lunes 6 de febrero de 2023
NOVEDADES | 15-01-2023 11:24

Cómo hacer del viaje en auto agradable también para nuestras mascotas

Miles de familias emprenden largos recorridos para disfrutar la época de descanso lejos de casa. Para hacer de ese camino un recorrido placentero es necesario también ocuparse del bienestar de los animales que nos acompañen.

Todo listo. El equipaje bien asegurado, el vehículo revisado, la documentación chequeada, el recorrido planificado, los cinturones abrochados y … ¡a la ruta! 

La felicidad es plena porque arrancan las vacaciones de esta temporada. Hasta la tía Matilde, que siempre tiene cara de “esto no me gusta”, está contenta. Pero, ¿cómo está Capitán?, la mascota de la familia.

Cómo hacer del viaje en auto agradable también para nuestras mascotas

Capitán, -un simpático Bichón Maltés-, está bien, porque percibe la alegría de su familia, aunque solamente lo “pusieron” sobre la falda de la tía que viaja sentada en una de las plazas traseras.

Pero para que la estadía a bordo de Capitán sea más que un mero recorrido en auto, con eso no alcanza.

Cómo hacer del viaje en auto agradable también para nuestras mascotas

Para viajar con mascotas en el habitáculo es necesario tomar una serie de medidas, especialmente si nuestro amigo de cuatro patas puede generar algún tipo de incomodidad o distracción porque, por ejemplo, al no estar acostumbrado a ese tipo de eventos reaccione con nerviosismo. Recordemos que los perros y los gatos también manifiestan ansiedad y fatiga.

Por eso es importante que descansen cada dos horas para evitar que generen algún tipo de molestia en el conductor interfiriendo en el manejo.

Cómo hacer del viaje en auto agradable también para nuestras mascotas

Y si ese habitáculo es compartido con niños pequeños, es necesario prestar mayor atención a este detalle.

Es necesario aclarar aquí que la Ley Nacional de Tránsito 24.449 no habla específicamente del traslado de mascotas en auto, pero sí se refiere a “(...) transportar cualquier carga o elemento que perturbe la visibilidad, afecte peligrosamente las condiciones aerodinámicas del vehículo, oculte luces o indicadores o sobresalga de los límites permitidos (...)”. 

Cómo hacer del viaje en auto agradable también para nuestras mascotas

Sin embargo, algunas provincias han legislado sobre el tema. Por ejemplo, la ley 13.637 de la provincia de Buenos Aires establece que “(...) ningún conductor podrá llevar animales en el asiento delantero, estos deberán ser transportados en el asiento trasero y atados con correas de modo tal que no puedan saltar al asiento delantero (...)”.

En la Ciudad de Buenos Aires la ley 2.148 prohíbe transportar animales sueltos.

También en la provincia de Córdoba, la ley 8.560 exige que la mascota no tenga acceso al sitio del conductor ni que vaya suelto.

Queda claro que la intención es que el animal no se transforme en una molestia para el conductor ni en un peligro en caso de colisión, ya que al estar suelto puede salir despedido con fuerza, como sucedería con un humano que viaje sin el cinturón de seguridad abrochado.

Por eso la recomendación es obvia: la mascota que viaje en un automóvil debe hacerlo debidamente asegurada. Para eso se puede utilizar el cinturón de seguridad que el vehículo trae de serie o alguno de los sistemas de sujeción específicos para mascotas, como los arneses, o las jaulas como las que se ven en los aeropuertos.

Así que la tía Matilda tendrá que dejar a Capitán en el asiento de al lado, debidamente sujetado.

Por otra parte es una buena idea llevar alguno de los juguetes preferidos de nuestro amigo perruno (o gatuno) para que se entretenga y baje el nivel del posible estrés que eventualmente le provoque el viaje.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Más en