miércoles 8 de julio de 2020
NOVEDADES | 05-06-2020 15:48

Chevrolet Tracker: por qué el nuevo motor 1.2 es más rápido que el 1.4

La firma del moño lanzó la segunda generación de su SUV compacto con renovaciones de diseño y mecánicas. Llega a la Argentina en el segundo semestre.

Uno de los lanzamientos más esperados para este año es la nueva generación del Chevrolet Tracker. El SUV del moño fue presentado en abril de 2019 en China y en marzo de este año se presentó en la región, más precisamente en Brasil, donde se lleva a cabo su producción. Con dimensiones más generosas, diseño completamente nuevo y mayor equipamiento, el sport utility de la firma estadounidense seguirá por el mismo camino de la familia Onix.

La plataforma utilizada en el nuevo Tracker es la Global Emerging Markets (GEM) que le dará vida al futuro modelo producido en la terminal industrial argentina de General Alvear (Rosario, Santa Fe), para acompañar al Cruze. Varios rumores indican que se trata de la inédita pick-up compacta que la marca prepara para enfrentar a futuros competidores como la Fiat Toro, Renault Duster Oroch, Volkswagen Tarok o la Maverick de Ford.

En relación al SUV compacto del Chevrolet, varios de los componentes son similares al auto del que deriva (Onix), incluso en el interior casi no hay diferencias notorias. En equipamiento, lo mismo: seis airbags, cargador inalámbrico de celulares, Wi-Fi a bordo, alerta de punto ciego, nuevo sistema multimedia, entre otros elementos de nivel superior que incorpora el Tracker.

NUEVA CHEVROLET TRACKER

Debajo del capó, una de las principales diferencias con su antecesor es la motorización con dos bloques turbo. Por un lado, el impulsor 1.0 de 116 CV asociado a una transmisión automática para las versiones más económicas (mismo motor que la variante Premier de Onix). En cambio, la versión más completa es un 1.2 de 133 CV con 21,4 kgm de torque, asociado a una transmisión automática de seis marchas. Hasta ahora, la generación anterior comercializada en la Argentina posee un 1.8 de 140 CV, pero en Brasil se ofrecía con un propulsor 1.4 turbo de 153 CV con 24,5 kgm de torque (también con caja automática de seis marchas).

Según reveló Autoesporte, más allá de que en suelo vecino se pueden tener en cuenta las prestaciones con etanol, el nuevo Tracker logra acelerar de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos, frente a los 9,6 del 1.4. De 40 a 80 km/h, los "dos Tracker" logran acelerar en 4,1 segundos. De 60 a 100 km/h, gana el veterano por muy poco (5,0 segundos frente a 5,2 segundos). En cambio, de 80 a 100 km/h, el nuevo ganó con 6,2 frente a los 6,4 segundos del impulsor más antiguo.

El sitio reveló que las diferencias se encuentran sujetas al peso de las dos generaciones. El Tracker de primera edición pesa 1.413 kilos frente a los 1.271 kilos de la nueva generación. La relación de peso equivale a 9,2 kilos por CV con mejoras en el consumo (8,6 frente a los 10,2 km/l del nuevo modelo).

 

Galería de imágenes

Comentarios

Más en
Video

Efemérides, por Radio Perfil

Las principales fechas de la mano de la producción de Radio Perfil.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario