitar viajar de noche, las nevadas más intensas ocurren durante las horas nocturnas.

Bajar las pendientes utilizando una marcha baja.

Lee también: Las vibraciones, un peligro al volante

DOCUMENTACIÓN PARA CIRCULAR:

Licencia de conducir vigente al momento del control.

Documento Nacional de Identidad o Cédula de Identidad.

Cédula verde del auto.

Cédula azul si conduce un vehículo que no es de su propiedad y la cédula verde se encuentra vencida.

Seguro del vehículo.

Última patente paga.

Verificación Técnica Vehicular o revisión técnica si el vehículo está radicado en una jurisdicción que lo exija.

Cédula amarilla en caso de vehículos equipados con GNC.

Lee también: Preocupante: murieron 324 niños en accidentes de tránsito en 2017

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD:

Juego de dos balizas reflectivas triangulares de color rojo.

Extintor de un kilogramo que tiene que estar al alcance del conductor dentro del habitáculo y sujeto a un soporte metálico. Recordar que su contenido debe ser recargado una vez por año.

El botiquín de primeros auxilios y el chaleco reflectivo son recomendables más allá de que la Ley Nacional de Tránsito no los exija.

Lee también: El evento #StopTheCrash para la seguridad vehicular pasó por Argentina

CHEQUEO MECÁNICO PREVIO:

Comprobar el correcto funcionamiento de las luces altas, bajas, direccionales, de posición y la baliza. Es recomendable limpiarlas en forma permanente durante el viaje en zonas de arena, tierra, barro o nieve.

Revisar los niveles de los fluidos (líquido refrigerante, de frenos y dirección; limpiaparabrisas y nivel de aceite).

Hacer revisar la alineación y balanceo y el estado de la suspensión, sus anclajes, los amortiguadores, el sistema de frenos y el estado de las pastillas de freno.

Los neumáticos deben tener la presión adecuada. Ésta se especifica en una etiqueta ubicada en el parante de la puerta delantera. En cuanto a la profundidad mínima del dibujo, no debe ser inferior a 1,6 milímetros, como lo exige la ley. Además es importante observar el estado del caucho, que no esté cortado ni cuarteado. Verificar también el estado de la rueda de auxilio.

Fuentes: Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) y CESVI Argentina.

Galería de imágenes

Comentarios

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario