miércoles 20 de enero de 2021
TEST | 04-01-2021 09:00

Probamos la nueva Renault Alaskan

La primera camioneta mediana de la marca francesa es un producto que se adapta a la demanda de un segmento muy selectivo. Toma la base de la Nissan Frontier, pero aplica su propia personalidad.

La batalla de las pick-ups se está poniendo interesante en nuestro país. En un espacio marcado por el dominio de modelos ya afianzados en las preferencias del público, llegan nuevos jugadores que, sin duda, buscarán adueñarse de una porción de la torta.

Básicos:
Velocidad máxima: 180,6 km/h / Potencia: 190 CV / Consumo promedio: 11,3 km/l / Precio: $ 4.134.300

Diseño/Aerodinámica (✭✭✭1/2):​ Un aspecto agradable que, salvo por algunos detalles, se parece bastante al de su prima hermana, la Nissan Frontier.
Confort/Espacio interior (✭✭✭✭): La calidad percibida y la habitabilidad son buenas. Atrás, la plaza central es algo pequeña.
Motor/Prestaciones (✭✭✭✭): El propulsor biturbo responde muy bien y logra prestaciones correctas, incluido el consumo. En la ciudad es algo gastador.

Los más: Solidez estructural • Respuesta del motor • Amplitud interior • Garantía.

Equipamiento/Instrumental (✭✭✭1/2): La dotación es amplia, aunque podría ser mejor. Un ajuste en profundidad de la columna de dirección no le vendría mal.
Suspensiones/Dirección (✭✭✭✭): El tren trasero suele rebotar, pero esa robustez se agradece en el off-road. La dirección es pesada en maniobras en espacios reducidos.
Transmisión/Caja (✭✭✭): La caja de siete velocidades responde con algunos retardos, especialmente en aceleraciones repentinas. No tiene levas en el volante.

Los menos: Dirección pesada en ciudad • Retardos de la caja • Consumo urbano • Rebotes tren trasero.

Seguridad/Frenos (✭✭✭✭): En este rubro, por tratarse de una versión tope de gama, la unidad de prueba quedó en deuda con algunos equipamientos. En la pista respondió bien.
Precio/Garantía (✭✭✭): Es el primer vehículo de la marca francesa en ofrecer en nuestro mercado una cobertura de cinco años o 150.000 kilómetros. El precio, elevado.

Renault Alaskan Revista Parabrisas @alecortina

La novedad llega desde Córdoba de la mano de Renault. La marca del rombo presentó la Alaskan, su primera pick-up de una tonelada, con una oferta que,  si la discriminamos por configuración mecánica, está compuesta por ocho versiones, en niveles de equipamiento Confort, Emotion, Intens e Iconic, aunque todas con una sola silueta de cabina doble.  

Hay dos opciones de motor, ambos turbodiésel 2.3: uno de 160 CV de potencia y 40,3 kgm de par, mientras que el otro (biturbo) entrega 190 CV y 45,9 kgm, respectivamente. La transmisión puede ser manual de seis velocidades o automática de siete cambios, mientras que las opciones de tracción son 4x2 (trasera) y 4x4 con transferencia para alta y baja. Para esta nota elegimos la tope de gama, Iconic AT.

Renault Alaskan Revista Parabrisas @alecortina

Propio y no tanto

Como ya hemos descrito en estas páginas, la Alaskan es una de las dos camionetas que se fabrican en el complejo Santa Isabel de Renault, ubicado en la provincia de Córdoba, proyecto industrial liderado por Nissan, socia de la marca del rombo, y que tiene como representante en este plan a la pick-up Frontier.

Dada esa estrategia de compartir componentes, la Renault Alaskan tiene mucho de la Nissan Frontier, o viceversa. El diseño es similar. En la parte frontal, por ejemplo, hay algunos detalles particulares para cada modelo.

Renault Alaskan Iconic AT @alecortina

Los faros son parecidos; en ellos sólo difiere la firma lumínica de los led, que respetan el lema de familia de cada marca. La parrilla también es diferente y, en el caso de la Alaskan, el gran rombo aparece avanzado sobre una pequeña porción del capó y es allí donde se ubica una de las cámaras del sistema de visión 360.

También cambian los diseños de los faros antiniebla (sólo dispone de delanteros), de las llantas de aleación y de la barra de San Antonio, como así también la disposición de las luces en los grupos ópticos traseros.

Renault Alaskan Revista Parabrisas @alecortina

Pero el resto de los elementos que están a la vista son los mismos que emplea su hermana de Nissan: retrovisores, paragolpes, barras de techo, estribos y portón, lo mismo que todos los paneles metálicos. Por eso tampoco hay diferencias en las dimensiones entre ambos modelos.

Amplitud interior

Si ingresáramos en el habitáculo de la Alaskan con los ojos vendados y, al destaparlos, no encontráramos ningún logo que lo identificara, no podríamos saber si se trata de la camioneta de Renault o de una Nissan Frontier: teclas, comandos, palancas, decoración, materiales... todo es igual en ambos modelos.

Renault Alaskan Iconic AT @alecortina

Sólo cambian algunos detalles, con el rombo dominando la escena en el centro del volante. También comparte con la Frontier la percepción de calidad que ofrecen los materiales y terminaciones con los que está confeccionado el habitáculo.

En esta versión tope de gama, los tapizados son de símil cuero, en apariencia resistente al uso intenso. Hay una serie de elementos que contribuyen a mejorar el confort, tales como los posavasos plegables en cada extremo del torpedo y unos prácticos "bolsillos" a los costados de la consola central que pueden ser útiles para alojar allí el celular.

Renault Alaskan Revista Parabrisas @alecortina

La posición de manejo ideal se logra rápidamente, aunque para algunos será un problema la ausencia de ajuste en profundidad de la columna de dirección. La butaca del conductor cuenta con reglajes eléctricos, incluyendo el lumbar.

Atrás, el espacio habitable admite dos adultos, ya que la plaza central es algo pequeña: en su respaldo esconde un apoyabrazos con posavasos doble. El asiento trasero (enterizo) se puede plegar.

Hay equipo

La dotación de equipamiento de la que dispone esta versión tope de gama (Iconic) es generosa. Entre otros elementos, cuenta con acceso sin llave, encendido y detención del motor por botón, climatizador bizona (con salidas traseras), butacas calefactables, techo solar, volante multifunción, control de velocidad crucero, equipo de audio con mirror screen y navegador.

Renault Alaskan Iconic AT @alecortina

En el rubro seguridad aparecen, como destacados, seis airbags, controles de tracción y estabilidad, y los asistentes de arranque y descenso en pendiente. Pero el más llamativo es el sistema de cámara de visión 360° (Multiview Camera), con detector de objetos en movimiento y modo off-road: permite ver hacia adelante para resolver situaciones extremas en los terrenos más complicados.

Esas imágenes se ven en la pantalla táctil de 8 pulgadas, la misma en la que aparecen las de la cámara de marcha atrás con visión cenital. Se agregan a la lista algunos detalles que tienen que ver con la faceta laboral, como el cubrecárter metálico y el protector de caja de plástico termoformado.

Renault Alaskan Iconic AT @alecortina

Lamentablemente, en este rubro no aparecen sistemas de avanzada como los que ofrecen algunos de sus rivales, como por ejemplo control de velocidad crucero adaptativo, alerta de cambio involuntario de carril o sensor de ángulo ciego.

Además, los frenos traseros son a tambores. El tablero (el mismo que utiliza la Frontier) cuenta con cuatro indicadores de aguja y un display central para la completa computadora de a bordo.

Renault Alaskan Iconic AT @alecortina

En funciones

La respuesta dinámica de esta nueva pick-up cumple con las expectativas. En todo momento se reveló un vehículo robusto, pero sin sacrificar el confort de marcha, salvo por algunos leves rebotes del tren trasero en contadas ocasiones.

Pero es lógico que esto suceda, tratándose de una unidad que pesa más de dos mil kilogramos, que está preparada para cargar hasta 912 kg y que va calzada con llantas de 18 pulgadas. Esa cuota de robustez se agradece en los terrenos más duros, donde la Alaskan mostró un buen desempeño.

Renault Alaskan Revista Parabrisas @alecortina

La dirección asistida responde a las órdenes de un volante con buen grip, pero eso no puede evitar que el comando se sienta pesado al realizar maniobras a baja velocidad en espacios reducidos. En la ruta ofrece la dureza adecuada.

La mecánica de esta unidad es el ya conocido propulsor Diesel biturbo de 2,3 litros que entrega 190 CV de potencia y 45,9 kgm de torque: un propulsor impetuoso, aunque de bajas rumorosidad y vibraciones. Trabaja conectado a una caja automática de siete relaciones que, en nuestra unidad de pruebas, se mostró algo dubitativa a la hora de seleccionar la marcha adecuada en procesos de aceleraciones repentinas.

Renault Alaskan Revista Parabrisas @alecortina

La selectora dispone de una posición secuencial, pero el sistema no cuenta con levas detrás del volante. Para enfrentar los terrenos más difíciles, la Alaskan dispone de una transferencia para alta y baja (de conexión eléctrica) y diferencial de deslizamiento limitado.

Con esa configuración mecánica y un peso en orden de marcha de 2.123 kg, este producto de la marca del rombo logró, en nuestras pruebas, prestaciones acordes con sus características: alcanzó una velocidad máxima de 180,6 km/h y logró acelerar de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos.

Renault Alaskan Iconic AT @alecortina

En cuanto al consumo, el mismo criterio: 11,3 km/l de rendimiento promedio, con elevados 8 km/l en el ámbito urbano y correctos 15,1 km/l cuando circula a 90 km/h constantes. En las pruebas de frenado, las distancias recorridas estuvieron a la altura del resto de las prestaciones. Para detenerse por completo desde 100 km/h recorrió 45 metros.

Un precio, un mercado

Al cierre de esta edición, Renault Argentina estaba realizando el lanzamiento comercial de la Alaskan en nuestro país, ofreciendo una gama de precios en sintonía con el mercado. Así, el valor de venta de la versión aquí analizada, Iconic AT, ascendía a 4.134.300 pesos; es decir, un poco menos que la Nissan Frontier LE AT (4.153.000 pesos), que, en esencia, es el mismo producto.

Renault Alaskan Revista Parabrisas @alecortina

Supera a la nueva Chevrolet S10 que, en la versión más equipada, High Country, tiene un valor de 3.960.900 pesos, ofreciendo motor más potente (200 CV) y una dotación de equipamiento más amplia.

Pero la Alaskan Iconic también es más cara que la Toyota Hilux SRX 2.8 AT que, con motor de 204 CV y mejor equipada, cuesta 4.005.600 pesos. Incluso supera a la Volkswagen Amarok Highline, que con motor de 180 CV vale 3.984.300 pesos.

Renault Alaskan Revista Parabrisas @alecortina

Vale aclarar que los precios aquí consignados corresponden a las listas oficiales sin considerar eventuales descuentos. Otra de las novedades que presenta Renault con la Alaskan es la garantía: esta camioneta es el primer vehículo de la marca francesa en ofrecer en nuestro mercado una cobertura de cinco años o 150.000 kilómetros.

Todos los detalles apuntan a que este modelo encontrará rápidamente su lugar en el segmento de las pick-ups, uno de los más reñidos del mercado local, a pesar de la lejana participación de Renault en este espacio.

Renault Alaskan Iconic AT @alecortina

La experiencia de la marca francesa con este tipo de unidades nos remonta a la década del 80, cuando comercializaba la Trafic Rodeo, aunque se trata de otro concepto de vehículo. Ahora se abre una nueva etapa para la compañía gala, y en ella espera ser protagonista en la batalla por el liderazgo y con un modelo de producción local. 

FICHA TÉCNICA Y PRESTACIONES:

 

Walter Togneri

Walter Togneri

Comentarios

Más en