sábado 14 de diciembre de 2019
NOVEDADES | 02-09-2019 17:29

Conocé la historia de las terminales industriales en Argentina

En el Día de la Industria Argentina, realizamos un breve repaso sobre las terminales automotrices en establecerse en el país.

El 2 de septiembre de 1587 zarpó desde el Puerto de Buenos Aires, la primera embarcación de productos elaborados, producidos en el actual territorio nacional, con destino a Brasil. A pesar de que todavía faltaban varios siglos para la creación del Virreinato del Río de la Plata, y posterior a ese suceso, la constitución de Argentina como nación, se podría decir que aquel envío de mercadería al país vecino, se transformó en la “primera exportación nacional”.

En conmemoración a ese suceso, actualmente se celebra el Día de la Industria Argentina, y en Parabrisas decidimos realizar un breve repaso sobre las primeras automotrices en instalar terminales industriales en nuestro país.

Tras la fundación de Ford Motor Company en Estados Unidos en 1903, la firma del óvalo decidió abrir su primera fábrica en Sudamérica en 1913, convirtiéndose en una de las marcas pioneras en territorio argentino, luego de expandirse en Canadá e Inglaterra. La planta industrial se instaló en el barrio porteño de La Boca, y en 1917 comenzó a fabricar al mítico modelo T.

Después de varios años en Capital Federal, hacia fines de la década de 1950, Ford Argentina necesitaba expandir sus operaciones en el país y debido a eso comenzaron las obras para la posterior inauguración de la terminal ubicada en General Pacheco, el 21 de septiembre de 1961.

En el caso de General Motors, la maniobra de la empresa fue muy lógica; un negocio de tal magnitud proyectiva no podía estar en manos de una firma independiente. En abril de 1925, pasó por la línea de montaje el "Primer Chevrolet armado en la Argentina", un doble phaeton equipado con ruedas de disco, cubiertas "balloon" y capota de un tono marroncito, ensamblado en el barrio porteño de San Telmo.

En 1928, General Motors inauguró su nueva planta en Barracas, en un marco de la inestabilidad económica mundial, que finalmente estalló al año siguiente, aunque debido los elevados niveles de producción de "La Chevrolet", como se la denominaba comúnmente a GM, permitió seguir adelante cuando Estados Unidos se vio envuelto en la terrible crisis del principio de la década del 30.

A lo largo del siglo XX, General Motors tuvo plantas industriales en el municipio de San Martín (GBA), inaugurada en 1940, donde en 1959 se aprobó la producción integral de vehículos en el país; y finalmente en Rosario (Santa Fe), tras su regreso a la Argentina.

Mercedes Benz es uno de los casos más destacables en nuestro país, ya que la firma alemana decidió inaugurar su primera terminal industrial fuera de Alemania, luego de comenzar a operar en territorio nacional en 1951.

En 1952, comienza, en la planta San Martín, el montaje SKD de Camiones L 3500, con motor OM 312 de 90 CV y después el tipo L 6600 con motor OM 315. Además, se inicia el montaje SKD de los primeros taxis 170 SD y luego otras versiones del mismo automóvil. Además, se inicia la fabricación del modelo 170 D para combi, pick-up y caja de carga.

En 1953, Mercedes-Benz se constituye en sociedad anónima, y obtiene unos terrenos en González Catán, con algunas máquinas de chapistería y mantenimiento. Ese mismo año comienza allí la planificación de las líneas para la fabricación y montaje de unidades 3500, 4500 y 6600. Se inicia el montaje del colectivo LO 3500 y del camión L 5400.

Otra de las clásicas empresas que se dedicó a la fabricación de vehículos en Argentina fue IKA (Industrias Kaiser Argentina). La sociedad mixta realizada entre la empresa estatal IAME y Kaiser Motors Corporation, incentivó a la construcción de la terminal industrial de Santa Isabel (Córdoba). A pesar de que varios modelos llegaban importados, en 1956 se dio inicio a la producción de los primeros Jeep (Ika, Estanciera, entre otros).

Con el correr de los años, la fabricación de vehículos se amplió con los modelos Rambler, Kaiser, Renault, Torino, entre otros rodados destacados. Finalmente, en 1975, la firma del rombo se apoderó de la mayoría del conjunto de acciones de la sociedad, que dio inicio a Renault Argentina S.A.

Fiat comenzó sus operaciones en el país hace exactamente 100 años (1919) y tras décadas de vehículos de diferentes categorías, ya sea autos, camiones, tractores, ferrocarriles, motores, entre otros productos de la marca.

Finalmente, en 1958, luego de que la marca tuviera presencia en diferentes rubros, se inaugura el polo industrial de Ferreyra. Dos años más tarde salió el primer modelo de calle, el 600 D, producido en la planta bonaerense de Caseros. A lo largo de los años siguientes, Fiat tuvo terminales en El Palomar y Sauce Viejo.

El Grupo Chrysler comenzó a importar vehículos en 1910, pero recién en 1957 comenzó la producción nacional de autos en una terminal de San Justo. Si bien durante décadas anteriores, se habían ensamblado algunos modelos, recién para fines de la década de 1950 y comienzos de 1960 la fabricación integral de rodados se hizo fuerte en el país.

En 1979, Volkswagen obtiene el conjunto de acciones del Chrysler Fevre Argentina y con el correr de los años la firma alemana reemplazó los modelos de la estadounidense con vehículos germanos (ejemplo: Dodge 1500 – Volkswagen 1500). Tras más de una década de comercialización de autos como el Gacel, Gol, sumado a la creación de Autolatina (alianza Ford-Volkswagen), y la fabricación de modelos de línea Seat, en 1996, con la disolución de la asociación con la marca del óvalo, se dio inicio a las operaciones de la actual planta industrial de General Pacheco.

Dentro de las japonesas, Toyota comenzó a operar en el país el 21 de marzo de 1997 de la mano de la pick-up Hilux, en la planta industrial de Zárate (número 29 en el mundo). Con la llegada del nuevo siglo, sumó a su línea de ensamblaje al SUV SW4 y adoptó una política de producción con el 70 por ciento de sus productos destinados a la exportación y 30 por ciento a la dentro del país. 

Por su parte Honda anunció su radicación industrial en el país en 2007, aunque la terminal ubicada en Campana concluyó sus tareas de construcción en 2009. El modelo inicial para comenzar a operar fue el City en 2011. Tras algunos años de fabricación, en 2015 concluyó su producción y fue reemplazado por el SUV HR-V, que perdurará fabricación hasta fin de año. La firma japonesa dejará de producir autos en Argentina a partir de 2020, al menos por el momento, y se enfocará en el mercado de las motos. 

La primera fábrica de Peugeot comenzó a operar en 1960, aunque al poco tiempo (1964) comenzó a tener problemas de supervivencia, a pesar de que en 1963 se creó el Centro de Producción de El Palomar. En 1965, se reanuda la producción bajo la sociedad SAFRAR, que dio el hincapié para aumentar la producción del 403, 404, 504, entre otros modelos que surgieron durante esos años.

Tras las nuevas sociedades (como sucedió con Sevel en la década de 1980) y el surgimiento de modelos inéditos, a partir del 2000, tanto Peugeot como Citroen centraron su producción en la Planta Industrial de El Palomar, a diferencia de años anteriores que la fabricación se encontraba distribuida, no sólo en el municipio bonaerense, sino en la provincia de Córdoba y Berazategui (al menos en los vehículos de la marca del león).

La firma de los dos chevrones previo a la fusión en la fabricación con la empresa perteneciente al mismo grupo, tuvo fábricas en Brandsen (1959) y Barracas (1960).

Dentro de las últimas incorporaciones, Nissan comenzó a producir el año pasado en la planta de Santa Isabel a su primer vehículo nacional. Se trata de la pick-up Frontier, que hasta el año pasado provenía de México.

Más allá que en esta nota el foco está puesto en las terminales con producción para vehículos de pasajeros, a lo largo del siglo XX (algunas siguen hasta la actualidad) también hubo producción de camiones como Iveco o Scania, sumado a modelos o marcas que tuvieron un simple pasar por la línea de montaje nacional como IAME, firmas del grupo General Motores como Opel, o el Grand Cherokee de Jeep, entre infinidad de vehículos que tuvieron sello argentino a pesar de no perdurar en el tiempo. Además, existen marcas que a pesar de producir modelos a baja escala también dejan su huella en la industria nacional.

Galería de imágenes

Dilan Bucchianeri Lima

Dilan Bucchianeri Lima

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario