martes 15 de octubre de 2019
TEST | 03-04-2019 14:47

Probamos el nuevo Mini Cooper S

El recién llegado restyling estrena caja automática de doble embrague e incorpora cambios estéticos, entre los que se destacan las banderas británicas de los faros traseros.

Hace unos 75 años, Alemania bombardeaba con toda su artillería a las principales ciudades del Reino Unido. Años más tarde, el avance aliado provocó la rendición del Tercer Reich. ¿Quién diría que un rato después (si tomamos como referencia la escala cronológica de toda la historia de la humanidad) los germanos se adueñarían de la marca inglesa? Y más: ¿se puede acaso imaginar que los perdedores decidan homenajear al país vencedor con la Union Jack como firma en los faros traseros?  

Así es como luce, desde 2015, la nueva generación de la serie actual del legendario MINI, que comenzó en 2001 bajo el ala de BMW. El marketing y la suficiente madurez como para dejar atrás un pasado de odio para enfocarse en el futuro, todo lo pueden.  Este producto, que allá por 1959 nació de la pluma de Sir Alec Issigonis, llega a la Argentina con algunas novedades, principalmente estéticas.  

MINI Cooper S Look JCW
Así luce la plancha de a bordo del nuevo MINI Cooper S Look JCW

Básicos:
Velocidad máxima: 230,9 km/h // Potencia: 192 CV // Consumo promedio: 15,3 km/l // Precio: 51.900 dólares       

Resumen:
Diseño-Aerodinámica (✭✭✭✭): Sin duda llamativo, se la rebusca para seguir vigente. El interior continúa siendo muy original.
Confort-Espacio interior (✭✭✭): Deportivo adelante y muy justo atrás, además de un baúl muy pequeño.
Motor-Prestaciones (✭✭✭✭): Performances destacadas y rendimiento muy adecuado.

Los más: Respuesta del motor/caja • Prestaciones • Comportamiento dinámico • Diseño atractivo • Consumo contenido

Equipamiento-Instrumental (✭✭✭): La dotación es amplia, aunque carece de algunos ítems. Sin rueda de auxilio.
Suspensiones-Dirección (✭✭✭): Clara tendencia al comportamiento dinámico deportivo. Para la ciudad es bastante duro y la dirección algo pesada.
Transmisión-Caja (✭✭✭✭): Muy eficaz y de incuestionable respuesta en todos los ámbitos. Selectora intuitiva.

Los menos: Suspensiones para ciudad • Capacidad del baúl • Faltantes de equipamiento • Sin rueda de auxilio • Precio

Seguridad-Frenos (✭✭✭1/2): Cuenta con lo necesario y las distancias de frenado son correctas.
Precio-Garantía (✭✭): Su elevado valor es el precio que hay que pagar para tener un vehículo diferente en muchos sentidos.
 

Abanderado

Además del distintivo de la bandera británica plasmada en los faros traseros, este restyling de la cuarta generación muestra un rediseño de los logos, las llantas y los faros delanteros Matrix Led, que adaptan la intensidad del haz luminoso de acuerdo con las condiciones del tránsito. En el interior, el cambio más predominante radica en la reconfiguración del volante multifunción y la pantalla táctil de 6,5 pulgadas para el navegador y otras cuantas funciones. La versión probada, denominada Look JWC (por John Cooper Works), se caracteriza, además, por las llantas negras, el kit aerodinámico en el que se destaca un alerón más marcado, y el logo alusivo a la versión en la parte superior de los zócalos.

MINI Cooper S Look JCW
Las ópticas traseras tienen el dibujo de la bandera británica

También luce tapizados exclusivos, con una combinación de cuero y tela que, por su color y tramado (aunque no tanto por su contextura) nos trajo recuerdos del viejo y querido Fiat Súper Europa. En líneas generales, la calidad de los materiales es muy buena, aunque hay detalles de floja terminación, como el débil encastre del marco interior del techo panorámico y el tacto áspero de los burletes de las puertas laterales.

Continuando con el interior, además de un diseño particular en cada una de las piezas –como, por ejemplo, el botón de arranque, el aro que envuelve la pantalla o el propio tablero de instrumentos–, este MINI tiene todo lo que se puede esperar de un deportivo: butacas delanteras con marcadas sujeciones, con la posibilidad de elevar su posición y el plus de extender el cojín, todo de manera manual.

Por su parte, la tarea de llegar atrás se torna algo difícil, y el lugar es sólo para dos. Personas de estatura media no tendrán problemas con el techo, pero el espacio para las piernas es justo, y bastante baja la altura del asiento. También es un tanto estrecho a lo ancho y las ventanillas son fijas, a lo que se suma que tampoco disponen de salidas de aire, aunque sí se pueden aprovechar un par de portavasos en los laterales. Y cuenta con todos los implementos de seguridad necesarios (cinturones de tres puntos, Isofix, apoyacabezas, etc.).

Con apenas 211 litros, el tamaño del baúl también es reducido, a pesar de que tiene un compartimento extra debajo del piso y que no aloja ningún tipo de rueda de auxilio (las titulares son Run Flat).  

Rugido amigable

El motor no presenta demasiadas novedades: la gama tres puertas utiliza impulsores nafteros turbo, arrancando con la 1.5 de tres cilindros de 136 CV y 22,4 kgm, y el 2.0 de cuatro cilindros con 192 CV y 28,6 kgm (2 kgm más que su antecesor). También en tres puertas existe la versión deportiva JCW, con el mismo 2.0 turbo, pero llevado hasta 231 CV y 32,7 kgm. La oferta local ya no contempla la caja manual. La variante S que nos ocupa en esta nota equipa el 2.0 de 192 CV.

MINI Cooper S Look JCW
Tapizado de tela y cuero de estilo vintage

Una opción con la que el MINI logra destacadas prestaciones, acompañado de una nueva y eficiente caja automática de doble embrague y siete marchas. Gracias a dicha sociedad, en nuestras pruebas de rigor alcanzó los 230,9 kilómetros por hora (la marca declara 235 km/h), aceleró de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos (la misma que señala la casa con sede en Oxford) y registró una elasticidad de 80 a 120 km/h en cuatro segundos.

Todo realizado en el modo Sport, en el que tanto el motor como la caja sacan a relucir todo su potencial, incluyendo un fuerte y agradable ronroneo, además de una marcada contra explosión al realizar los rebajes mediante el obediente mando manual-secuencial a través de las levas ubicadas detrás del volante. 

Según la marca británica, la adquisición de la nueva caja proporciona un ahorro de combustible del 10 por ciento. Los promedios de los valores obtenidos por nosotros en pruebas pasadas y actuales validan en cierta manera tal afirmación. Por su parte, el actual registró 10,2 km/l en ciudad, 21,6 km/l a 90 km/h y 14,2 km/l a 120 km/h, para arrojar un promedio de 15,3 km/l, contra los 13,8 km/l del modelo anterior con la misma motorización.

A estas últimas mediciones las realizamos en el modo de marcha “Green”, la manera de conducción más tranquila y que tiene asistentes gráficos que ayudan y evalúan al conductor en pos de lograr un rendimiento más eficiente.

Más bien durito

La configuración del tren rodante y la adopción de los neumáticos de bajo perfil (205/45 R17) muestran una marcada tendencia hacia un comportamiento dinámico deportivo. Y así lo demuestra en la pista, donde se desenvuelve con mucha agilidad y un “dribbling” notable, transformándose en un vehículo muy divertido para manejar.  

MINI Cooper S Look JCW
La pantalla táctil y sus respectivas funciones

En contraposición al agarre que muestra en las curvas o en las rectas a plena velocidad (recordemos que supera los 230 km/h de máxima), se advierte poco estable y demasiado sensible a cualquier ondulación del asfalto. Acompañando las altas performances, con discos atrás y adelante y ABS con todas las asistencias posibles, logra detenerse en distancias relativamente cortas (de 100 km/h a 0 en 40,7 metros).   No tan full En general, el equipamiento de esta variante es completo.

Además de la posibilidad de modificar la ambientación interior a través de distintos colores de luces, este MINI se destaca por la completa pantalla táctil, la apertura y el arranque sin llave, el climatizador de dos zonas, el control de velocidad crucero, la función de frenado de urgencia y detalles como el sensor de lluvia o el encendido automático de luces.  

Sin embargo, para el nivel y valor del vehículo, faltan una cámara de marcha atrás, sensores de estacionamiento delanteros, regulaciones eléctricas de las butacas y asistencias al manejo, tales como indicador de cambio involuntario de carril o control de velocidad crucero adaptativo, elementos que equipan vehículos de alta gama de marcas generalistas. La ausencia de rueda de auxilio también es una contra, por lo menos para nuestro extenso y despoblado territorio.  En cuestiones de seguridad, el MINI ofrece seis airbags, control de estabilidad, rompenieblas delanteros y traseros, Isofix y Top Tether, entre otros.  

Al ritmo del cambio

Los 51.900 dólares son muy elevados para los valores actuales de la divisa estadounidense. Por sus características particulares, esta versión no cuenta con rivales directos, por lo que es difícil establecer si, llegado el caso, es justo lo que se paga por un modelo que arranca en unos aceptables 34.900 dólares.  El plazo de tres años ó 200.000 km de la garantía es adecuado en tiempo y muy bueno en función de la distancia.

FICHA TÉCNICA Y PRESTACIONES

 

Christian Hein

Christian Hein

Comentarios

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario