lunes 10 de mayo de 2021
NOVEDADES | 02-03-2020 19:31

El elegido de Macri

El padre del ex presidente fue un empresario clave de la industria automotriz nacional. Aún hoy, muchos argentinos consideran a este modelo, fabricado sobre su mandato, como uno de los mejores de producción local. Cuál es la asociación entre la familia del ex mandatario y aquel auto.

El 2 de marzo del año pasado falleció a los 88 años Franco Macri, empresario italoargentino y padre del ex presidente Mauricio. Nacido el 15 de abril de 1930, llegó a nuestro país hacia fines de la década de 1940, proveniente de Roma (Italia). A pocos años de desembarcar en “tierras australes”, el progenitor del ex Jefe de Estado comenzó a tejer sus vínculos con el rubro financiero, construcción, automotor (Asociación de Fabricantes), entre otros, y ya para los años 70’, fundó su grupo empresarial (SOCMA).

Hacia fines de 1978, del otro lado del Océano Atlántico, más precisamente en su antigua Italia y en territorio francés, se crea Sevel, asociación entre Fiat y el Grupo PSA para producir vehículos comerciales y de pasajeros en las dos fábricas que las automotrices tenían en sus respectivos países de origen.

Dos años más tarde, el 28 de febrero de 1980, Umberto Agnelli, vicepresidente de la marca italiana y Jean Paul Parayre, director ejecutivo del grupo Peugeot firmaron la fusión de las sociedades argentinas Fiat Concord y SAFRAR, las filiales encargadas de comercializar y producir los modelos de ambas marcas en suelo nacional. Tras el comienzo de las operaciones en nuestro país, Franco Macri se convirtió en el presidente de la nueva alianza.

Durante casi dos décadas, hasta la separación de Fiat en 1996 y la disolución definitiva en julio de 1999 (Peugeot-Citroen), la Sociedad Europea de Vehículos para Latinoamérica (Sevel Argentina) se convirtió en uno de los grupos empresariales más poderosos del país, con la aprobación de diferentes autos por parte del público argentino. Las producciones se llevaron a cabo en las terminales de la localidad bonaerense de El Palomar, Berazategui y la provincia de Córdoba.

Macri

Modelos como Peugeot 405, 505, 306, Fiat Duna, Spazio, Regatta, Uno, Ducatto, entre otros vehículos que tuvieron sus años de gloria, hicieron que Sevel se transformara en el grupo más elegido hacia fines de la década de 1980 y principios de los años 90’. Entre 1991 y 1992, Franco Macri estuvo a cargo de la Asociación de Fábricas de Automotores de la República Argentina (ADEFA) y entre 1993 y 1994, fue acusado por contrabando de autopartes a Uruguay junto a su hijo Mauricio, quien para mediados de la década se encontró a cargo de Sevel, aunque de todas formas fueron sobreseídos.

Finalmente, luego de años de gloria para varios de los modelos del grupo, más allá de que algunos tenían como objetivo ser modelos “accesibles y de bajo costo”, el éxito de distintos vehículos de “Fiat-Peugeot” fue rotundo. En 1996, Fiat se separó de Sevel y tres años más tarde, más específicamente el 1 de julio de 1999, el Grupo PSA obtuvo el 100 por ciento del paquete accionario de la familia Macri. Ya en los años 2000, luego de varios años de asociaciones con empresas chinas, en 2008, el Grupo Socma trajo al país a Chery, la primera automotriz proveniente de China en llegar a la Argentina. 

Así probábamos al Peugeot 504

¿Cuál fue el “auto del éxito” de Sevel?

Tuvo varios, el  Fiat 147 en todas sus denominaciones como Spazio o Vivace, el Fiat Uno o el 505, como se mencionó anteriormente, pero aquel que no perdió vigencia y se mantuvo en lo más alto hasta 1999 fue el Peugeot 504.

En 1968 fue presentado en Europa y en 1969 comenzó su producción en Argentina en la localidad de Berazategui, gracias a la Sociedad de Automóviles Franco Argentinos (SAFRAR). Tanto en el Viejo Continente como en nuestro país fue presentado como “Auto del Año” y durante sus primeros años de vida se convirtió en un auto de lujo. En los 70’, tuvo diferentes versiones como  la E, L, SE, XL, XSE, XE TN, entre otras, pero luego de poco más de una década en el mercado y con la llegada de la variante rural, en 1980 SAFRAR se integró a Sevel y el 504 sufrió diferentes cambios.

Estas modificaciones no fueron sólo estéticas o la adhesión  de alguna variante como la pick-up,  sino también en la escala de precios y en los componentes que el modelo tenía. Bajo el mando del Grupo Macri y la adhesión de nuevos autos dentro de la fusión con Fiat, el 504 se convirtió en un sedán cada vez más popular.

Además, se fue adaptando a la demanda del mercado como un vehículo ideal para diferentes familias y a un precio accesible. Sevel tranquilamente podría haber discontinuado el 504 durante sus primeros años de operaciones, pero la buena aceptación por parte de muchos usuarios lo convirtió en un auto rentable.

Durante la década de 1980 también llegaron nuevas versiones, como GR, GLS, GLD y SL, incluso algunas de ellas Diesel. Ya para 1990, el auto continuaba siendo exitoso a pesar de estar más de 20 años en el mercado argentino. De todas maneras, hasta el cese de su producción en 1999, incorporó una nueva versión más equipada denominada SRX (tope de gama) y sufrió un rediseño realizado por Pininfarina.

Ya para la última década del siglo XX, el auto era tan popular que se convirtió en uno de los modelos más elegidos por los taxistas, agencias de alquiler de vehículos, policía de diferentes distritos, entre otros organismos. Para el fin de su producción, Peugeot había entregado 491.959 unidades y alrededor de 300.000 fueron fabricadas bajo la órbita de Sevel.

 

 

Galería de imágenes

Comentarios

Más en