lunes 19 de abril de 2021
TEST | 31-03-2021 09:58

Golpe de nostalgia: probamos el Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost

Valiéndose del nombre de un modelo icónico, la marca del óvalo vuelve a la carga en uno de los segmentos más calientes, con una propuesta superadora. Destacado nivel de seguridad y generosa habitabilidad, además de interesantes prestaciones del debutante motor turbo de tres cilindros.

La historia del Ford Bronco es un fiel reflejo de la leyenda del Ave Fénix, aquél animal que –según reza la mitología– renació de sus propias cenizas. Algo similar le pasó a este emblemático modelo que el 12 de junio de 1996 marcó una fecha tristemente célebre para muchos de sus admiradores. Fue cuando se anunció el cese de su producción.

Básicos:
Velocidad máxima: 194,8 km/h / Potencia: 175 CV / Consumo promedio: 12,1 km/l / Precio (preventa): u$s 44.200

Diseño/Aerodinámica (✭✭✭✭): Estética llamativa y bien lograda, conservando el ADN del modelo original. Aunque la carrocería ofrece mucha resistencia al viento. 
Confort/Espacio interior (✭✭✭✭): Habitáculo de generosas dimensiones donde pueden viajar cómodamente cinco adultos. El baúl también es grande. 
Motor/prestaciones (✭✭✭1/2): Buen desempeño del debutante propulsor turbo de tres cilindros, aunque penalizado por el consumo en ciudad. 

Los más: Estilo • Calidad general • Prestaciones.

Instrumental/Equipamiento (✭✭✭1/2): Instrumental moderno, con mucha información del vehículo. Podría ofrecer más elementos de confort. 
Suspensión/Dirección (✭✭✭✭1/2): La asistencia eléctrica de la dirección es precisa y el esquema de suspensiones, bien mullido.
Transmisión/Caja (✭✭✭1/2): La caja está bien relacionada y no manifiesta retrasos cada vez que el acelerador lo demanda, pero no ofrece modo secuencial ni levas al volante. 

Los menos: Auxilio temporal • Faltantes de confort • Carrocería sensible al viento.

Seguridad/Frenos (✭✭✭✭1/2): Excelente dotación en este rubro. Las distancias de frenado, apropiadas para un vehículo de su porte y peso. 
Precio/garantía (✭✭✭): No es un vehículo accesible pese a no ser extrazona. Sin embargo, su valor (de lista) está en conformidad con el segmento, al igual que el período de garantía.

Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost
Sin embargo, desde ese mismo día se inició el “operativo retorno”: clientes, fanáticos e incluso ejecutivos de la compañía del óvalo crearon (inicialmente en secreto) la comunidad Bronco Nation, la primera de los Estados Unidos en ser reconocida y certificada por Ford, y cuya finalidad era, por un lado, celebrar y mantener el legado de este todoterreno y, paralelamente, diseñar su regreso a futuro.

Tras veinticinco años, Ford materializa el regreso del Bronco con la mirada puesta en el exitoso Jeep Wrangler. Pero, además, la firma oriunda de Michigan entendió que debía conservar la icónica nomenclatura del caballito para posicionar un producto singular en uno de los segmentos más calientes y masivos del mercado mundial.

Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost

Bajo esa consigna, Ford desarrolló una alternativa menos desenfadada –denominada Bronco Sport– que se produce en México sobre la misma plataforma del Kuga, pero que en todas sus variantes ofrece tracción integral.

A nuestro país llega en dos versiones: Big Bend, con motor de tres cilindros 1.5 turbo-naftero de 175 CV, y Wildtrak, equipada con un 2.0 (también turbo-naftero) de cuatro cilindros y 240 caballos de potencia. En esta ocasión, evaluamos la variante de entrada de gama.

Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost

Viaje en el tiempo

Dueña de un porte que jamás pasaría inadvertido, la carrocería del Ford Bronco Sport conjuga un perfecto equilibrio entre lo retro y lo moderno. Los trazos rectos del capó y puertas, así como la gran superficie vidriada, remiten al modelo original de 1966. No obstante, algunos detalles –como la pronunciada curvatura del techo sobre el parante B– nos recuerdan a la figura “noventosa” del Land Rover Discovery.

La parrilla frontal es una adaptación actualizada del modelo clásico, con la enorme inscripción “Bronco” que toma el protagonismo en una grilla escoltada por modernas ópticas full led. Las barras portaequipajes y los diferentes zócalos y paragolpes de color negro contribuyen a afianzar su aspecto de todoterreno.

Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost
Lógicamente, el formato y la altura de su carrocería ofrecen mucha resistencia aerodinámica, y eso en determinadas ocasiones pasa factura. 

De hecho, mientras realizábamos las pruebas de rigor, a partir de los 140 km/h notamos un silbido molesto dentro del habitáculo, que iba en aumento a medida que incrementábamos la velocidad. En contrapartida, el estilo “cúbico” convierte al Bronco Sport en uno de los modelos más grandes y espaciosos del segmento: mide 4,38 metros de largo, 1,88 m de ancho, 1,75 m de alto, y ofrece una distancia entre ejes de 2,67 metros.

Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost

La posición de manejo es naturalmente elevada, pero se puede obtener la deseada gracias a los ajustes de la columna de dirección y la butaca. Los asientos delanteros son bien mullidos y el tapizado de esta versión combina materiales textiles, agradables al tacto y de aparente fácil limpieza.

El panel de a bordo ofrece un diseño muy atractivo, alternando materiales blandos con plásticos robustos: la calidad percibida es destacada y todo parece estar pensado para durar muchos años.

Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost

Atrás hay generoso espacio para los ocupantes, sobre todo a lo ancho y a lo alto: sin sobrarle nada, el lugar para las piernas es apropiado, pero quien viaje en la plaza central deberá sortear el túnel de transmisión. Aquí los pasajeros disponen de difusores de ventilación y dos tomas USB (uno de ellos del tipo C).

El baúl es amplio y también muy llamativo. En principio, porque la luneta puede abrirse de manera independiente para facilitar el acceso y el guardado de objetos. Pero, además, trae elementos curiosos, tales como un abridor de botellas sobre uno de los parantes, luces adicionales para cuando el portón está abierto, protecciones de goma en el piso y respaldos traseros, mientras que la tapa interna del baúl (de plástico rígido) puede plegarse y convertirse en una mesa de trabajo o camping

Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost

Aquí hay que tener en cuenta que su posición más elevada queda a media altura respecto de los respaldos traseros, motivo por el cual todo lo que se ubique por encima no solo quedará a la vista, sino que se convertirá en un elemento contundente si el vehículo frenara intempestivamente. Ford declara 638 litros de capacidad, aunque presumiblemente contempla el volumen de carga hasta el techo.

Otro detalle negativo –y que resulta una de las diferencias respecto de la versión Wildtrak– es que en la Big Bend la rueda de auxilio alojada debajo del piso es de uso temporal.

Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost

Debut auspicioso

Años atrás hubiésemos sentenciado que un motor de tres cilindros era inapropiado para mover un vehículo de 1.500 kilos. Sin embargo, las bondades del downsizing hicieron que un impulsor como este 1.5 EcoBoost logre –a través de un turbocompresor y ajustes en la electrónica– desarrollar 175 caballos de potencia y entregar 26,3 kgm de torque. 

Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost

Este motor (que debuta en nuestro mercado) trabaja asociado con una transmisión automática de ocho velocidades, muy obediente a las órdenes del pie derecho, aunque carece de levas en el volante e incluso de modo secuencial para una conducción más reactiva: la selectora es la ya clásica ruedita que utilizan varios modelos de Ford (como Mondeo y Kuga) a la que lleva unos días acostumbrarse.

Las prestaciones obtenidas durante nuestras pruebas fueron muy buenas para las pretensiones de un vehículo orientado al uso familiar: aceleró de cero a cien km/h en 10,1 segundos y orilló los 195 km/h de velocidad final.

Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost

Indudablemente, es en la zona media del cuentavueltas donde el conjunto motor-caja saca mejor provecho, allí se produce la mayor entrega de par y la mecánica se muestra muy enérgica: prueba de ello son los 6,8 segundos que demoró para pasar de 80 a 120 km/h.

En ruta obtuvo un rendimiento de combustible razonable (16,3 y 11,7 km/l a 120 y 90 km/h, respectivamente), aunque en la ciudad la marca bajó drásticamente hasta los 8,3 km/l, pese a que este modelo cuenta con el sistema automático de arranque y parada Start & Stop.

Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost

En lo dinámico se advierte un vehículo firme pese al elevado centro de gravedad, y ante el menor atino a perder la línea, un celoso ESP entra en acción para corregir las maniobras. Pero, sin dudas, el aspecto más valorado es su confort de marcha, garantizado por la robustez del chasis y un mullido esquema de suspensiones (independiente en ambos ejes). 

Por su parte, la dirección asistida eléctricamente hace bien su trabajo y se mostró liviana, mientras que el sistema de frenos, con discos en las cuatro ruedas, respondió de manera adecuada en la pista.

Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost

Fuera del asfalto

Todas las versiones del nuevo Bronco Sport cuentan con un sistema de tracción integral de acople automático y bloqueo de 4x4 que Ford denomina G.O.A.T (Go Over Any Type of Terrain, por sus siglas en inglés), y que en esta versión permite seleccionar hasta cinco modos de conducción (Normal, Eco, Deportivo, Resbaladizo y Arena). Los mismos, en función de la superficie modifican el desempeño del motor, la transmisión, el sistema de frenos y la dirección.

Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost

Si bien se trata de una herramienta muy útil para animarse a desandar algunos caminos por fuera de los tradicionales, el dibujo de los neumáticos de esta variante de entrada de gama (en medida 225/60 R18) no son los apropiados para un uso off-road intensivo. Prueba de ello fue la sesión de fotos: transitando una cantera un día de lluvia, las ruedas no tardaron en cubrirse de barro, al punto de hacer patinar al vehículo por momentos.

Aquí se aprecia una de las principales diferencias respecto de la opción Wildtrak, que además de contar con bloqueo de diferencial trasero y agregar los modos “Lodo y Rocas”, calza cauchos “All Terrain” (225/65 R17) preparados para este tipo de circunstancias.

Ford Bronco

No obstante, cabe destacar los apropiados ángulos de ataque y salida de esta versión Big Bend (21º y 30º, respectivamente), además del generoso despeje de 20 centímetros y las distintas protecciones (plásticas y metálicas) debajo del chasis.

Seguro y competitivo

Con una dotación de confort adecuada –aunque sin estridencias–, esta versión Big Bend ofrece climatizador automático, control de velocidad crucero, cámara de retroceso, encendido automático de luces, sensor de lluvia, levantavidrios eléctricos, sistema de apertura de puertas sin llave con botón de arranque y anclajes para sillas infantiles, entre otros. 

Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost

En el apartado tecnológico se destaca el sistema de infoentretenimiento SYNC 3 con control por voz, que se sirve de una pantalla táctil de 8 pulgadas con navegador satelital, compatible con Android Auto y Apple CarPlay. También cuenta con cargador inalámbrico para smartphones.

Pero es en el rubro seguridad donde el flamante SUV del óvalo busca marcar diferencias. De serie, dispone de nueve airbags (delanteros, laterales de tórax, laterales tipo cortina y  de rodilla para conductor), control de tracción y estabilidad, ABS con distribución electrónica de frenado, detector de fatiga y sistema de monitoreo de presión de neumáticos, e incluye algunos de los ítems del sistema de asistencias a la seguridad Ford Co-Pilot 360: asistente de pre-colisión con frenado automático de emergencia y detección de peatones, sistema de información de punto ciego y sistema de mantenimiento de carril (Lane Keeping Aid), listado que se incrementa en la variante Wildtrak.

Ford Bronco Sport Big Bend 1.5 EcoBoost

Este Bronco Sport llega para pelear en un segmento cada vez más numeroso, donde la procedencia de los competidores y su oferta mecánica es muy variada. De hecho, el SUV azteca compartirá cartel con otros dos modelos del óvalo: el Territory chino y el Kuga Hybrid “made in USA”. No todos sus rivales ofrecen tracción 4x4, tampoco se asemejan conceptualmente.

Presumiblemente el objetivo de Ford es atacar a determinadas versiones del Jeep Compass, que pronto llegará con un restyling y nuevo motor, o bien adelantarse al inminente Volkswagen Taos, que en algún momento agregará una variante con tracción integral.

Ford Bronco

El lanzamiento oficial del Bronco Sport en la Argentina se llevará a cabo durante este mes, aunque hace ya algunas semanas Ford inició un proceso de preventa con una gama inicial compuesta por las dos versiones mencionadas anteriormente: Big Bend a 44.200 dólares y Wildtrak a 54.000 dólares, unos 4.221.100 y 5.157.000 pesos, respectivamente. Siempre y cuando esos precios sean respetados en los concesionarios, el valor de la unidad probada supone ser competitivo.

FICHA TÉCNICA Y PRESTACIONES

 

También te puede interesar

Alejandro Cortina

Alejandro Cortina

Comentarios

Más en